Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Mediante una combinación de programas de concienciación, alcance radiofónico y formación, Caritas Nepal está trabajando para prevenir la trata de seres humanos, la emigración insegura y la violencia contra las mujeres en algunas de las zonas fronterizas de Nepal. Ha organizado el reencuentro de niños emigrantes con sus familias y les proporciona servicios a los sobrevivientes de la emigración insegura y de la violencia doméstica. También apoya los esfuerzos para asegurar que los niños butaneses que viven en campamentos de refugiados reciban una educación de calidad. Contacto: director.caritasnepal@gmail.com

Proteger a los niños nepaleses de la trata y la emigración insegura

La hermana Pamela Gulung, a la derecha, colabora para aumentar la concienciación sobre la trata en el este de Nepal. Crédito: Laura Sheahen/Cáritas

La hermana Pamela Gulung, a la derecha, colabora para aumentar la concienciación sobre la trata en el este de Nepal. Crédito: Laura Sheahen/Cáritas

El trabajo infantil, el abuso sexual a menores, el matrimonio infantil y los niños de la calle son problemas generalizados en Nepal y todos ellos están relacionados con la emigración infantil. La pobreza en este país sin salida al mar, en el que la mayoría de la gente vive de la agricultura, es el principal motivo.

A pesar de los esfuerzos realizados por el gobierno y por organizaciones no gubernamentales (ONGs), tanto nacionales como internacionales, para impulsar el crecimiento y el desarrollo, el complicado terreno del país (muchos pueblos están alejados y son inaccesibles) y la falta de las infraestructuras adecuadas, como carreteras, hospitales y escuelas, mantienen a la gente atrapada en un ciclo de pobreza.

Las razones por las cuales los niños nepaleses se van de casa varían. Algunos son mandados por sus padres a buscar trabajo, dentro o fuera del país, para contribuir a la manutención de la familia. Otros se van para escapar de una situación familiar problemática. Muchos terminan pidiendo por las calles de las ciudades, donde a menudo son captados para el tráfico de drogas u otras actividades ilegales, mientras que otros terminan siendo trabajadores, en obras, fábricas, como servicio doméstico o artistas de circo. Las chicas jóvenes en particular se arriesgan a caer en una vida de prostitución.

Los niños emigrantes de Nepal trabajan muchas horas, a menudo en jornadas de más de 12 horas, en empleos mal pagados y a menudo peligrosos. Lejos de casa y bajo las órdenes de sus jefes, son vulnerables al abuso, sea sexual, mental, verbal o físico. Sus condiciones de vida son generalmente precarias y antihigiénicas y los alimentos, la asistencia sanitaria y el descanso pueden ser escasos. Sin embargo, tienen pocas alternativas pues necesitan ganar dinero.

Legislación

  • El gobierno de Nepal tiene preparadas diversas políticas y una legislación para combatir el trabajo infantil.
  • La constitución de Nepal de 1990 procura proteger a los niños, garantizar su seguridad, evitar que sean explotados y establecer una educación gratuita para ellos.
  • La Ley de la Infancia de 1992 tiene como objetivo proteger el bienestar físico, mental e intelectual de los niños, asegurando que reciban todos los derechos que les han sido otorgados. También incluye cláusulas en relación al trabajo infantil y recientemente ha sido modificada para centrarse específicamente en el abuso, especialmente el abuso sexual. La Ley define como niño a cualquier persona menor de 16 años y prohíbe que menores de 14 años realicen ningún tipo de empleo o trabajo.
  • La Ley del trabajo de 1992 y las Normas del trabajo de 1993 prohíben que los niños con menos de 14 años realicen cualquier tipo de trabajo, y que los menores (de 14 a 18 años) lleven a cabo ningún tipo de trabajo peligroso.
  • La Ley de trabajo infantil (prohibición y regulación) de 1999, la cual añadió modificaciones a la Ley del trabajo de 1992, sigue la ratificación de Nepal del Convenio sobre la Edad Mínima (nº 138) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La ley define ciertos tipos de trabajo como peligrosos y prohíbe que niños de edad inferior a los 16 años realicen tales trabajos. También especifica las horas laborales para los niños con edades comprendidas entre los14 y los 16 años, prohíbe trabajar de 18:00 de la tarde a 6:00 de la mañana y prohíbe cualquier tipo de empleo de menores de 14 años.
  • La Ley de Prohibición del trabajo de Kamiya de 2001 prohíbe los trabajos forzados y ha ayudado a liberar a muchos niños sometidos a ellos.
  • Existen otras cláusulas legales cuyo objetivo es limitar el trabajo infantil y la trata en Nepal y el gobierno también está trabajando para garantizar que todos los niños tengan acceso a la educación para 2015

