Las necesidades por el ébola cambian en Liberia

Ya se han terminado los días en que las calles de Liberia estaban vacías. Durante los peores días de la epidemia de ébola, sólo el ruido de las sirenas de las ambulancias, acudiendo al último caso sospechoso, cortaba el silencio en aquellas calles.

Los servicios de maternidad son muy importantes, pero a causa del brote de ébola en Liberia, en varias comunidades, la gente ha sido más reacia a acudir a los ambulatorios.

Los servicios de maternidad son muy importantes, pero a causa del brote de ébola en Liberia, en varias comunidades, la gente ha sido más reacia a acudir a los ambulatorios. Foto de Michael Stulman / CRS

Las autoridades del gobierno y el personal médico todavía se reúnen cada dos días, para conocer las últimas cifras de nuevas infecciones y muertes. El número de nuevos casos sospechosos se ha reducido de 100 diarios, en septiembre, a por debajo de 3 en enero. Ahora sabemos que hay cada vez más personas dadas de alta, porque sanas o diagnosticadas como ‘no ébola’ después de la observación. Todavía se pueden escuchar algunas ambulancias, pero cada vez con mayor frecuencia se encuentran a personas enfermas con disentería o malaria.

Sólo dos provincias, la capital Monrovia y Grand Cape Mount, en la frontera con Sierra Leona, han informado de nuevas infecciones, en la última semana.

Eso es un motivo de alegría, pero también de preocupación. En un país en el que la malaria y la disentería son muy comunes, más personas deberían acudir a los médicos.

Significa que las personas no van a los ambulatorios aunque estén enfermas. Eso es peligroso y podría conducir a brotes locales de ébola. Tenemos mucho trabajo por hacer, capacitando a miembros de las comunidades para que expliquen la importancia de buscar ayuda médica si hay un enfermo.
Nuestra preocupación es que la gente se vuelva cada vez más transigente con la prevención, ahora que ya no hay tantas muertes o personas enfermas. Tenemos que hacer llegar el mensaje de que la prevención es todavía de vital importancia. Sólo cuando un país ha pasado 6 semanas sin un caso, es declarado libre del ébola. En Liberia, eso podría no ocurrir hasta finales de 2015.

Caritas se adapta a necesidades que cambian

Los últimos recuerdos de la propia casa de los sobrevivientes del ébola son, a menudo, de ser llevados por personas con trajes de protección para pasar semanas o meses en aislamiento. Ellos han sufrido el estrés de una enfermedad mortal y la pérdida de la familia.

Ahora regresan a sus aldeas, para encontrar sus casas y pertenencias incendiadas por los vecinos temerosos, pensando que había que erradicar ébola. Después de la euforia de la supervivencia, vuelven a la propia comunidad para encontrar que allí no les queda nada y su comunidad tiene miedo. Para Caritas será importante saber hacer frente a estas situaciones de angustia.

Luego están los muchos huérfanos del ébola. Sólo en el condado de Lofa, hay 500 niños y no quedan suficientes orfanatos para admitirlos. Los proyectos de emergencia a corto plazo, no pueden satisfacer las necesidades a largo plazo. Un orfanato no puede ser para tan sólo 6 meses.

Cordaid (Caritas Holanda) está apoyando al equipo 'Waikiki' para que  juegue su primer partido. Después de pasar medio año en casa, los jugadores se están de nuevo entrenando.

Cordaid (Caritas Holanda) está apoyando al equipo ‘Waikiki’ para que juegue su primer partido. Después de pasar medio año en casa, los jugadores se están de nuevo entrenando. Foto de Cordaid / Caritas

La familia ampliada y la comunidad siempre han jugado un papel importante, en el cuidado de los huérfanos en Liberia. Pero el ébola ha agotado las reservas de la gente. Hay carestía y se necesitan fondos para poder ofrecer alojamiento a estos niños necesitados.

Tenemos que asegurarnos de que estas familias tengan el apoyo necesario, para que puedan recuperar sus medios de vida y proporcionen ayuda a los huérfanos. Los agricultores pueden reiniciar su producción, con el suministro de aperos agrícolas y semillas de arroz. Los artesanos y pequeños comerciantes se beneficiarían de ayuda personalizada. Tenemos que asegurarnos de que tengan lo suficiente para gastos de matrícula y material escolar.

La vida está volviendo a la normalidad poco a poco. Una señal de que eso que en Liberia, un país con numerosos hinchas de fútbol, han vuelto a celebrarse partidos. Cordaid (Caritas Holanda) está apoyando el equipo ‘Waikiki’ a jugar su primer partido, en preparación de su entrada en la tercera división. Después de medio año en casa, los niños y las niñas están de nuevo ocupados en los entrenamientos. Tal vez con el estómago vacío, pero con nuevas expectativas para el futuro.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.