Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

abc

“Hay un problema de distribución de la riqueza en Namibia. Existe riqueza en el país, pero no hay espíritu de solidaridad en quienes la poseen”, dice Sor Aida. Foto: Caritas Namibia

Aun corriendo el riesgo de parecer el National Geographic, es importante destacar que Namibia es el 34º país del mundo por extensión y que registra el índice más bajo de precipitaciones, entre todos los países del África sub-sahariana.

Sor Aida Manlucu dice que la misma extensión del país es ya uno de los retos a los que tiene que hacer frente, como directora de Caritas Namibia.

“Hay muchos viajes en mi trabajo. Cuando me pongo al volante, pasan horas sin que se vea a nadie. Yo solía hacer hasta 1000 Km. viajando sola por Namibia, pero ahora hay otra persona que me acompaña”, nos dice ella.

En la actualidad, Namibia está haciendo frente a la peor sequía registrada en los últimos 30 años. Casi la mitad de los 2,2 millones de habitantes del país padece el hambre. Sor Aida pasa mucho tiempo viajando, intentando organizar la respuesta de Caritas.

Para ayudar a la gente afectada por la sequía, Caritas Namibia lanzó su primera llamada de emergencia el año pasado. Necesitaban un total de 840.000 US$ (626.000 EUR) para ayudar a las personas atrapadas por la carestía.

Se distribuyó ayuda alimentaría, como alubias, aceite y azúcar, para completar los alimentos distribuidos por el Gobierno, en septiembre y marzo. La primera distribución ayudó a 13.500 hogares y la segunda a 15.500.

Sor Aida es el único miembro de plantilla de Caritas Namibia, además del Secretario General, por eso, dependen mucho de los voluntarios.

Caritas Namibia distributed beans, sugar and cooking oil to  15,500 households suffering from hunger. Credit: Caritas


En Marzo 2014, Caritas Namibia distribue ayuda alimentaría, como alubias, aceite y azúcar. Credit: Caritas

“Los voluntarios hacen el trabajo más duro”, dice Sor Aida. “Para distribuir los alimentos, tenemos a 5 voluntarios de 47 parroquias para ayudarnos. Yo organizo el trabajo de todos y los sacerdotes de cada parroquia supervisan su trabajo. Conseguimos cubrir 11 de las 14 regiones del país”.

Ella afirma que la gente es responsable, en las comunidades de base, cuando Caritas necesita voluntarios y ella anima el espíritu de la solidaridad. Sin embargo, asegura que es difícil conseguir la que la situación sea duradera . “Hay un problema de distribución de la riqueza en Namibia. Existe riqueza en el país, pero no hay espíritu de solidaridad en quienes la poseen”.

Sin embargo, ella indica que recibe ayuda de la Confederación Caritas: “Yo siento mucho la presencia de las otras organizaciones de Caritas. Voy a Caritas África a buscar ayuda en recursos, Caritas Internationalis ha sido muy generosa y Catholic Relief Services (CRS, es uno de los miembros de CI en EE.UU) ha ayudado a financiar nuestro programa de emergencia”.

Sor Aida cree que si Caritas Namibia pudiera emplear a personal local, podría mejorar mucho en su manera de trabajar: “Es importante la autosuficiencia. Me gustaría poder contar con una estructura seria y una buena plantilla”.

Sr Aida pertenece a la congregación Maryknoll. Ella estudio ingeniería química en Filipinas, donde nació y trabajó muchos años en América Latina. Trabaja en Namibia desde el 1997.

“Yo solía coordinar el Departamento de la Mujer, cuando me pidieron que asumiera la dirección de Caritas Namibia, en 2011. Me encanta trabajar con las mujeres sobre asuntos específicos de ellas y sus derechos, ayudarlas en la formación, generación de ingresos, etc. Lo principal es el desarrollo. La mayoría de los hogares de Namibia tienen a una mujer como cabeza de familia, porque sus hombres han emigrado o las han abandonado”.

Sor Aida es muy determinada en la promoción de la solidaridad en Namibia y ayuda a las comunidades a ser autosuficientes. Aunque ella no sabe cuánto tiempo podrá quedarse en la comunidad.

“Me gustaría quedarme, pero mi comunidad es cada vez más reducida y por eso no lo sé”, dice ella, “Todavía hay mucho trabajo que hacer aquí y, mientras siga teniendo fuerzas, seguiré promoviendo cambios”.