Migración y la trata

Acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes y refugiados

Desde siempre, las personas se han ido lejos de su tierra natal en busca de empleo para escapar guerras, desastres naturales, pobreza, persecución, desigualdad y hambre.

La migración siempre ha ocurrido y siempre ocurrirá. Desde hace mucho tiempo ha sido una empresa arriesgada, que deja a muchos vulnerables a la explotación y al abuso, ya sea que se estén desplazando dentro de su propio país o hacia nuevos países.

Se cree que una de cada siete personas es migrante. Cada vez son más mujeres – casi la mitad del total de migrantes – y cada vez más viajan solas. Asimismo, cada vez más niños están emigrando solos y no como parte de un grupo familiar. Puede ser una experiencia aterradora e incluso mortal.

Caritas reconoce la valentía y el espíritu firme de las personas que quieren emprender una nueva vida para ellas y sus familias. No obstante, quiere que la migración sea una opción informada y hace campaña para que los migrantes sean protegidos adecuadamente por la ley. Caritas cree en una visión positiva de la migración – los migrantes deberían ser bienvenidos, ya que aportan muchos beneficios para los países anfitriones, no sólo para aquellos que han dejado atrás.

“Fui forastero y me acogisteis en vuestra casa; estuve desnudo y me vestisteis”. (Mateo 25:35-36)

Actualizaciones de caritas sobre migración y la trata

Cómo trabaja Caritas en migración
Caritas aborda directamente las cuestiones relativas a la migración. Trabaja para asesorar y proteger a todos los migrantes – hombres, mujeres y niños – para evitar la trata y el abuso. Caritas hace incidencia a favor de los derechos de las trabajadoras y trabajadores domésticos – que a menudo son migrantes – y de protección legal adecuada para todos los que se desplazan en busca de empleo y seguridad. Para saber más.
Recursos