Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas Internationalis renueva su llamamiento a la paz en Siria.

El gobierno sirio tiene ahora el control del este de Alepo. Existe una preocupación a nivel internacional por la grave situación de los 250 000 civiles que se piensa que se han quedado allí.

Caritas está habilitando fondos de emergencia para ofrecer ayuda a las personas que se encuentran atrapadas en el conflicto de Alepo, llama a una finalización inmediata de dicho conflicto y pide que la ayuda humanitaria llegue a aquellos que la necesitan y que se proteja la vida de los civiles.

La paz es posible

Tamman Azzam por la campaña Siria: la paz es posible.

Caritas sostiene que este es el momento de que las negociaciones políticas pongan fin a la guerra.

“Todos estamos con la gente de Alepo”, decía el Patriarca Gregory III Laham, líder espiritual de la Iglesia católica greco-melquita, al personal de Caritas en Siria. El Patriarca ha elogiado a las ONG y a las organizaciones benéficas por el trabajo que realizan para “aliviar la tragedia y el sufrimiento de las personas”, y pronunciaba las siguientes palabras:

“Damos las gracias a todos aquellos que están apoyando a Alepo desde fuera para que se acabe con el sufrimiento y para que la paz sea devuelta a esta hermosa ciudad”.

Caritas ha encargado al artista y refugiado sirio Tamman Azzam que cree una obra de arte en la que refleje las esperanzas de paz en siria, y ha comisionado también un cortometraje de animación sobre Siria, usando imágenes de las ciudades que han quedado destruidas a lo largo de todo el país.

Siria se ha convertido en la mayor emergencia para Caritas. Casi 13,5 millones de personas necesitan asistencia en Siria; 6,5 millones han sido internamente desplazados.

El Presidente de Caritas Internationalis, el Cardenal Luis Antonio Tagle, expresaba lo siguiente en su mensaje de Navidad para la confederación: “A veces parece que siempre es invierno en Siria, pero nunca Navidad. Esta guerra, en sí misma, ha sido el invierno más crudo para Siria, pero sabemos que tras el invierno viene la primavera”.