Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Campamento San Vicente de Paul IDP en las afueras de Juba, Sudán del Sur. Foto: Faith Kasina/Caritas

Campamento San Vicente de Paul IDP en las afueras de Juba, Sudán del Sur. Foto: Faith Kasina/Caritas

“El viento llegó y se lo llevó todo”, dijo Marta Awli, madre de cinco hijos que vive en uno de los campamentos de socorro en Juba, la capital de Sudán del Sur.

En menos de una hora, lo que ella llamaba su hogar, fue arrasado.

“Podía ver como las nubes se acumulaban rápidamente. Fui a recoger a los niños a la escuela y los traje a casa”, dijo. “De pronto hubo un trueno y la lluvia cayó con mucha fuerza. Mi tejado empezó a gotear”.

“Primero fue una brisa leve que hizo vibrar el tejado”, dijo. “Pero de pronto, vino un fuerte viento y lo arrancó.

Recuerdo que agarré a los niños y salimos corriendo a refugiarnos bajo un árbol en un rincón del campamento. Nos quedamos ahí, viendo como el agua arrasaba con todo. “¿A dónde más podíamos ir?”

Más de 30 casas fueron destruidas en tan sólo 30 minutos. Las familias pasaron la noche en la escuela.

Hace cuatro meses, Marta y sus hijos huyeron de su hogar en el Condado de Bor en el Estado de Jonglei, al norte del país, luego de que el lugar se convirtió en escenario de una guerra mortal.

La familia de Marta es una de las 200 que viven en este campamento en la Parroquia de San Vicente de Paul en las afueras de la capital de Sudán del Sur, Juba. Son víctimas de una guerra civil desatada por diferencias políticas, obligadas a buscar refugio en campamentos.

Los campamentos improvisados no resguardan durante la época de lluvias

El mal tiempo añade a la miseria en Sudán del Sur. Foto: Faith Kasina/Caritas

El mal tiempo añade a la miseria en Sudán del Sur. Foto: Faith Kasina/Caritas

El campamento San Vicente de Paul IDP tiene albergues improvisados minúsculos, fabricados con materiales locales como palos y tela, apiñados y con muy poco espacio para caminar entre ellos. Los artículos de hogar siguen desparramados por el suelo mientras los niños juegan descalzos en charcos de agua.

Se espera que las lluvias continúen durante los próximos tres meses, lo cual pone a las familias que viven aquí en riesgo de inundaciones y brotes de enfermedades. La comida y el agua limpia en el campamento se están acabando rápidamente y cada vez llegan más familias desplazadas.

El P. David Tulimuli, párroco y encargado del campamento, dice que es necesario actuar rápidamente.

“Estas personas vienen de una situación difícil, traumatizadas por los combates, y la mayoría ha perdido a sus seres queridos”, dijo. “Ahora, con la naturaleza destructora de estas lluvias, las cosas se pondrán aún más difíciles para ellos”.

“Como Iglesia, estamos haciendo todo lo posible por caminar esta difícil travesía con el pueblo del Sudán del Sur, ayudándolos con víveres, albergue, medicinas y educación, con el apoyo de organizaciones de socorro”.

Como parte de los esfuerzos de socorro de Caritas, el miembro británico CAFOD y la Iglesia local han suministrado en el campamento leche y galletas para madres embarazadas y niños, así como medicinas. CAFOD también ha apoyado a 105 familias con dinero, cada una ha recibido 360 libras de Sudán del Sur (aproximadamente 120 US$) para cubrir sus necesidades diarias.

“Que las familias vean sus casas arrasadas por el agua es desgarrador. Muestra qué tan rápidamente la ya grave situación de los que han tenido que huir de sus hogares en todo Sudán del Sur se puede empeorar”, dijo Jane Andanje de CAFOD.

Caritas planifica continuar con sus actividades de respuesta en áreas seriamente afectadas como Kodok, Lul y Wau Shiluk en el Estado de Alto Nilo, suministrando materiales esenciales como albergue, agua e instalaciones sanitarias, para aproximadamente 30.000 personas.

“La Iglesia católica de Sudán del Sur está trabajando a través de Caritas para llegar a los más vulnerables, que siguen escondidos en áreas de difícil acceso, especialmente en los estados del norte, y que siguen experimentando la peligrosa intervención militar”, dijo.