Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

El número de víctimas de las severas inundaciones en Perú ha aumentado a 106 muertos y 358 heridos, mientras que el número de personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares ha alcanzado los 156.400 a medida que las fuertes lluvias continúan en muchas áreas del país.

Las peores lluvias que ha sufrido el Perú en dos décadas han provocado inundaciones catastróficas, arrasando casas y vehículos a medida que los ríos se desbordan y las carreteras se deslizan por las laderas. Las autoridades peruanas reportan que casi un millón de personas han sido afectadas; 211.000 viviendas, 1.700 escuelas y 592 centros de salud han sufrido daños o han sido destruidos y 54.000 hectáreas de superficie agrícola han sido afectadas.

Caritas Chimbote utilizó helicópteros para ayudar a las áreas más difíciles de alcanzar.

Caritas Chimbote utilizó helicópteros para ayudar a las áreas más difíciles de alcanzar. Photo by Cáritas del Perú

Hasta ahora, Caritas del Perú ha recolectado 550 toneladas de ayuda humanitaria que se está distribuyendo urgentemente en las diócesis afectadas. Caritas reporta que el desastre ha afectado a 24 de los 25 distritos del país.

“Aquí estamos prácticamente aislados, la carretera está partida en dos”, dijo un vecino de una comunidad montañesa a la que Caritas llegó en helicóptero. “No tenemos comida, se ha terminado todo, no tenemos agua. Les suplicamos que sigan ayudando, les agradecemos a todos los que se han acordado de nosotros en Caritas y nos han ayudado en este momento de angustia, ustedes son los únicos que han llegado hasta aquí”.

La infraestructura del país ha sido severamente afectada por las lluvias y los desprendimientos de tierra, 258 puentes se han venido abajo y 6.000 km de autopistas y 10.000 km de carreteras rurales están averiados. El precio de los alimentos está subiendo abruptamente debido al bloqueo de carreteras.

El llamamiento que Caritas del Perú ha lanzado a nivel local e internacional, junto con el mayor medio de comunicación del país, RPP, ha llegado hasta ahora a 49.000 personas con ayuda humanitaria a través de las redes de Caritas diocesanas en Chosica, Cañete, Ica, Arequipa, Chulucanas, Piura-Tumbes, Chiclayo, Chimbote, Lurín y Trujillo.

Caritas del Perú está coordinando la labor en ocho diócesis en áreas en donde se ha declarado estado de emergencia, llevando tanto fondos como suministros. El daño a las carreteras y autopistas está dificultando el acceso por lo que Caritas está movilizando ayuda por vía aérea y marítima para llegar a las poblaciones afectadas.

El 4 de abril, Caritas Trujillo llegó a áreas inaccesibles con la ayuda de tres helicópteros militares. Debido al mal tiempo no pudieron aterrizar, pero los suministros esenciales, víveres y agua, se pudieron bajar con éxito y con ellos se llegó a 160 familias varadas. “Nada nos puede impedir llevar esta ayuda a donde se necesita”, dijo Caritas del Perú.

Photo by Cáritas del Perú

Foto por Cáritas del Perú

Caritas Chimbote también utilizó helicópteros para ayudar a 200 familias, mientras que Caritas Piura está llegando a 1.070 familias con suministros de emergencia, incluyendo agua limpia, víveres, ropa y pañales, botiquines de primeros auxilios, herramientas y láminas para tejados. Los organismos de socorro deben distribuir incluso el pienso para los animales ya que miles de cabezas de ganado están en riesgo.

Los obispos católicos del Perú han expresado su solidaridad con las víctimas del desastre natural y han hecho un llamado a todos los peruanos para que les brinden ayuda material a los necesitados en un comunicado que exhorta: “Nuestros esfuerzos deben ser grandes porque este desastre en monumental”.

Caritas Española y Caritas Bolivia han lanzado llamamientos públicos para las víctimas de las inundaciones en el Perú y Caritas Alemania ha enviado una suma inicial de 100.000€ para el socorro y para la reconstrucción. Mientras tanto, 2.000 personas asistieron a una “Sinfonía Especial” de solidaridad en Lima interpretada por una orquesta de niños con el apoyo de Caritas del Perú y otras organizaciones locales con el propósito de recaudar fondos.

“Perú se está enfrentando a uno de sus momentos más difíciles”, dice Ángel Allccarima, Jefe de Gestión de riesgos y cambio climático de Caritas del Perú. “Estamos muy agradecidos por la solidaridad que han demostrado los voluntarios peruanos y la familia internacional de Caritas”.

Aunque en algunos lugares el agua ha llegado al cuello, hace apenas unos meses el Perú padeció una sequía generalizada e incendios forestales récord. El cambio dramático se atribuye a “El Niño costero”, un fenómeno meteorológico exacerbado por temperaturas inusualmente cálidas en las aguas del litoral pacífico peruano.

Se avecinan más trastornos, se pronostica que las lluvias serán más intensas de los normal en abril y mayo, de acuerdo con las autoridades de defensa civil del Perú.