Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Voluntariado en Caritas

Voluntariado en Caritas
Colabore como voluntario en Caritas. Usted puede actuar colaborando como voluntario para Caritas en su región o país.

Generalmente, los voluntarios se organizan por Caritas nacional o por parroquias locales. Su ayuda es fundamental para la misión de Caritas de escuchar las súplicas de los necesitados y responder con acción y amor.

Ser voluntario
El conflicto en Siria y su impacto en la región en general muestra la solidez de la red de voluntarios de Caritas. También demuestra el beneficio que le puede representar colaborar como voluntario.

Madleen – Jordana

“A mí me gusta ayudar a otros”, dice Madleen Qandah, 21, estudiante de matemáticas de Mafraq, en Jordania. “Es por eso que colaboro como voluntaria con Caritas Jordania. Les repartimos suministros esenciales a los refugiados y hemos estado recibiendo formación sobre cómo prepararnos para nuevas llegadas y cómo llevar a cabo operaciones sin problemas”. Algunos días han llegado a Jordania cientos de refugiados sirios, llevando al límite los recursos de Caritas, pero no los corazones de sus voluntarios. “Yo simplemente me pongo en los zapatos de los refugiados y los trato como me gustaría que me trataran a mí si yo estuviera en la misma situación”, dice Madleen.

Rahaf – Siria

Rahaf Al Jaber es una refugiada siria que colabora con Caritas Jordania como voluntaria

Rahaf Al Jaber es una refugiada siria que colabora con Caritas Jordania como voluntaria para ayudar a sus compatriotas.

“La primera vez que supe de Caritas fue cuando fuimos a su centro a buscar ayuda”, dice Rahaf Al Jaber, una chica de 20 años originaria de Damasco. “En Siria llevábamos una vida normal hasta que mi padre recibió una llamada diciéndole que lo iban a matar. Huimos, cruzando a pie la frontera con Jordania. De pronto no teníamos nada”.

“En el centro de Caritas sentí el espíritu del amor. Su misión estaba muy cerca de mi corazón y por eso empecé a colaborar como voluntaria”, dice Rahaf. Cada uno de los voluntarios del centro de Caritas en el pequeño pueblo de Zarqa tiene un papel: algunos trabajan en la cocina o ingresando datos, mientras que otros imparten lecciones a los niños sirios. Todos los voluntarios – jordanos y sirios – trabajan juntos y reciben formación en construcción de la paz y fomento de comunidades. Visitan a los refugiados en sus hogares y sirven de intermediarios en disputas entre refugiados y sus anfitriones.

“Para mí, estar en una organización cristiana no es extraño”, dice Rahaf. “En mí país yo tenía muchos amigos cristianos. Yo simplemente quiero ayudar a los sirios, especialmente a los niños”.