Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas teme una nueva emergencia humanitaria, en la parte oriental de Ucrania, tras el recrudecimiento del conflicto entre las fuerzas gubernamentales y los separatistas, apoyados por Rusia.

En la localidad de Avdiivka, primera línea, a causa de los enfrentamientos, ha quedado interrumpido el suministro de agua y luz,  a la mayoría de los 25 000 habitantes, mientras que las temperaturas han alcanzado los  -17°C. Caritas Ucrania ha distribuido paquetes de alimentos de emergencia a 1 000 hogares, con un abastecimiento suficiente para 2-3 semanas. Así mismo, distribuirá otros 1 000 paquetes, con ayuda en efectivo.

Caritas Ucrania ha destacado a un equipo de emergencia a Avdiivka, que ha sufrido intensos bombardeos. Foto de Caritas Ucrania

Caritas Ucrania ha destacado a un equipo de emergencia a Avdiivka, que ha sufrido intensos bombardeos. Foto de Caritas Ucrania

“Aquí la gente tiene mucho miedo, cuando hay bombardeos e incluso más cuando no los hay – porque no se sabe lo que está sucediendo, lo que vendrá después y cómo sobrevivirán”, dice Hryhoriy Seleshchuk, Responsable de Proyectos Humanitarios de Caritas Ucrania.

Caritas Ucrania ha enviado a un equipo de emergencia, compuesto por 5 personas, a Avdiivka y ha reunido recursos de Caritas Mariupol, Caritas Kramatorsk y Caritas Zaporizhya, con el fin de establecer equipos de rotación, que ofrezcan atención médica,  psicológica y social. Se han distribuido sacos de dormir, botiquines  médicos para urgencias, combustible, velas y están comprando ropa de abrigo.

Caritas Ucrania también está a la espera, para ayudar a los funcionarios de la administración local,  a llevar a cabo un plan de evacuación, si las condiciones empeoran aún más.

“Sin embargo, muchas personas se resisten a abandonar sus hogares. Dicen que se sienten más seguros en sus sótanos, que en otro lugar, ya que saben que hasta 19 personas han muerto en los bombardeos de los últimos días. Algunos también conocen a personas que se reubicaron, en anteriores enfrentamientos y  luego perdieron sus empleos. La situación es muy difícil. Hablé con una anciana que estaba muy agobiada por el temor de que nadie fuera vaya a ayudarla”, nos cuenta Seleshchuk.

Más de un tercio de la población de Avdiivka son pensionistas, que necesitan mayor ayuda de Caritas. Así mismo, otros 2 000 son niños y la ciudad cuenta con un número de huérfanos y discapacitados superior a la media. Caritas está trabajando, en colaboración con otras organizaciones humanitarias, para ofrecer toda la ayuda posible.

Las prioridades son la comida, los calefactores y  el agua, que ahora llega solo un par de horas al día. Las autoridades locales están trabajando, para enganchar la electricidad, ante las bajas temperaturas, pero algunas personas han tenido que recurrir a la tala de árboles para calentarse con leña.

Casi 10 000 personas han muerto ya, en el conflicto de Ucrania, que comenzó en 2014, cuando Rusia ocupó la península ucraniana de Crimea, mientras los rebeldes pro-rusos se declaraban insurgentes, en la parte oriental del país.

Tanto el gobierno como las fuerzas rebeldes afirman que la otra parte es responsable del reciente fracaso del alto el fuego. Se están utilizado armas imprecisas, que han lanzado mísiles en amplias áreas habitadas por la población civil.