Ayuda a menores en riesgo en Marruecos

 Para estos niños, la emigración de presenta como una alternativa a su modo de vida, una oportunidad, una esperanza, pero así también ponen sus vidas en serio peligro. Foto por Caritas España

Para estos niños, la emigración de presenta como una alternativa a su modo de vida, una oportunidad, una esperanza, pero así también ponen sus vidas en serio peligro. Foto por Caritas España

Antonio Jiménez es experto en temas de migración infantil e imparte clases en las Universidades de Huelva y Sevilla, España. Él habla aquí sobre qué puede hacerse para minimizar los riesgos que corren los niños migrantes en Marruecos.

¿Cuáles son los mayores riesgos?

Los factores de riesgo más frecuentes son la pobreza, las situaciones familiares y el poder de los medios de comunicación, mientras que los factores de protección son la educación, la cultura y la actuación eficaz de trabajadores sociales.

En países como Marruecos, detrás de un alto porcentaje de desintegración familiar hay un alto nivel de desempleo y bajos ingresos. Muchos niños tienen que empezar a trabajar en la calle cuando son muy pequeños para ayudar a mantener a sus familias. A menudo dejan de ir al colegio. En ciudades como Tánger o Tetuán se pueden ver los peligros a los que los niños y niñas de familias con escasos recursos están expuestos diariamente. Algunos menores emigran a Europa solos. Para estos niños, la emigración de presenta como una alternativa a su modo de vida, una oportunidad, una esperanza, pero así también ponen sus vidas en serio peligro.

Es difícil en un país como Marruecos, el cual destina pocos recursos financieros a iniciativas sociales para menores en peligro. El sistema de educación pública del país no garantiza el acceso a la formación profesional por lo que muchos estudiantes se van del colegio con poca o ninguna cualificación profesional. Los actuales centros de acogida para menores en peligro son insuficientes y muchos carecen de los recursos financieros básicos. A menudo, estos centros no tienen educadores porque el sueldo es muy bajo por lo que los niños quedan bajo el cuidado de otros niños más mayores.

Sin embargo, algunas organizaciones, como la Asociación para la Protección de la Infancia y la Sensibilización de la Familia (APISF), con sede en Tetuán, trabajan en representación de los niños desfavorecidos, acogiendo a aquellos con problemas familiares y sociales y ayudándolos a considerar alternativas a la emigración.

¿Qué hay de los proyectos de inclusión social?

Desde diciembre de 2012, han tenido lugar seis Encuentros internacionales en Tetuán con Menores en Contextos de Riesgo, con el objetivo de proponer y diseñar proyectos de inclusión social. Se ha discutido acerca de los sistemas de protección infantil en Marruecos y España, los programas para los niños de la calle en Marruecos, para los menores rumanos gitanos y para los niños en la frontera de México con Estados Unidos, así como sobre temas relacionados con las habilidades culturales y educativas necesarias para tratar con niños en situación de riesgo.

Estos proyectos ofrecen experiencias de formación innovadoras, acercando a las universidades a la realidad social para que los estudiantes que cursan grados en educación social, por ejemplo, puedan llegar a conocer el contexto de origen de los menores migrantes con los cuales estarán involucrados más adelante en el país receptor. Los estudiantes viven junto a los niños durante ese periodo, combinando teoría y práctica. Además, el 50 por ciento de los ingresos de esta iniciativa se destina a financiar parte de los programas para menores en Tetuán.

Algo que ha salido a relucir en estos encuentros es la diferencia de comportamiento entre los menores acogidos en los centros de Marruecos y aquellos que han emigrado. En el país receptor puede que tengan acceso a más recursos sociales pero en su país de origen todavía tienen el calor de su gente, su idioma y su religión, elementos todos ellos que ayudan a mantener una clara identidad cultural.

El diálogo intercultural puede derribar toda clase de barreras, prejuicios y estereotipos. Cuando los trabajadores sociales y los profesionales de la educación conocen in situ la realidad social de los niños con los que trabajan diariamente, sienten una mayor empatía hacia ellos, y nada es más importante para los niños que viven en un país extraño que sentir que otras personas tienen interés por su cultura.

¿Qué se puede hacer para minimizar los riesgos a los que se enfrentan los niños migrantes?

Aparte de las iniciativas de educación social, es importante reducir y mitigar los riesgos a los que los menores excluidos están expuestos en su país de origen, durante el viaje de emigración y en el país receptor.

Las autoridades locales tienen que garantizar que haya centros a los que los menores puedan acudir, solos o con un adulto, para obtener comida, artículos para la higiene y ropa. Un punto de vigilancia policial debería establecerse en las afueras, donde los niños de la calle normalmente pasan la noche, para protegerlos contra las agresiones.

Las políticas gubernamentales, en los países receptores y en los de origen, tienen que cambiar sustancialmente. La protección infantil tiene que centrarse en la familia, las escuelas y en los centros de acogida. Las familias deberían recibir un mayor apoyo del estado, especialmente en lo referente a recursos financieros.

Los países europeos deberían entrar en acuerdos de colaboración coherentes con Marruecos, creando vías para la integración ocupacional para jóvenes, preferiblemente en el país de origen pero también en otros países. Así, los recursos financieros que los países europeos destinan a la protección infantil estarían destacando más las políticas educativas que la contención. No hay mayor incentivo para disuadir a los jóvenes de la emigración que el que sepan que hay posibilidades de empleos dignos en su propio país.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.