La Realidad

En los pueblos del área de Sanoshree, en el distrito de Bardiya del oeste de Nepal, niñas y mujeres empobrecidas son vulnerables a ofertas de empleo fraudulentas y a la trata de personas. Crédito: Laura Sheahen/Cáritas

En los pueblos del área de Sanoshree, en el distrito de Bardiya del oeste de Nepal, niñas y mujeres empobrecidas son vulnerables a ofertas de empleo fraudulentas y a la trata de personas. Crédito: Laura Sheahen/Cáritas

A pesar del contexto legal de Nepal para la protección de la infancia, la emigración de menores sigue teniendo lugar a gran escala. Los niños se trasladan a ciudades como Kathmandu o Pokhara, o a países vecinos, en busca de trabajo. La OIT estima que 2,6 millones de niños de entre 5 y 14 años realizan algún tipo de trabajo, en granjas, fábricas o minas, o como servicio doméstico, entre otras cosas. La organización defensora de los niños trabajadores de Nepal, Child Workers Concerned Centre, ha identificado 15 de áreas de trabajo diferentes. De los 2,6 millones de niños que trabajan, 127.000 lo hacen en algunos de los peores tipos de trabajos, como la explotación sexual comercial o los trabajos forzados.

Un gran número de emigrantes va a la India. La OIT estima que 12.000 mujeres y niños son traficados en la India anualmente y el Centro para el Estudio del Trabajo y la Movilidad afirma que los niños con edades comprendidas entre los 15 y los 17 años son los más activos en términos de emigración, siendo la India su principal destino. El Centro también comunica que, de los niños que han recibido una educación, el número de emigrantes varones es mayor que el de la emigración femenina pero que la emigración relacionada con el matrimonio podría explicar la mayor movilidad general de niñas de entre 10 y 17 años. Muchos niños que emigran también experimentan “cambios ocupacionales” pues deben cambiar de un trabajo agrícola a uno no agrícola.

El trabajo de Cáritas Nepal

Con el apoyo de Cáritas Italia, Cáritas Nepal ha estado llevando a cabo un programa de prevención de la trata de personas, la emigración insegura y la violencia contra las mujeres en Jhapa y Morang, dos distritos fronterizos con la India. Es la continuación de un programa de antitrata de tres años de duración. Según el gobierno de Nepal, Jhapa es una de las zonas en las que la trata se encuentra más presente. La emigración a la India y a otros países, a través de agencias tanto autorizadas como no autorizadas, está en aumento. Los que caen en la trampa de la emigración insegura a menudo acaban siendo víctimas de la trata.

Cáritas Nepal está trabajando para concienciar de los peligros de la emigración insegura y de la trata, especialmente entre las mujeres y los niños de los pueblos. Está formando formadores e impartiendo cursos de actualización a los maestros funcionarios y a los que trabajan en los campos de refugiados, quienes a su vez están organizando programas de concienciación en sus respectivas escuelas y comunidades.

Está usando programas de radio como Sachetana (que significa conciencia) para que amigos y familias de las víctimas compartan sus historias. En concreto, la gente del pueblo de Jharsadhi, en el distrito de Morang, dio entrevistas y declaraciones al equipo de Radio Nepal, las cuales fueron retransmitidas en el programa.

El director ejecutivo y el quipo de Cáritas Nepal, así como abogados, expertos y activistas sociales, han emitido mensajes sobre estos temas y ha sido publicado un cuaderno informativo sobre la emigración segura que se ha distribuido en las zonas del proyecto.

