Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas Syria has helped over a quarter of a million people.

Caritas Siria ha ayudado a más de un cuarto de millón de personas. Foto: Caritas Siria

El conflicto en Siria está entrando en su cuarto año. Actualmente, es la peor crisis humanitaria en el mundo. Caritas Siria cuenta con 200 empleados y voluntarios, que ayudan a 300.000 personas a obtener acceso a alimentos, refugio, salud y educación. Algunos de ellos hablaron acerca de su trabajo.

Ghina

Ghina es originalmente ingeniero civil la ciudad de Homs, que ha sufrido los efectos del grave conflicto. Su familia huyó hace dos años de la catástrofe humanitaria a la región litoral.

Actualmente, ella es oficial de campo en la oficina de Caritas Siria en la región litoral. Ella cubre Mashtal, en donde Caritas Siria brinda ayuda a 200 familias que viven en aldeas remotas. Es muy probable que la mayoría haya huido de Homs, al igual que ella.

Ella empezó trabajando como voluntaria para Caritas, trabajando con niños. A través de narración de cuentos, ella pudo enseñarles acerca de ética, el medioambiente y otros temas importantes.

La oficina de Caritas recién empezó a funcionar en el litoral. El principal desafío es la magnitud de las necesidades de aquellos sirios que no tienen ingresos y carecen principalmente de víveres. El combustible y el transporte son caros, al igual que las medicinas.

Caritas-Syria-staff-during-a-distribution

Doscientos empleados y voluntarios suministran víveres y otro tipo de ayuda. Foto: Caritas Siria

Nairi

Todos los lunes, Nairi distribuye víveres como voluntaria en la iglesia de St. Ephraim en Alepo. Caritas distribuye cada mes 2.200 cestas de víveres a 2.000 familias.

Pero el principal enfoque de Nairi en Caritas Siria es el albergue. En Alepo, Caritas ayuda a casi 250 familias con el alquiler a fin de que puedan pagar un lugar dónde vivir. Caritas también proporciona mantas y colchones.

Nairi trabaja con siete familias a las que Caritas también les da albergue. Algunas de las familias viven en áreas peligrosas. Debido a los francotiradores, sus viajes son tensos. Pero la verdad es que ningún lugar es seguro. El Centro de Caritas en Alepo fue blanco de una granada lanzada por cohete en enero, la cual abrió un agujero en la oficina del albergue.

Ella puede sobrellevar el estrés, pero dice que es difícil lidiar con el hecho de que no hay suficiente para cubrir las necesidades de la gente.

Los ancianos, especialmente, están sufriendo. Los medicamentos escasean y son caros. Es un gran problema para los que padecen de enfermedades crónicas. Caritas ayuda a alrededor de 375 ancianos en Alepo, brindándoles asistencia médica.

A pesar de la frustrante situación, Nairi va a trabajar todos los días. Para ella, lo que hace es apenas una gota en el mar, pero es una gota muy necesaria.

Caritas-Syria-staff-with-beneficiaries

Marianne, Abir, Nisrine and Alil

Algunas veces, toda una aldea llega a la oficina de Caritas en Damasco, luego de haber huido de sus hogares. No tienen nada más que lo que llevan puesto. Necesitan ayuda desesperadamente.

Entre el personal de Caritas que trabaja allí se encuentran Marianne, Abir, Nisrine y Alil. La oficina de Caritas en Damasco ayuda a más de 7.000 familias.

Su desafío es contar con los suficientes recursos en la oficina para brindar ayuda a estas enormes afluencias de personas. Y una vez que se acaba la ayuda, pueden pasar semanas antes de que puedan reabastecerse.

Además, los pocos recursos que tienen para compartir, se están estirando al máximo conforme suben los precios de los alquileres y de los alimentos.

Iskandar

Iskandar ha estado trabajando para Caritas Hassake desde el pasado noviembre. La oficina proporciona principalmente asistencia médica y kits de higiene. Alrededor de 600 familias se han beneficiado de la ayuda médica.

Caritas varía su ayuda y presta ayuda en otros sectores vitales, complementando en cierta forma el trabajo de otros organismos de socorro en el terreno.

El desafío al que Iskandar se enfrenta es el analfabetismo de los beneficiarios: Tiene que rellenar formularios por ellos, que es una tarea que consume mucho tiempo cuando, por otra parte, la cantidad de gente que necesita ayuda es enorme.

The needs of the people are greater than to the resources. Credit: Caritas Syria

Las necesidades de la gente son mayores que los recursos. Foto: Caritas Siria

Angela, Fadi y Jiyana

El Día de la Madre, Shiraz iba rumbo a casa a darle un beso a su madre cuando un francotirador le disparó y murió de inmediato. La familia se reunió para el entierro y espera a Basil, el hermano de Shiraz, para el tercer día de oración.

Cuando llega cerca del pueblo, Basil también es alcanzado por la bala de un francotirador. La bala está en su columna. Basil necesita tratamiento, atención y cirugía con urgencia, y todo esto es muy caro.

La dificultad y el desafío son ¿Cómo ayudar en un caso como este? De acuerdo con los médicos, la situación de Basil va a mejorar, pero no hay nadie que lo pueda ayudar económicamente para que pueda recibir el tratamiento adecuado.

Angela, Fadi y Jiyana trabajan en la oficina de Homs. Lo que más desean es tener recursos para ayudar a Basil.