Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Photo: Luca Catalano Gonzaga

Photo: Luca Catalano Gonzaga

Cuenta con la población más reducida de mujeres en cualquier país del mundo –aproximadamente 30- mas esto no impidió que el Estado Vaticano celebrase el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo.

El evento Voces de Fe en la Ciudad del Vaticano marcó los aportes sociales positivos por parte de mujeres católicas alrededor del mundo. Fue también la ocasión ideal para que Caritas Internationalis anunciase el lanzamiento del ‘Premio Mujeres Cultivadoras del Desarrollo’.

Como parte de su campaña Una sola familia humana, Alimentos para Todos, el premio condecorará aquellas mujeres quienes representen agentes de cambio en sus comunidades. La Directora de Políticas de Caritas Internationalis Martina Liebsch, mencionó que el premio abarcaría comunidades rurales y urbanas, su objetivo es “fomentar la creatividad en las mujeres” ayudando a alimentar el planeta.

El premio y el evento Voces de Fe han sido patrocinados por la fundación Fidel Götz.

Cerca de 80 participantes se reunieron en el Cine Vaticano, muy cercano a la casa de Santa Marta, edificio donde reside Papa Francisco. Los participantes escucharon las historias de diez mujeres extraordinarias provenientes de diversas nacionalidades y contextos. Era aspiración común en cada oradora la creación de un impacto positivo en medio de la sociedad

La primera de ellas relató la historia de Nuovi Orizzonti, una organización fundada por Chiara Amirante. Iluminada espiritualmente por el pasaje evangélico: “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos”  (Jn 15, 9-12), la joven decide escuchar a jóvenes vinculados con problemas tales como drogas, alcohol y prostitución.

Chiara empezó a amarlos, comprobando que estas personas “no habían recibido amor”. Con la idea de crear una comunidad que siguiese la propuesta de “vida según el Evangelio”, la primera casa abrió sus puertas. Estaba llena de colchones en el piso, sin embargo esta experiencia fijó una nueva vida para más de  200 centros hoy operativos en Italia y el extranjero.

Katrine Camilleri comenzó su discurso narrando una tragedia de otro “viaje de esperanza” en aguas mediterráneas, en las cuales un bote naufragó causando numerosas pérdidas humanas, incluyendo muchos niños. Algunos sobrevivientes fueron llevados a su tierra natal, Malta, donde tuvo oportunidad de conocerlos.

Katrine es un abogado en derechos humanos que aboga a favor de los refugiados y solicitantes de asilo político, su enfoque principal en los últimos años ha sido la ayuda a personas detenidas. Ella mencionó un “desánimo racionalizado” dado que “nada parece cambiar después de tantos años”. Sin embargo, cuando fija su mirada hacia atrás, la fe ha sido su fuerza, y sostiene que “Dios puede hacer infinitamente más que lo que yo puedo hacer”.

“Las personas detenidas han sido una fuente inagotable de enriquecimiento”, dijo. También se siente inspirada por la famosa frase de Madre Teresa “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota”.

Otro testimonio de valor que involucra solicitantes de asilo político provino de la Hermana Aziza, una religiosa comboniana eritrea que desempeña labores en Tierra Santa. Con un tatuaje de forma de cruz visible en su frente, ella casi estalló en llanto al relatar las terribles historias sobre los campos de tortura en el Sinaí, en los cuales muchos terminan traumatizados durante su viaje a Israel.

“Solo Dios puede ayudar aquellos con heridas en la mente y en el corazón”. “Esta nueva esclavitud debe terminar”.

La religiosa conocida apropiadamente cono la Hermana Caritas, educa niños en Nigeria. Ella dio inicio y concluyó su discurso cantando y bailando al son de canciones nigerianas, provocando que el público aplaudiese con ella.

La Hermana Caritas dijo, “Vivimos en una pequeña casa. No hay calle, no hay electricidad, usamos linternas”. Ella les habla a sus chicos: “Si ustedes desean ser como la Hermana Caritas, deben educarse”.