Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

El 20 de noviembre de 2014 las Naciones Unidas conmemorarán el 25 aniversario de la Convención internacional sobre los Derechos del Niño.

Caritas Internationalis presentará el trabajo realizado por la confederación en beneficio de los menores inmigrantes, tanto de los que se encuentran acompañados por otros miembros de sus familias como de los que no. Se presentará también el trabajo realizado por instituciones eclesiásticas así como por otras organizaciones cercanas a Cáritas que comparten sus desafíos y preocupaciones.

En la página web de Caritas se publicarán diversos tipos de documentos. Algunas Cáritas ya trabajan directamente con menores inmigrantes, les ofrecen servicios y llevan a cabo labores de defensa, mientras que otras describen la situación en sus propios países pero sin proveer servicios porque esto sería imposible dentro de su contexto legal nacional o por la falta de instalaciones adecuadas.

Nos gustaría empezar por presentarles la información proporcionada por Cáritas Armenia. Para mayor información, contacten con el departamento de defensa de inmigración de CI: suelzu@caritas.va.

Por el equipo de Cáritas Armenia

SyrianRefugeesJordan

Tres hermanos armenio-sirios, Eli, Joseph y Gabriel, se quedaron destrozados cuando su madre y su padre decidieron separarse. No había lugar para ellos en las nuevas vidas de ninguno de sus padres así que acabaron en el orfanato armenio de Aleppo.

Gracias al Ministerio de la Diáspora armenia, a Eli, el hermano mayor, le ofrecieron una plaza en una universidad comercial en Stepanakert, en Nagono-Karabakh. Empezó a estudiar allí en 2011. Sus dos hermanos, Joseph y Gabriel, se quedaron en el orfanato.

Después, la guerra civil estalló en Siria, afectando al distrito armenio de Aleppo, incluido el orfanato. Cuando Eli escuchó la noticia del conflicto en Aleppo, se apresuró hacia el lugar para rescatar a sus hermanos pequeños pero solo pudo llevarse consigo a Joseph, de 17 años.

Eli había estado ahorrando con esfuerzo para comprarle un billete de avión a Joseph. El viaje también fue duro puesto que Turquía no permitía que los aviones sirios sobrevolaran su territorio así que tuvieron que ir primero a Irak y luego a Irán antes de llegar a Armenia.

Cuando llegaron, el Ministerio de la Diáspora armenia pidió a Cáritas Armenia y al Arzobispo Rafayel Minasyan, presidente de la Iglesia católica armenia, que ayudaran a los huérfanos con los gastos de alojamiento y de lo necesario para vivir.

El Arzobispo lo arregló todo para que los chicos se alojaran en el edificio de la diócesis, donde recibieron comida, un techo y dinero para transporte. El programa de desarrollo e inmigración de Cáritas Armenia también les dio ropa y otros artículos de primera necesidad.

Los dos hermanos comparten una habitación de 12 m², con camas, un armario y un calentador, así como un baño y un aseo. No tienen cocina, así que comen con los sacerdotes en el centro diocesano católico y a veces ven la televisión en la sala de estar de los sacerdotes.

Cuando Joseph todavía estaba en Siria una mina explotó en el orfanato, en el balcón de la habitación en la que se encontraba. No se asustó de la explosión pero los huérfanos más pequeños sí lo hicieron. Recuerda haber visto a los rebeldes matar a alguien delante del orfanato.

Joseph sueña con convertirse en un jugador de fútbol profesional y jugar para el AC Milan o el Real Madrid; jugaba al fútbol en el orfanato y su equipo ganó un trofeo.

Un trabajador social del Programa de desarrollo e inmigración de Cáritas Armenia ha ayudado a Joseph a matricularse en el Instituto 139 de Yerevan. Muchos armenios sirios estudian allí. A los estudiantes sirios el idioma armenio les resulta difícil cuando estudian física, química y matemáticas así que Joseph ha elegido humanidades.

Eli, de 20 años, el hermano mayor, quiere llevar a Armenia a su hermano pequeño, Gabriel, que todavía sigue en Aleppo. Por diversos motivos, no pudo llevárselo cuando recogió a Joseph y ya no es seguro dejar el orfanato, según su director. Los combatientes sirios de la oposición matan a los armenios, puesto que creen que apoyan a las autoridades sirias. Según los chicos, alrededor de 16 huérfanos viven en el orfanato armenio de Aleppo.

Además de querer reunirse con su hermano menor, Eli sueña con ser sacerdote para servir a Dios. Está acostumbrado a vivir bajo diferentes regímenes y normas, por lo que la vida sacerdotal no sería difícil para él, y quiere asistir al seminario Ejmiatsin. Habla inglés y árabe pero le gustaría aprender también armenio e italiano.

Fundada en 1995 por la Iglesia católica de Armenia, Cáritas Armenia concentra sus esfuerzos internos en la protección y la asistencia social; en un programa de desarrollo comunitario para mejorar las condiciones de vida y de educación; en la mejora de la salud pública para los grupos sociales más vulnerables; en la inmigración e integración, incluida la implementación de medidas de reintegración sostenibles para los que han vuelto, y en actividades humanitarias y de desarrollo.

El proyecto de ayuda de emergencia para los refugiados sirios que lleva a cabo Cáritas Armenia pretende ayudar a 100 familias indefensas de refugiados sirios que han buscado protección en Armenia. Esto permite a los refugiados armenio- sirios en estado de vulnerabilidad acceder a condiciones de vida seguras y sanas y reforzar su seguridad y bienestar.