El Centro de Comunicación e Información de Cáritas Nepal ofrece servicios a los sobrevivientes de la emigración insegura y la violencia doméstica y ha ayudado a mantener a salvo de la trata a mujeres y chicas jóvenes. Los centros de los pueblos, difunden noticias, ofrecen asesoramiento básico a los supervivientes y les aconsejan sobre los posibles pasos que pueden dar para obtener justicia, principalmente poniéndolos en contacto con abogados u otras agencias que puedan proporcionarles una mayor asistencia. El trabajo de Cáritas Nepal mediante la red de centros ha ganado la atención de agencias del gobierno local, ONGs y organizaciones de base comunitaria.

Cáritas Nepal dirige sesiones de concienciación para que las personas no se fíen de las ofertas de dinero rápido de los traficantes. Crédito: Laura Sheahen/Cáritas

Cáritas Nepal dirige sesiones de concienciación para que las personas no se fíen de las ofertas de dinero rápido de los traficantes. Crédito: Laura Sheahen/Cáritas

Cáritas Nepal también ha llevado a cabo operaciones de rescate, ayudando a traer a los niños de vuelta a casa de forma segura. En una ocasión, después de saber que un niño estaba bajo custodia policial en el sur de la India tras haber sido descubierto trabajando en una fábrica del lugar, el Centro de Comunicación de Información contactó con Cáritas Nepal para pedirle ayuda en la búsqueda de los padres del niño.

Se realizaron vistas al pueblo del niño, y sus hermanos y otros parientes y vecinos fueron entrevistados. Averiguaron que los padres, incapaces de afrontar los gastos familiares, habían enviado al niño a trabajar a la India. El padre, el principal sustentador, murió después, dejando a la familia cargada de deudas. El niño se reencontró finalmente con su familia en Nepal y ahora está matriculado en un colegio, gracias a los esfuerzos de una organización llamada Child Care Nepal.

En otra ocasión, después de que dos chicas adolescentes huyeran de casa, una de las madres de las chicas contactó con Cáritas Nepal para que la ayudaran a localizarlas. Los miembros del equipo de Cáritas pudieron dar con su el paradero, con la ayuda de los mensajes de texto enviados por el traficante. Consiguieron rescatar a las chicas corriendo literalmente por el bosque para salvarlas. Con el apoyo de Cáritas Nepal la madre de la chica lleva ahora una tetería, ganando el dinero suficiente para mandar a su hija al colegio.

Principales recomendaciones

  • Es necesario que el gobierno de Nepal y los organismos ejecutores realicen mayores esfuerzos para crear un ambiente seguro para los niños a largo plazo. El gobierno de Nepal tiene que implementar adecuadamente las leyes, normas y regulaciones para proteger a los niños, así como los tratados que han sido aprobados, para que existan no solo en el papel sino en la práctica.La comunidad internacional debería supervisar la situación y obligar al gobierno de Nepal a respetar sus deberes y responsabilidades hacia los niños. Los organismos ejecutores deberían adoptar un enfoque ascendente para que los programas y proyectos beneficien directamente a los niños que verdaderamente lo necesitan.
  • Deberían realizarse esfuerzos para aumentar la concienciación de padres y niños sobre el trabajo infantil y la emigración, ayudándolos a entender los problemas y peligros a los que se enfrentan los niños que emigran a través de canales inseguros. Estos programas de concienciación se deberían llevar a cabo por todo el país, especialmente en los pueblos más alejados y las zonas fronterizas, donde familias y niños son más susceptibles a la emigración insegura y a la trata.
  • Debería intensificarse la seguridad en las fronteras de Nepal con la India y China para combatir la trata de mujeres y niños.
  • Puesto que la pobreza se encuentra en la base del problema, el gobierno y las ONGs nacionales e internacionales, deberían dar prioridad a los programas de erradicación de la pobreza, incluyendo formación en actividades de generación de ingresos, para que las personas puedan ganar dinero más allá de la agricultura de subsistencia.
  • La educación debería llegar a todos los niños, niños y niñas por igual, para que puedan adquirir conocimientos y se fortalezcan.