Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Un niño  se abre camino a través de una charca en un campamento para familias desplazadas internas situado dentro de una base de las Naciones Unidas en Juba, Sudán del Sur. Foto de Paul Jeffrey para Cáritas.

Un niño se abre camino a través de una charca en un campamento para familias desplazadas internas situado dentro de una base de las Naciones Unidas en Juba, Sudán del Sur. Foto de Paul Jeffrey para Cáritas.

Cinco meses después del inicio de la crisis en Sudán del Sur, aproximadamente 4 millones de personas todavía siguen sin recuperarse de los efectos causados por un desacuerdo político que rápidamente se convirtió en tribal.

Muchas familias han perdido sus casas y a sus seres queridos, siendo forzadas a buscar refugio en campamentos de desplazados internos, a menudo abarrotados.

Las lluvias ya han comenzado en la mayor parte de las zonas del país pero las tierras no están cultivadas. Si los agricultores no pueden volver a sus tierras, el país verá la cara de la hambruna a finales de año.

Las agencias de Cáritas en Sudán del Sur, y a través de la Iglesia Católica, siguen enviando asistencia a los más vulnerables, habiendo conseguido ya llevar alimentos, toldos de plástico para el refugio, utensilios domésticos y servicios de higiene a más de 10.000 familias en diferentes partes del país.

El Director Ejecutivo de Cáritas Sudán del Sur, Gabriel Yai ha afirmado: “Sólo la semana pasada, nuestro equipo distribuyó mantas, toldos de plástico y otros utensilios domésticos a 1.500 familias, principalmente provenientes del Estado de Unidad y que ahora viven en tres campamentos IDP (Desplazados Internos) en el área de Agok. Fue devastador ver a mujeres, niños y ancianos buscando cobijo bajo los árboles”.

Las organizaciones miembro de Caritas también han programado respuestas de recuperación y están distribuyendo semillas y herramientas que permitirán a las familias ocuparse de sus tierras y por tanto aumentar su capacidad para lograr una seguridad alimentaria en los meses que están por venir.

El Director Ejecutivo de Cáritas Sudán del Sur, Gabriel Yai también ha afirmado: “A pesar de la reciente firma de un acuerdo de paz por parte de las partes combatientes y el cese de hostilidades, el armisticio no se ha filtrado a todos los comandantes en el terreno por lo que los civiles siguen viéndose afectados por esporádicos combates, especialmente en el estado del Alto Nilo y en el Estado de Unidad, lo cual dificulta enormemente el acceso humanitario”.

“La mayoría de la población afectada desconoce la firma del acuerdo de paz y no ha oído nada sobre ella pues la información y las noticias no se han difundido debido a la escasa penetración de medios electrónicos en la mayoría de las zonas fuera de las principales ciudades y al hecho de que los pocos que tenían radios las perdieron durante el combate”.

Amenaza de crisis alimentaria

Las ONU estima que el 60 por ciento del país quedará inaccesible durante la estación de lluvias debido a la precariedad de las carreteras. Esto significa que miles de familias quedarán fuera de nuestro alcance.

Hassan Gama pesa a un bebé en Nimule, Sudán del Sur, en una clínica móvil de Cáritas de la diócesis de Torit. Foto de Paul Jeffrey/Caritas

Hassan Gama pesa a un bebé en Nimule, Sudán del Sur, en una clínica móvil de Cáritas de la diócesis de Torit. Foto de Paul Jeffrey/Caritas

En este momento hay un brote de cólera en cinco Payams (divisiones administrativas) del Estado de Ecuatoria Central, con 188 casos y 10 muertes declaradas a fecha de 20 de mayo de 2014.

La realidad es que la situación está destinada a empeorar, “el momento de actuar es ahora”, afirma Cáritas Sudán del Sur.

“Hasta la fecha, sólo ha sido financiado el 25 por ciento de los 4 millones de dólares que Cáritas solicitó en el llamamiento lanzado en febrero de 2014 para responder a la crisis en Sudán del Sur. Mientras que reconocemos los esfuerzos realizados por nuestros donantes hasta el momento, seguimos apelando por un mayor apoyo para salvar la situación financiera, para que Caritas y otras agencias humanitarias puedan salvar vidas de civiles inocentes atrapados en esta crisis mortal”, ha declarado Gabriel Yai.

Caritas sigue comprometida con la labor de salvar vidas y aliviar el sufrimiento de las familias desplazadas y más vulnerables de Sudán del Sur, concretamente en aquellos estados peor afectados por la crisis.