Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas y emergencias

Caritas y emergencias
Caritas tiene una presencia única a nivel mundial – un millón de empleados y voluntarios – guiada por la compasión. Cuando golpea un desastre, actúa rápida y eficazmente para brindar alimentos y albergue, agua limpia y saneamiento, ayuda médica y el confort de orientación psicológica para los afligidos y despojados.

Los equipos locales de Caritas cuentan con el conocimiento y la pericia local, a menudo acumuladas a lo largo de décadas. Cuentan con el apoyo de los firmes cimientos de la familia Caritas, los miembros de la Confederación, a los que pueden acudir para obtener ayuda adicional. Una Caritas nacional puede solicitar personal especializado, recursos y financiamiento lanzando un Llamamientos de emergencia.

Caritas también cree que es importante estar lo mejor preparada posible para responder a emergencias reforzando las capacidades de preparación y la resiliencia. Entre más fuertes sean las comunidades mejor podrán resistir los repetidos desastres naturales. De lo contrario, los fenómenos meteorológicos extremos provocados por el cambio climático hundirán a la gente aún más en la pobreza. Caritas también invierte en programas de construcción de la paz y transformación de conflictos para asegurar que las vidas y los medios de sustento no se pierdan en una emergencia provocada por un conflicto.

Actualizaciones de Caritas sobre emergencias

  • La crisis de ébola en Sierra Leona, en imágenes

La crisis de ébola en Sierra Leona, en imágenes

  • 10 noviembre 2014
Saludar a los amigos, sin abrazarlos, esperar a que los parientes salgan de la cuarentena, llamar a una ambulancia que no llega – así es la vida en Sierra Leona, mientras el ébola devasta este país de África occidental.
  • Filipinas renace: un año después del Haiyan

Filipinas renace: un año después del Haiyan

  • 31 octubre 2014
Caritas ha ayudado a casi 800.000 damnificados por el súper ciclón Haiyan durante los doce primeros meses transcurridos desde que la tormenta golpeara Filipinas el 8 de noviembre.