Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

People cling to the shade as they receive aid from Caritas in Juba in the early days of the conflict. Credit: Caritas

La gente se refugia a la sombra, mientras recibe la ayuda de Caritas en Juba, los primeros días del conflicto. Créditos: Caritas

Una grave crisis humanitaria está afectando ahora la mayor parte de Sudán del Sur, ya que casi un millón de personas se han visto obligadas a abandonar sus casas, debido a la violencia. Estas preguntas y respuestas sobre Sudán del Sur tienen como objetivo explicar brevemente la crisis.

¿Por qué surgió el conflicto?
Durante el pasado año, se han registrado tensiones crecientes entre el gobierno y el partido político al poder, el SPLM.

El fracaso, por no saber abordar estas diferencias internas en el partido, ha contribuido a la escalada de tensiones y sucesivas violencia, que estalló el 15 de diciembre de 2013, en la capital, Juba.

Hay también una serie de episodios de violencia, entre las comunidades de Sudán del Sur, que no han sido abordados nunca. Nunca se ha llevado a cabo un adecuado proceso de reconciliación o recuperación. El resultado de esa grave carencia son círculos viciosos de continua violencia y un conflicto exacerbado.

La gente se ha implicado en el conflicto y la violencia como un medio para abordar sus reivindicaciones, tanto políticas como personales.

Hay un grupo de la oposición política, que ha tomado las armas y estar liderado por el ex vicepresidente, Dr. Riak Macher. A primeros del pasado mes de diciembre, él formaba parte todavía de un grupo que exigía reformas dentro del propio partido.

Tras un mes de violencia, el pasado 23 de enero, firmaron un cese al fuego, con el gobierno de Sudán el Sur, liderado por el Presidente, Salva Kiir. Se espera que sigan adelante las negociaciones de paz, que se están llevando a cabo en Addis Abeba, Etiopia, entre ambas partes en conflicto. El cese al fuego se ha visto interrumpido por ulteriores brotes de violencia.

Otros grupos menos organizados, e incluso individuos, también se han visto implicados en los enfrentamientos y actos de violencia. Aunque algunos de ellos, a veces, están alineados o se ven usados por otras partes en conflicto. Sin embargo, sus motivos para participar en la violencia son más complicados de explicar.

También hay algunos elementos regionales implicados en el conflicto, como por ejemplo, tropas de Uganda que están en el país, y de otros países que participan en el proceso de mediación entre las dos facciones principales.

¿Cómo ha afectado toda esta situación a la población de Sudán del Sur?

Además de las hostilidades iniciales en la capital, Juba; tres capitales de estados (Bor, Malakal y Benitu) han registrado también violentos enfrentamientos. Millares de personas han resultado asesinadas durante la crisis, los datos oficiales no se conocen todavía, sin embargo, el pasado 9 de enero, el Grupo Internacional de Crisis estimaba que más de 10.000 personas habían resultado muertas.

Los que han escapado se encuentran ahora en campamentos de desplazados internos, bases de la ONU o incluso han abandonado el país. Se estima que 3,2 millones de personas necesitan ayuda humanitaria. Entre las necesidades más relevantes, además de proteger a los desplazados de ulteriores violencias, podemos mencionar: alimentos, refugio, agua limpia, saneamientos adecuados, asistencia médica y servicios sicosociales.

¿Cuál es la posición de la Iglesia católica en Sudán del Sur?

La ayuda de Caritas consiste en alimentos, lonas, mantas, colchonetas, garrafas, mosquiteros, agua limpia y asistencia médica.

La ayuda de Caritas consiste en alimentos, lonas, mantas, colchonetas, garrafas, mosquiteros, agua limpia y asistencia médica.

Los obispos católicos de Sudán y Sudán del Sur celebraron una Asamblea Plenaria Extraordinaria, en Juba, Sudán del Sur, del 21 al 31 de enero de 2014, y publicaron una Exhortación Pastoral con el título “Refundemos nuestra nación con un nuevo pacto”.

Ellos afirmaron que “Sudán del Sur nunca debe volver a ser como antes”. Nunca más será “como siempre”. Ha llegado el momento de que nuestra nación renazca de sus cenizas y eso no significa seguir adelante, donde lo dejamos, afirman.

Ellos reiteran que para seguir adelante es necesario que haya: verdad y reconciliación, negociaciones inclusivas, instituciones de gobernanza que sean democráticas, medios de información responsables, reforma de las fuerzas armadas, educación y construcción de un nuevo Sudán del Sur.

La Exhortación Pastoral se puede encontrar aquí.

¿Cómo está ayudando Caritas?

Las organizaciones Caritas han financiado las necesidades humanitarias de las personas que están sufriendo desde que empezó la crisis. Las Iglesias han ofrecido refugio a las personas que escapaban de la violencia y las organizaciones Caritas han ayudado a los desplazados por la violencia.

Entre la ayuda inicial que se ha facilitado, podemos mencionar: alimentos, agua, refugio, utensilios de cocina, asistencia médica, gracias a Caritas Sudán del Sur, las oficinas diocesanas de Caritas, las congregaciones, las iglesias y las organizaciones internacionales de Caritas que trabajan en el país, como: CAFOD, Caritas Suiza, Cordaid y CRS.

Se espera que estos esfuerzos puedan incrementarse en los próximos meses, con la ayuda de la llamada de emergencia de Caritas Internationalis por Sudán del Sur, una respuesta rápida de tres meses para ayudar a los damnificados por la crisis en todo el país.

Gabriel Yai, director de Caritas Sudán del Sur, dice: “Nuestro pueblo está sufriendo y necesita la ayuda de todos ustedes, en estos momentos tan difíciles”.