Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

La famille de Yahia.

Yahia tiene cinco hijos, con edades comprendidas entre uno y quince años.  Foto: Alessio Romenzi/Caritas

Yahia es de un pueblo cerca de Aleppo. Tiene cinco hijos, con edades comprendidas entre uno y quince años.

“Mi mujer fue asesinada cuando bombardearon nuestro pueblo”, explica, todavía sufriendo el impacto. “Ella simplemente se encontraba trabajando cerca de allí. Yo huí a Jordania con mis hijos”.

Aunque están callados, sus ojos hablan por sí solos de la trágica muerte de su madre. Evidentemente necesitan terapia.

Yahia no solo debe enfrentarse a la pérdida de su mujer, también sufre de cáncer, el cual requiere medicamentos y tratamiento médico. Este tipo de ayuda no podrá encontrarla en Siria, donde el servicio de salud pública se ha derrumbado. Incluso en Jordania es difícil encontrar los calmantes que Yahia necesita. Fue imposible encontrar la ayuda necesaria cuando estaba en Zaatari, el campamento de refugiados, en extensión, dirigido por la ONU y en el que viven 130.000 sirios.

Con la ayuda de sus amigos, Yahia encontró un lugar con dos habitaciones en Zarka, una ciudad al noreste de Amman. Tiene que pagar unos 160 euros entre alquiler, electricidad y agua. Caritas se ocupa de sus facturas y le consigue los medicamentos que necesita.

Debido a su enfermedad, Yahia no puede cuidar de sí mismo. Su hermano y su abuela también viven en el pequeño apartamento y lo ayudan.

Yahia lucha por sobrevivir pero también lo hace por su familia. Necesitan alimentos, medicinas, ropa, ropa de cama y jabón.

Yahia with a Caritas Jordan social worker. Credit: Alessio Romenzi/Caritas Switzerland

Cáritas Jordania ha ayudado a más de 217.000 personas. Foto: Alessio Romenzi

Atrapados en el limbo

Fawaz, su esposa Heba y sus cuatro hijos solían llevar una vida buena y tranquila en Damasco. Tenían un restaurante, el negocio era un éxito y nos les faltaba de nada. “Teníamos una casa y una vida estable. Nuestros hijos Khaled, Muhammed, Amal y Lana iban al colegio todos los días”, cuenta Fawaz. “Ahora no nos queda nada”

Cuando la zona de Damasco en la que vivían empezó a ser bombardeada de forma continua durante la prolongada guerra civil de Siria, la familia se dispuso a buscar otro lugar en el que vivir dentro del país pero al final la única opción que les quedó fue huir. El 1 de enero la familia llegó a Jordania. Gracias al apoyo de algunos amigos consiguieron escapar a través de la capital libanesa, Beirut.

Todas sus posesiones se quedaron atrás, en Damasco. Solo se llevaron la ropa que tenían puesta en aquel momento.

Durante su escapada por Siria, los servicios de seguridad los pararon y los registraron muchas veces. Temían que se llevaran a Fawaz y lo reclutaran para el ejército. Los soldados les quitaron toda la comida. Llegaron a la frontera exhaustos y hambrientos. Para cruzarla tuvieron que pagar a los contrabandistas.

Con la ayuda de compañeros sirios, encontraron un modesto lugar cerca de la capital, Amman. Tienen que pagar alrededor de 80 euros al mes, sin incluir electricidad, agua ni calefacción. Puesto que no tienen nada, Caritas les paga la vivienda

Fawaz Khaled. Foto:  Alessio Romenzi/Caritas

Fawaz Khaled. Foto: Alessio Romenzi/Caritas

La familia está sufriendo. Han perdido todo. Fawaz no encuentra trabajo y los niños no pueden ir al colegio. Los padres no saben cómo satisfarán sus necesidades. En Jordania todo es caro: alimentos, ropa de cama, artículos domésticos y combustible.

Fawaz es un empresario y es duro para él vivir en tal limbo de incertidumbre. “Nos pasamos todo el día de brazos cruzados. No me permiten trabajar en Jordania, va contra la ley”, explica. “Aceptaría cualquier trabajo pero me da miedo que me descubran y me envíen de vuelta a Siria”.

Si el presente es incierto, el futuro lo es aún más. La familia espera que lleguen tiempos mejores. Les gustaría vivir en condiciones de seguridad y poder mandar a sus hijos al colegio.

Cáritas Jordania ha ayudado a más de 217.000 personas, proporcionándoles asistencia valorada en 20 millones de euros, la cual incluye alojamiento, atención sanitaria, educación y asesoramiento.