Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Eritrea
Secretariado Católico Eritreo

Cáritas Eritrea, conocida localmente como el Secretariado Católico Eritreo, trabaja para ayudar a aquellos que sufren los efectos del conflicto y de la pobreza por la que está pasando el país. La declaración de independencia en 1993 puso fin a una lucha de 32 años entre Eritrea y Etiopía pero en 1998-2000 tuvo lugar un conflicto fronterizo que se intensificó dando lugar a una guerra a gran escala. Decenas de soldados de ambos bandos fueron asesinados, un millón de agricultores tuvo que desplazarse y la infraestructura del país se vio gravemente dañada. Las tensiones y los disturbios esporádicos continúan.

Estos conflictos se produjeron en una contexto general de pobreza e inseguridad alimentaria: dos tercios de la población recibe ayuda alimentaria y el progreso económico está obstaculizado porque muchos eritreos están en el ejército más que en la fuerza laboral del país.

Las lluvias erráticas tienen como resultado malas cosechas generalizadas; las sequías causan estragos en la ganadería y amenaza la fuente de sustento de 2,5 millones de eritreos; 600.000 personas tienen poco un ningún acceso a líneas de abastecimiento de alimentos.

Cáritas Eritrea está comprometida con el desarrollo de programas de alimentación complementaria para 35.000 personas en situación de riesgo y ha coordinado actividades entre sus socios y las oficinas diocesanas en Asmara, Keren y Barentu. Entre los proyectos de ayuda ante emergencias se encuentra el llamamiento realizado en 2004 para la recaudación de 2,5 millones de dólares para paliar los efectos de la sequía: la asistencia se canalizó a través de clínicas de la Iglesia y puntos de distribución en los poblados, y 1.500 familias de agricultores recibieron cinco cabras o cinco corderos, dando prioridad a aquellos hogares pobres en los que las mujeres están al frente de la familia. Se distribuyeron medicamentos de emergencia para las personas enfermas a través de 29 clínicas y centros médicos de la Iglesia y dos unidades clínicas móviles operaron en la región de Gash Barka.

Actualizaciones de Caritas desde Eritrea