Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Créditos: Caritas

Créditos: Caritas

“Nunca pensé que mi vida se iba a trastornar de esta manera. Nuestra familia vivía sana y felizmente en Siria”, dice una mujer siria, refugiada ahora en Turquía. Ella tiene 55 años y es madre de cuatro hijos.

“Yo sigo reflexionando continuamente sobre el momento en que comenzó esta situación infernal en mi país”, dice ella. “Yo ahora tengo un cáncer. ¿Es solo una casualidad que yo esté enferma en este momento? Estoy muy preocupada por mis hijos y cómo mantenerlos. Les espera una vida muy difícil”.

Ella recibe ayuda con un programa de Caritas Estambul, para sus medicinas y otras necesidades básicas, incluyendo comida y utensilios de cocina.

Su equilibrio emocional ha mejorado desde que empezó unas sesiones con un terapeuta. Ahora ha comenzado a participar en las actividades de un grupo femenino de Caritas Estambul: “Doy las gracias a todos por la asistencia que he recibido. Es un placer poder conocer a un grupo de nuevos amigos en Caritas. Ahora me siento más segura, porque veo que hay otras personas que se preocupan de nuestro dolor. Necesitamos algo más que pan. Necesitamos sentir la solidaridad.”

Dos de sus hijos participan en actividades educativas para refugiados sirios en Estambul. Y una de sus hijas está haciendo un curso de idioma financiado por Caritas.

Las palabras que la madre repite siempre a su asistente social de Caritas, Selen, son: “Atek ilafi” (que Dios te bendiga).

Estas palabras hacen feliz a Selen, pero a la vez la hacen sentir incómoda. Y ella intenta explicarle que el acceso a las medicinas y a cubrir sus necesidades básicas, como la alimentación, son derechos humanos fundamentales. El acceso a esas necesidades humanas básicas, al derecho a vivir con dignidad no debería hacer sentir a nadie en deuda con otras personas.

El conflicto de Siria, que no da señales de terminar, causa daños irreparables a su población. En la actualidad, hay más de 1.000.000 de refugiados sirios en Turquía.

La respuesta de Caritas en Turquía consiste en un programa de distribución de artículos de ayuda alimentaria y no alimentaria, así como trabajo social y acompañamiento, asistencia médica, actividades sociales y servicios de apoyo a la educación.