Esta página está a su disposición también en: Inglés, Francés

Caritas y el rostro femenino de la migración

face-of-female-migration

La creciente demanda de mano de obra femenina en muchos países desarrollados está atrayendo a cada vez más mujeres. Aunque algunas huyen de conflictos o pobreza, otras están tratando de escapar de sistemas culturales opresivos y de la falta de igualdad de oportunidades.

El rostro femenino de la migración es un rostro de esperanza, fortaleza, determinación y autodependencia. No obstante, también puede ser un rostro de violencia, discriminación y explotación, simplemente porque la inmigrante es una mujer. Su trabajo puede ser física o psicológicamente agobiante, con el temor de otra golpiza – o algo peor – al final de una larga jornada.

Muchas organizaciones Caritas locales ofrecen albergues y atención médica y psicológica para mujeres migrantes y los niños que puedan tener consigo. Caritas les brinda apoyo jurídico, ya que en algunos países las mujeres que huyen a patrones abusadores son encarceladas por ser inmigrantes ilegales. Sin Caritas, muchas de ellas no tendrían a quien recurrir.

Caritas también ayuda a las mujeres a tomar decisiones informadas sobre la migración y a permanecer en contacto con sus familias si así lo desean. Presiona a los gobiernos para que aprueben y hagan cumplir leyes progresistas sobre migración y adopten políticas de protección social tanto para las mujeres migrantes como para las familias que han dejado atrás.

El rostro femenino de la migración – Historias y comunicados de prensa

  • El desarrollo sostenible y el futuro del trabajo

El desarrollo sostenible y el futuro del trabajo

  • 9 May 2016
Caritas Internationalis, el Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, y la Organización Internacional del Trabajo fortalecieron vínculos para promover el trabajo digno en una conferencia realizada en Roma del 2 al 6 de mayo.
  • “Soy un milagro andante” Caritas es una misión

“Soy un milagro andante” Caritas es una misión

  • 19 October 2015
Caritas es una misión, no un trabajo. Nirmala Wijesinghe que opera un centro de acogida de Caritas en Beirut, es uno de los muchos empleados y voluntarios alrededor del mundo que son ejemplo de esto a través de su constante dedicación y su ardua labor.