Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

La Caritas diocesana de Sabac ha estado distribuyendo más de 700 comidas al día a los damnificados. Foto de: Caritas Serbia


La Caritas diocesana de Sabac ha estado distribuyendo más de 700 comidas al día a los damnificados. Foto de: Caritas Serbia

La Caritas Serbia y Bosnia Herzegovina está distribuyendo ayuda alimentaria y artículos para la higiene personal a los damnificados por las devastadoras inundaciones que han azotado todo el sureste de Europa.

Los ríos se han desbordado por toda la zona, a causa de las intensas precipitaciones registradas que, en los últimos días, equivalen a tres meses de lluvias regulares. Decenas de miles de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, debido a la mortífera riada.

Darko Tot, Coordinador nacional de Caritas Serbia , nos dijo que: “Las inundaciones han provocado una enorme catástrofe natural en toda la región. Es imposible evaluar la magnitud de la emergencia, mientras no haya sido superada esta primera fase. Algunos ríos siguen creciendo y hay localidades que han quedado completamente arrasadas. Será muy difícil que la población que habitaba aquellas zonas pueda regresar a sus hogares.

“Muchas familias pobres han perdido sus granjas y el ganado. Entre la ayuda que queremos distribuir, pensamos incluir comida para los animales que consiguieron salvarse. Es esencial que sigan viviendo. También hemos pensado en facilitar ayuda a largo plazo, una vez que hayamos superado la emergencia inmediata.

“En Serbia, se organizarán colectas en todas las parroquias y las oficinas de Caritas canalizarán la ayuda a los lugares más necesitados.

“Caritas Serbia es una organización muy pequeña. Dependemos de la ayuda de voluntarios y las otras Caritas de todo el mundo, para poder ofrecer asistencia a los damnificados por la crecida”, nos indicó Darko Tot.

Algunos voluntarios de Caritas Bosnia Herzegovina distribuyendo alimentos y otros artículos de ayuda a los necesitados. Foto de: Caritas BiH

Algunos voluntarios de Caritas Bosnia Herzegovina distribuyendo alimentos y otros artículos de ayuda a los necesitados. Foto de: Caritas BiH

La Caritas diocesana de Sabac ha estado distribuyendo a los damnificados unas 700-1000 comidas al día.

Caritas Valjevo está facilitando ropa a los ancianos en los centros de evacuación. Una lavandería de Caritas está lavando y planchando ropa de niños, y no sólo infantil, para los mismos centros. Caritas Valjevo facilitará comida, ya que el área ha quedado aislada y se empieza a sentir la escasez de alimentos.

Dijana Muzička, de Caritas Bosnia and Herzegovina, nos comentó que: “Inundaciones como éstas no se han registrado en el país en los últimos 120 años. Es realmente una grave crisis. La gente ha abandonado sus hogares y se ha refugiado en centros comunitarios o en casa de amigos.

“Hemos estado recogiendo comida y ropa y la hemos facilitado a los más necesitados a través de nuestra red, con la ayuda de 150 voluntarios”.

Los corrimientos de tierra han enterrado numerosas viviendas y descubierto minas de tierra que quedaron temerariamente abandonadas en la guerra de los años 1990:“Cuando la gente quiera retornar a casa, el temor de las minas de tierra será un verdadero problema”, indica Dijana Muzička.

En Sarajevo, la sede de Caritas quedó inundada al inicio de la crisis y se usaron bombas de drenaje para limpiarla. Ahora es plenamente operativa y el personal está distribuyendo a los necesitados té cliente y comidas.

El Papa Francisco manifestó su “solidaridad personal” con los damnificados por las graves inundaciones en los Balcanes, durante el ángelus del domingo pasado, en la Plaza de San Pedro.