Emigración: Sopesar las opciones

Caritas provides counselling and assistance to migrants, who may find themselves alone in a country where they don’t know the language. Credits: Caritas

Caritas provides counselling and assistance to migrants, who may find themselves alone in a country where they don’t know the language.
Credits: Caritas

Cruzan desiertos, en México, y afrontan mares agitados, en barcas poco seguras, en el norte de África. Corren el riesgo de la alienación, el rechazo y la pobreza, lejos de sus hogares, con el fin de alcanzar un mejor nivel de vida, para ellos y sus familias. Sin embargo, son numerosos los emigrantes que abandonan su país porque no tienen mejor alternativa.

“La historia nos demuestra, que la gente emigrará siempre”, dice Martina Liebsch, Coordinadora de Incidencia de Caritas Internationalis en Asuntos de Migración, Trata y Género. Sin embargo, a Caritas le gustaría que los emigrantes pudieran elegir, estando bien informados y sobre la base de las diferentes oportunidades, si dejar su país o no hacerlo.

La falta de oportunidades en el país de origen es una de las razones para emigrar. Es posible también que la gente deje el propio país a causa de la guerra, la pobreza o para mantener mejor a la propia familia, enviando dinero – remesas- a casa.

“Casi la mitad de los emigrantes de todo el mundo son mujeres y Caritas Internationalis concentra su iniciativas de migración en las mujeres”, dice la Sra. Liebsch. “Lo decimos porque son vulnerables y pueden sufrir la explotación y condiciones de trabajo indecentes”. Y añade que la emigración de la mujeres provocar un impacto muy fuerte en la familia y la sociedad, en los países en vías de desarrollo.

“En algunos países, incluso se habla de una ‘generación perdida’ de niños que crecen. Las madres y los padres emigran y los niños se quedan al cuidado de los abuelos u otras personas”, sostiene Martina.

Los mismos emigrantes pueden tener que afrontar grandes dificultades en su nueva vida. Entre los retos más relevantes, podemos mencionar la explotación de quienes se dedican a la trata, el desempleo, los salarios escasos, pocos o ningún derecho, así como la presión de tener éxito, para poder justificar la elección de la emigración y el peso de tener que ganar lo suficiente para enviar dinero a la familia.

El tema de la migración une a las 162 organizaciones miembros de la red mundial Caritas, porque muchas de ellas tienen experiencia, bien como país receptor o de origen. Caritas facilita asesoramiento y asistencia a los inmigrantes, que podrían sentirse solos en un país en el que desconocen el idioma. La ayuda puede ser en forma de asesoramiento legal, cursos de idioma, capacitación y formación profesional, ayuda para establecer contactos de trabajo, adaptación de sus títulos de enseñanza o profesionales, con el fin de sean reconocidos en el país receptor, así como apoyo moral y psicológico.

La Sra. Liebsch dice que Caritas sensibiliza a las comunidades y países receptores sobre el significado y beneficios de la integración. Sin embargo, asegura también, la integración de los inmigrantes, con frecuencia, depende de la flexibilidad de la gente y la voluntad política de un país. Caritas también defiende un mayor número de canales legales para la emigración. Así mismo, el trabajo de Caritas sobre el retorno sostenible intenta asegurarse de que, si la gente decide regresar a su propio país, se prepare la vuelta y tenga un punto de referencia a su regreso.

La Sra. Liebsch indica que los migrantes son una fuente de cambio, diversidad y esperanza, y representan un reto a las políticas de algunas sociedades. Sin embargo, para Martina, el actual clima económico puede plantear bastantes problemas a los migrantes de todo el mundo.

“Si se incrementa el desempleo, los nativos de los países receptores tendrán que hacer los trabajos poco cualificados que, tradicionalmente, hacen los inmigrantes. La competencia en el mercado laboral será más dura y, en el peor de los casos, eso podría provocar tensiones sociales y xenofobia contra los inmigrantes”, señala la Sra. Liebsh.

Las bajadas en el mercado de divisas podrán significar también que los emigrantes enviará menos dinero a casa. El futuro no parece mucho mejor, mientras sigan incrementándose los efectos del cambio climático, seguirá aumentando el número de personas que deja su tierra en busca de comida, dinero y un hogar estable.

“Algunos estudios estiman que para el 2050, unos 150 millones de personas serán ‘refugiados del cambio climático’. Hoy en día, no existen instrumentos para proteger a los afectados por el cambio climático, aunque es un área que demuestra el vínculo inextricable entre la emigración y la necesidad de desarrollo”, destaca la Sra. Liebsch.

Mientras cada vez un mayor número de personas querrá emigrar, Caritas trabaja en numerosos ámbitos que afectan la decisión del emigrante: el cambio climático, la paz y la reconciliación, las emergencias en todo el mundo, la justicia económica y, sin lugar a dudas, las migraciones.

“Queremos poner fin a la ‘emigración forzosa’, porque hay gente que abandona su país a causa de la falta de oportunidades, motivos económicos y problemas del clima. Hay una pregunta importante que planteamos: ¿es posible trabajar en la coordinación del desarrollo y la emigración de manera que ésta sea una elección?”, dice la Sra. Liebsch.

El Día Internacional del Migrante y Refugiado, que se celebra el 18 de enero de 2009, nos recuerda que “vivir el amor fraternal plenamente implica no hacer distinciones, ni discriminaciones, ante la convicción que cualquiera que nos necesite y podamos ayudar es nuestro prójimo”.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.