Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

south-sudan-2017-jeffrey-riimenze-idps-164a

Preparando la siembra de maíz, Jos Mitchell cava el suelo detrás del refugio de su familia, en un campamento para más de 5.000 desplazados en Riimenze, en el estado de Gbudwe de Sudán del Sur, que antes era Ecuatoria occcidental. Dos grupos católicos, Caritas Austria y Solidaridad con Sudán del Sur, han desempeñado un papel primordial para asegurar que las familias desplazadas aquí tengan alimentos, refugio y agua. Foto de Paul Jeffrey / Caritas

El Vaticano anunció un donativo del Papa Francisco a Caritas para sus programas en Sudán del Sur, así como apoyará a otros dos grupos católicos que también trabajan en el país.

Aunque ya se haya declarado a Sudán del Sur libre de la hambruna, todavía hay casi 2 millones de personas que están al borde de la inanición y unos 6 millones de personas se enfrentarán a la inseguridad alimentaria extrema, en las próximas semanas, según informes del gobierno y de la ONU.

En la región, los países que están sufriendo la crisis de alimentos son: Somalia, Etiopía, Kenia y Uganda, mientras que Yemen y Nigeria se enfrentarán a la hambruna, a menos que se tomen medidas urgentes. La sequía, el colapso económico y los conflictos están impulsando el hambre en Sudán del Sur.

“Caritas nos ha donado semillas y aperos, así que ahora soy optimista y que en los próximos días ya no tendré que vivir de papas salvajes (muy duras y tardan 2 días en cocerse), en cambio voy a cosechar maíz, sorgo, cacahuetes y okra”, dice una madre adolescente en Torit, que se benefició el martes de una distribución de Caritas.

En una conferencia de prensa, celebrada el miércoles en el Vaticano, el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, dijo que: “El Papa Francisco siente la urgente necesidad de sensibilizar a la comunidad internacional sobre este drama silencioso, y pide más y renovados esfuerzos para alcanzar una solución pacífica al conflicto. El Santo Padre no se olvida de las víctimas inauditas y silenciosas de este sangriento e inhumano conflicto, y no olvida a todas aquellas personas que se ven obligadas a huir de su país natal, como resultado del abuso, la injusticia y la guerra”.

El Secretario General de Caritas Internationalis, Michel Roy, ha dicho que el Papa Francisco está diciendo que aún queda mucho por hacer para poner fin al sufrimiento, en Sudán del Sur: “El mundo necesita seguir el ejemplo del Papa Francisco y no abandonar Sudán del Sur”, reitera Michel Roy.

El Secretario General de Caritas Internationalis señala que es necesario aumentar la ayuda humanitaria. La ONU ha recibido actualmente sólo la mitad de los fondos que necesita para su plan de respuesta.

El Papa Francisco está ofreciendo 460 000 € (más de 500.000 USD) para ayudar a Sudán del Sur, cubriendo tres proyectos:

  • ayuda a dos hospitales administrados por las Hermanas Combonianas, en Wau y Tombora-Yambio);
  • ayuda a Caritas para comprar simientes y aperos, en Tombura-Yambio, Yei, Torit, Malakai y Juba, para 2.250 familias;
  • ayuda a Solidaridad con Sudán del Sur, incluyendo capacitación para maestros, enfermeras, parteras, agricultores y líderes comunitarios en Yambio.

En Sudán del Sur, Caritas ya está financiando 70 proyectos destinados a más de 480 000 beneficiarios. Más de 12 millones de USD, el 42 por ciento de la financiación proporcionada por Caritas y sus organizaciones que trabajan en Sudán del Sur, se está destinando a programas de ayuda de emergencia.