Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas ha condenado el actual recrudecimiento de la violencia en Gaza y exige que se le ponga fin al baño de sangre.

Más de 90 habitantes de la franja de Gaza han sido asesinados durante los cuatro días de ataques aéreos israelís contra Gaza. Militantes también han estado disparando cientos de proyectiles de Gaza a Israel. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, ha dicho que la situación “pende de un hilo”.

El P. Raed Abusahlia, Director de Caritas Jerusalén, dijo: “Reconocemos el derecho de Israel a vivir en paz y el de los israelís a vivir en seguridad, porque viven en continúo temor; pero no creemos que esto se vaya a lograr mediante la guerra y la agresión contra personas inocentes, la ruta más corta hacia la paz y la seguridad es la justicia y la resolución de este conflicto dándole a la población palestina libertad en su tierra y abriendo la Franja de Gaza al mundo”.

Caritas Jerusalén y Catholic Relief Services (CRS – miembro estadounidense de Caritas) han cerrado temporalmente sus oficinas en Gaza. El personal internacional de CRS ha sido trasladado a Jerusalén.

El equipo de Cáritas Jerusalén en Gaza llevar a cabo visitas a los hogares a raíz de la acción militar de 2012. Foto: Caritas Jerusalén

El equipo de Cáritas Jerusalén en Gaza llevar a cabo visitas a los hogares a raíz de la acción militar de 2012. Foto: Caritas Jerusalén

Los hospitales siguen operando, pero hay escasez de suministros y los cortes de luz son frecuentes. También hay escasez de combustible.

En los últimos años, la labor de Caritas Jerusalén en Gaza ha incluido operar una clínica ambulante y un centro de salud, además de otras actividades vinculadas a la salud incluyendo orientación psicosocial para niños con extremidades prostéticas y sus madres, así como tratamiento de enfermedades crónicas.

Caritas Jerusalén está siguiendo de cerca la situación en Gaza y está en contacto con equipos de emergencia. Ha dicho que únicamente será posible brindar una respuesta de emergencia cuando hayan cesado las hostilidades.

“Gaza está una situación dramática desde que ha estado asediada desde hace doce años y ha sufrido tres guerras en ocho años, con constantes cortes de electricidad, falta de agua potable una alta tasa de desempleo”, dijo el P. Raed.

“Los habitantes de Gaza ya han pagado un precio muy alto… Todos tenemos el deber urgente de salvar sus vidas, especialmente las de los civiles, mujeres y niños que mueren cada día”.

Es muy probable que a los bombardeos les siga una ofensiva terrestre israelí.

El recrudecimiento es resultado del asesinato de un adolescente palestino que murió calcinado a manos de extremistas judíos. Aparentemente, el asesinato del chico fue venganza por el secuestro de tres jóvenes israelís en Hebrón el mes pasado, quienes posteriormente fueron asesinados.

Para mayor información sírvase contactar con Michelle Hough escribiendo a hough@caritas.va o llamando a los teléfonos +39 06 6987 9752 o +39 334 2344 136.