Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Suazilandia
Caritas Suazilandia

Caritas Suazilandia fue fundada en 1977 para empoderar a las comunidades y reducir la pobreza crónica, ya que el 70 por ciento de la población vive en la pobreza. Debido a la sequía y a enfermedades, una de cada cuatro personas pasa apuros para conseguir suficientes alimentos. Desde sus comienzos, la agencia ha ayudado a medio millón de personas en un país con alto nivel de desempleo y la tasa más alta de VIH y sida en el mundo.

Los programas y servicios sociales de Caritas Suazilandia ofrecen asistencia a más de 23.000 beneficiarios al año.

Caritas Suazilandia participa en la campaña “HAART” para los niños, Terapia Antirretroviral Altamente Activa, una campaña lanzada por Caritas en 2009 para proporcionar medicinas para mantener saludables a niños infectados con VIH.

La formación incluye fomento de capacidades para asegurar que las instituciones puedan llevar a cabo labor de desarrollo sostenible, así como monitoreo y evaluación para mejorar proyectos. Préstamos y subsidios han ayudado a establecer pequeñas empresas. La ayuda más inmediata ha incluido alimentos y ropa.

Caritas Suazilandia considera que sus principales retos son combatir las desigualdades sociales que también contribuyen a la pobreza y frenar la tasa de infección de VIH.

La oficina central de Caritas Suazilandia en Manzini cuenta con 27 empleados y 225 voluntarios para prestar sus servicios. La oficina central trabaja estrechamente con 1 Caritas Diocesana y 15 parroquias Caritas.

Como miembro de Caritas Internationalis y Caritas África, Caritas Suazilandia recibe apoyo de la red mundial Caritas, organizaciones como Catholic Relief Services USA, Caritas Italiana y Caritas Inglaterra y Gales – CAFOD.

Caritas Updates from Swaziland

  • Niños libre del VIH y la tuberculosis

Niños libre del VIH y la tuberculosis

  • 9 octubre 2009
Caritas está exhortando a los gobiernos y las empresas farmaceúticas para que adopten las medidas necesarias ahora, con el fin de asegurarnos de que no mueran más niños por no tener acceso a los análisis y el tratamiento del VIH y la tuberculosis.