Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

El fotógrafo Matthieu Alexandre visitó las instalaciones de la Misión Católica apoyada por Cáritas en la República Centroafricana en noviembre de 2013. En aquel momento, era el último refugio para decenas de miles de personas que huían de la violencia. Cáritas estuvo ofreciendo comida, material de cocina, mantas y ayuda médica. El fotógrafo ha regresado este mes a la República Centroafricana y a Bossangoa y se ha reencontrado con algunas de las familias que había conocido la última vez.

Sandrine

Dice Matthieu: Conocí a Sandrine Weibona y a su padre, Seraphine, el pasado mes de noviembre en su tienda de la Misión Católica de Bossangoa. Ella era una de las 41.000 personas refugiadas en las instalaciones debido a la presencia de la milicia Seleka. Me encontré con ella este marzo fuera de la catedral y puede enseñarle algunas de las fotos que había hecho.

14RCA03051219

La milicia Seleka se fue en febrero. Sandrine, de 16 años, volvió a casa hace tres días después de haber pasado seis meses en la Misión Católica. Ha vuelto a la casa del que fue su marido, Bertrand Kossi. Él fue asesinado de un tiro por la milicia Seleka en marzo de 2013. Oyeron acercarse los coches y huyeron a los campos. Le dispararon por la espalda a 100 metros de su casa. Tenía 26 años.

14RCA03051217

A su padre, Seraphine, de 56 años, le incendiaron la casa. No quiere irse de su tienda. Sandrine lo visita todos los días en el campamento. 25.000 personas siguen refugiadas en el campamento.

14RCA03051234

Martine

Cuando le estaba enseñando las fotos que hice en noviembre a quienes seguían en la Misión Católica, alguien reconoció a la mujer que había vivido en la tienda al lado de la suya. Era Martine Simayasi.

14RCA03050983

Me llevaron a la casa de Martine. Era una sensación extraña caminar libremente por Bossangoa. En noviembre nadie podía desplazarse a más de 500 metros de la catedral sin correr el riesgo de morir a manos de los hombres armados que rodeaban el campamento. Bajamos durante 15 minutos por un camino de arena hasta el río Ouham. A esta carretera le pusieron una vez el nombre de “La carretera de la Muerte”. Los cooperantes conducían por ella con banderas blancas para no ser disparados. Ahora las mujeres van por ella llevando productos en la cabeza.

14RCA03050965

Llegamos a la casa de ladrillo roja de Martine. Martine, madre de cinco hijos, volvió a su casa el 5 de febrero, después de haber pasado cinco meses en el campamento próximo a la catedral. Su casa ha sido saqueada pero no incendiada.

Vive con su marido, tres de sus hijos y su nieto. Cocina con los kits de material de cocina que recibió en el campamento el pasado mes de septiembre. Martine está contenta de que no haya habido víctimas en su familia; espera que la paz sea duradera.

14RCA03051018

Cáritas está ayudando ahora a las personas de Bossangoa a reconstruir sus vidas, mediante la Cáritas local y los miembros internacionales CRS y Secours Catholique. El copyright de todas las fotos es de Matthieu Alexandre para Caritas Internationalis.