Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas has been supporting partners build “child-friendly spaces” on the Turkish side of the border.  Credit: Danny Lawson

Caritas ha estado apoyando a sus contrapartes para construir “espacios aptos para niños” en el lado turco de la frontera. Foto: Danny Lawson

Más de un millón de niños han huido de Siria como refugiados. Niños que previamente estaban seguros en sus hogares y escuelas, lo han perdido todo. Algunos fueron heridos, los padres de otros fueron asesinados o arrestados. La mayoría han escuchado aviones sobrevolar, tanques avanzar lentamente y los disparos de las ametralladoras.

“La guerra les ha robado la sonrisa a los niños: su alegría, su risa, su felicidad. Se ha robado cosas que necesitaban: su comida de cada día, sus juegos y su sueño”, dijo Malek, una refugiada siria que ahora trabaja con niños refugiados en Turquía.

“Todos esos niños se están perdiendo de todo lo relacionado con la vida. Sobreviven, pero no viven. Cuando alguien simplemente sobrevive, sin todas esas cosas que necesita para tener una vida buena y decente, se muere por dentro”.

Los niños sobrellevan las situaciones de forma muy diferente a los adultos. Rara vez hablan de cómo se sienten o cuentan sus historias. Muestran sus sentimientos a través de la forma como actúan. Algunos son retraídos y callados, otros son enojados y agresivos.

Malek recuerda lo traumatizados que estaban los niños recién llegados cuando ella cruzó la frontera hacia Turquía.

“Aquellos primeros días en las tiendas de campaña les dimos a los niños papel para dibujar”, dijo. “Ellos dibujaban tanques, misiles, armas y centros de seguridad – las cosas que eran fuente de miedo para ellos. Aún cuando jugaban con Lego hacían armas y nos apuntaban con ellas diciendo: ‘Te vamos a matar'”.

¿Cómo ayuda uno a los niños a contar sus propias historias y cómo logra entender por lo que han pasado? ¿Cómo los ayuda a comprender la pérdida de sus hogares y sus seres queridos? ¿Cómo procesan que este no es el resultado de un desastre natural, sino actos deliberados de violencia por parte de otras personas?

Caritas ha estado apoyando a sus contrapartes para construir “espacios aptos para niños” en el lado turco de la frontera. Estos espacios les permiten a los niños tener la tan necesaria estructura y rutina, además de una oportunidad para jugar, relajarse y comportarse nuevamente como niños. Ofrecen un espacio seguro, en entorno de apoyo en donde los niños pueden contar sus propias historias, expresar sus sentimientos e iniciar el largo proceso de recuperar un sentido de normalidad.

Ahmed, que trabaja como voluntario en uno de estos espacios, dijo: “los espacios aptos para niños han sido un verdadero éxito. Los niños parecen más felices. Supuestamente, sólo deberían venir a estos espacios dos veces a la semana, pero algunos quieren venir todos los días. En los últimos meses, he visto que es posible hacer que los niños vuelvan a sonreír. Es maravilloso y muy satisfactorio cuando podemos lograrlo.

Tuvimos a un niño que al principio no quería venir al espacio. Lloraba y se aferraba a sus padres. Pero después de trabajar con él unos cuantos meses empezó a disfrutar venir. ¡Y un día les dijo a sus padres que se fueran y que lo dejara allí! Esto es bueno. Tenemos que darles alegría estos niños. Es lo único que podemos hacer”.

Aún si la guerra terminara mañana, a las comunidades en Siria le tomaría años recuperar, reconstruir y lograr cualquier tipo de reconciliación. Podemos ayudar a los niños a jugar, a ser felices, a encontrar alternativas a la violencia; lo que les da a los refugiados de cualquier edad esperanza para el futuro.

Muchos voluntarios han resaltado el hecho de que los niños de hoy – la nueva generación – serán vitales para lograr la paz sostenible.

Malek dijo: “Yo creo que los niños pueden hacer algo por la paz. El concepto de paz sale a menudo en la forma en que pintan y juegan ahora. Dibujan aviones volando pero alejándose de las casas, no bombardeándolas, y tanques alejándose. Poco a poco están empezando a amar de nuevo”.

Catherine Cowley es una de las funcionarias de Respuesta a Emergencias de CAFOD, especializada en protección infantil.