Cardinal etíope recibe al hombre que lo encarceló

El Cardenal Berhaneyesus Demerew Souraphiel, Arzobispo de Addis Abeba, y el capitán Tessema, que encarceló al prelado. Crédito: ECS

El Cardenal Berhaneyesus Demerew Souraphiel, Arzobispo de Addis Abeba, y el capitán Tessema, que encarceló al prelado. Crédito: ECS

La Iglesia católica de Etiopía lleva mucho tiempo trabajando en la reconciliación nacional entre los funcionarios del ‘Derg’ y el pueblo etíope. El Consejo Militar Derg gobernó Etiopía, desde 1974 hasta 1987, con una dictadura comunista. Durante dicho gobierno, decenas de miles de personas fueron encarceladas. sin juicio, e innumerables fueron ejecutadas.

Muchos de los líderes religiosos de la Etiopía hoy fueron encarcelados por el Derg. S. Em.ª Berhaneyesus Demerew Cardenal Souraphiel, nombrado Cardenal el pasado mes de febrero, fue uno de los detenidos por aquel entonces, cuando era un joven sacerdote en Kaffa-Jimma.

Tras la guerra civil, el poder cambió de manos y muchos de los funcionarios del Derg fueron encarcelados y condenados a muerte, por los crímenes cometidos durante su mandato. En la cárcel, se disculparon por sus crímenes. La Iglesia y otras instituciones religiosas trabajaron con el gobierno para perdonarles la pena de muerte.

«Benditos los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios». (Mt 5, 9)

Como parte del proceso de paz, las instituciones religiosas apoyaron la creación de un Comité Nacional para la Reconciliación. Por último, los oficiales del Derg tuvieron su sentencia de muerte conmutada por un tiempo máximo en cárcel, que en Etiopía es de 25 años. Después de pasar 20 años en prisión, algunos fueron puestos en libertad condicional, hace 3 años.

Una de las primeras cosas que los funcionarios del Derg hicieron fue visitar a Mons. Berhaneyesus, que ahora es Arzobispo de Addis Abeba, para darle las gracias personalmente por todas sus iniciativa de pacificación y su misericordia. Entre los prisioneros liberados estaba el capitán Tessema Belay, el funcionario que lo había encarcelado. Mons Berhaneyesus fue a visitar al capitán Tessema mientras estaba en la cárcel e incluso consoló a su familia.

Los ex funcionarios, entre ellos el capitán Tessema, fueron luego, en febrero, a visitarlo para felicitarle por su nombramiento como Cardenal. Durante la visita, el líder del grupo, el Capitán Fikresilassie Wegderes, dijo que era un gran placer para ellos estar ante el Cardenal y lo felicitaron por ese honor, diciéndole: «Usted significó mucho para nosotros, porque estuvo a nuestro lado en los momentos más difíciles de nuestras vidas. Nos dijo que había que orar, perdonar y amar; y sobre todo, usted fue nuestra voz», afirmó Fikresilassie. También dio las gracias a la Iglesia católica por su papel en su liberación. «Es gracias a usted y otros líderes religiosos que estamos viviendo ahora una vida libre y pacífica, con nuestras familias. Ustedes pasaron por complicados procesos para nuestra liberación y estarán en nuestros corazones para siempre», concluyó.

Por su parte, el Cardenal Berhaneyesus destacó la importancia de perdonarnos unos a otros. Dijo que el Comité Nacional está todavía activo y procede son sus esfuerzos para lograr la reconciliación nacional. Él dijo que la Iglesia católica continuará haciendo su parte, como miembro de la comisión, así mismo, trabajará para contribuir al proceso de rehabilitación, tanto de las víctimas del Derg, como de algunos de los ex funcionarios liberados.

Su antiguo carcelero, el capitán Tessema, dijo: «Cuando yo le pedí perdón, no tuve que repetirlo dos veces, me dijo de inmediato que me había perdonado hacía mucho tiempo. Todos sentimos un cariño especial por usted y la Iglesia católica también estuvo allí, junto a nosotros, en nuestros momentos de mayor necesidad, usted nos ha enseñado mucho».

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.