Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Churches in South Sudan are urging leaders and people not to turn their back on peace. Credit: Elodie Perriot/SC

Los líderes religiosos de Sudán del Sur exhortan a los políticos y a la población para que no le den la espalda a la paz. Créditos: Elodie Perriot/SC

Cada vez un mayor número de personas escapan del conflicto en Sudán del Sur. Los enfrentamientos han empujado a escapar de sus hogares a más de 400.000 personas, dirigidas a diferentes puntos del país. El primer brote de violencia se registró a mediados del pasado mes de diciembre. Recientemente, otras 80.000 personas han salido huyendo hacia países vecinos.

El número de muertos se estima que supera las 10.000 personas. La situación humanitaria en muchas zonas es de extrema gravedad. Caritas ha estado facilitando ayuda desde que inició la crisis.

El Director de Caritas Sudán del Sur, Gabriel Yai, dice: “Los que han escapado de la violencia en Sudán del Sur necesitan urgentemente alimentos, agua y asistencia médica. La mayoría de estas personas son mujeres, niños y ancianos. Muchas de ellas están todavía en zonas de guerra. Otras están viviendo en los bosques. Algunas áreas no son accesibles todavía a las organizaciones humanitarias a causa de la violencia. Nuestras mayor preocupación ahora es poder llegar a esas áreas”.

No obstante las iniciativas regionales de paz, sigue el derramamiento de sangre. Los estados de Jonglei y Unity se han visto particularmente azotados. En los últimos días, se ha registrado un fuerte incremento en el número de personas que han abandonado sus hogares.

Las condiciones de vida se están deteriorando rápidamente

“No obstante las condiciones difíciles, muchas personas son reacias a retornar a sus casas, porque no saben lo que pasará con las negociaciones”, afirma Gabriel Yai.

Caritas Sudán del Sur está coordinando la respuesta nacional de la Iglesia católica con la ayuda de los miembros de Caritas, como CRS (EE.UU.), CAFOD (UK), Caritas Suiza y CORDAID (Holanda).

Caritas respondió inmediatamente a la emergencia, tanto en la capital Juba, como en otras localidades del país. Muchas personas escaparon de instalaciones eclesiales y otros lugares de culto. Las organizaciones Caritas facilitaron alimentos y agua.

El número de personas que escapan de la violencia se ha incrementado repentinamente en los últimos días. Fuente: UNOCHA

El número de personas que escapan de la violencia se ha incrementado repentinamente en los últimos días. Fuente: UNOCHA

En las próximas semanas, las organizaciones Caritas se centrarán en el refugio, la distribución de agua limpia y facilitar una buena higiene, con el fin de prevenir la propagación de enfermedades. Así mismo, también se distribuirán alimentos, aunque de momento este asunto no es una preocupación para el futuro inmediato.

En el estado de Awerial, CRS y la Caritas diocesana responderán a las necesidades de agua, higiene y artículos no alimentarios. Ya fue enviado un primer camión, con mosqueteras, cubos, depósitos flexibles de agua y aperos agrícolas.

La Iglesia católica ha participado en iniciativas ecuménicas de paz, incluyendo una semana de oraciones, organizada por la archidiócesis de Juba.

“No estamos vencidos por la guerra, por la muerte o por algo malo que hicimos”, dijo el Arzobispo Paolino Lukudu Loro, de Juba, en un encuentro de oraciones por la paz: “Sigamos preguntándonos, ¿dónde está tu hermano o dónde está tu hermana, en la ciudad de Juba o el resto del país? Este sufrimiento no terminará con la muerte, sino con una vida mejor”.