Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas Internationalis’ advisor for HIV/AIDS Msgr Robert Vitillo (far right) talks about the work that faith groups do. Credit: Caritas

Caritas Internationalis’ advisor for HIV/AIDS Msgr Robert Vitillo (far right) talks about the work that faith groups do. Credit: Caritas

La realidad del SIDA en EE.UU y en otros países ricos ha cambiado enormemente desde los años 80. Los medicamentos son accesibles, las personas pueden vivir una vida larga gozando de buena salud y el gobierno norteamericano ha invertido billones de dólares en la pandemia universal con el fin de ayudar a otros países a afrontar la enfermedad de forma eficaz.

Sin embargo, en 2014 la realidad de un diagnóstico de VIH en una nación en vías de desarrollo todavía puede tener un efecto devastador en las vidas de las personas, dependiendo del lugar en el que se encuentren y del grado de prioridad que su gobierno conceda al SIDA.

A finales del 2013, 28.600.000 millones de personas necesitaron tratamiento del VIH y sólo el 34% tuvieron acceso a él.

Caritas, junto con UNAIDS, ha organizado una consulta sobre el SIDA que ha tenido lugar en Roma durante el 25 y el 26 de febrero y cuyo objetivo era fortalecer la respuesta conjunta de las organizaciones confesionales (FBOs), UNAIDS y otras agencias del SIDA a nivel mundial. El encuentro ha sido copatrocinado por la Embajada de Estados Unidos ante la Santa Sede, UNITAID, el Fondo Mundial de lucha contra el SIDA la Tuberculosis y la Malaria, CUAMM – Médicos con África- , Catholic Relief Services y Alianza Ecuménica de Acción Mundial.

En una entrevista para Radio Vaticana emitida con motivo de la consulta, el Dr. Luiz Loures, director ejecutivo adjunto del área de Programa de UNAIDS, ha declarado : “Hace menos de 10 años, únicamente un país del sur trataba el SIDA, era Brasil. No había tratamiento en África ni tampoco en Asia. Hoy, 10 millones de personas reciben tratamiento, principalmente en África, con una drástica reducción del número de muertes como resultado”.

“Este progreso nos permite hablar del fin del SIDA como un objetivo realista pero vivimos, al mismo tiempo, una contradicción: el acceso al progreso, al tratamiento y a los servicios de prevención no es igual para todo el mundo. Nuestro mayor desafío hoy en día es la discriminación”.

El Doctor Loures afirmó que las organizaciones confesionales, especialmente las organizaciones de inspiración católica, son un factor clave para lograr poner fin a la epidemia.

Estas organizaciones constituyen una enorme red de base que ofrece apoyo y facilita el tratamiento de las enfermedades relacionadas con el SIDA por todo el mundo.

Los cuidados ofrecidos por dichas organizaciones no son solo médicos sino también holísticos. Proporcionan apoyo espiritual y moral a las personas afectadas por el VIH y, al mismo tiempo, ofrecen una formación y se ocupan de todos los aspectos de la persona en tratamiento.

Uno de los objetivos de los dos días de consulta era mejorar la colaboración entre las FBOs y, a su vez, su colaboración con otras organizaciones.

“Muchos organismos internacionales encuentran más fácil tratar con un grupo ecuménico [más que con una sola institución religiosa]”, ha declarado el Cardenal John Onaiyekan, Arzobispo de Abuja.

En cuanto al modo en el que las FBOs deben reforzar su trabajo sobre el VIH y el SIDA, los siguientes puntos fueron identificados: recopilar más datos y documentación sobre su trabajo, compartir las mejores prácticas entre sus organizaciones, comunicar su trabajo de una forma más estratégica y asegurarse de que su trabajo capta la atención de los medios de comunicación a nivel mundial.

Durante la consulta, UNAIDS se comprometió a mejorar el diálogo con las FBOs, tanto a nivel mundial como nacional, y a organizar seminarios online de forma regular con el objetivo de compartir actualizaciones técnicas. UNAIDS también mencionó la posibilidad de organizar un evento paralelo a la Asamblea Mundial de la Salud de la OMS para ayudar a las FBOs a contar cómo trabajan con el VIH y el SIDA.

La consulta fue una preciada oportunidad que permitió a los expertos en VIH poner en común sus competencias y planear avances en la mejora del acceso al tratamiento a nivel mundial.

El secretario general de Cáritas, Michel Roy, ha declarado: “El trabajo en red es muy importante. De ahora en adelante, tenemos que incrementarlo. Tenemos que combinar nuestras competencias y experiencias al mismo tiempo que conservamos nuestras identidades, nuestros principios y nuestras enseñanzas. La combinación de todo ello hará que nuestro trabajo sea mucho más fructífero”.