‘Estas mujeres son valientes’: un acto de ‘Voces de fe’ rinde homenaje a mujeres de Caritas premiadas

Tres mujeres valientes recibieron el premio «Mujeres, cultivadoras del desarrollo» el Día Internacional de la Mujer, el pasado 8 de marzo. El premio, otorgado por Caritas Internationalis y Voces de Fe, honra a mujeres cuyo trabajo ha transformado la propia comunidad, sacándola de la pobreza extrema.

Uno de los dos premios, dotados cada uno de 10.000 euros, fue asignado a un programa de Cáritas Nicaragua que facilita semillas, equipos de riego y capacitación a los campesinos. Al aceptar el premio, durante el acto de entrega, Alba Marina Rosales Ruiz, una agricultora del programa patrocinado por Cáritas Nicaraga, dijo: «El programa me ayudó a seguir adelante y enviar a mis hijos a la escuela».

«Mujeres, cultivadoras del desarrollo»: Reem Alhaswani, Alba Marina Rosales Ruiz, Juana Bertha Duarte Somoza

El otro premio, para un proyecto que no es de Caritas, fue entregado a Reem Alhaswani, que lo recibió en nombre de las mujeres refugiadas sirias y palestinas que ganaron el premio. Reem es cofundadora de la organización Basmeh y Zeitooneh, que enseña a las mujeres a bordar, el uso de ordenadores, la lengua inglesa y otra habilidades. Con las ganancias de la artesanía, las mujeres refugiadas pueden mantener a sus familias. «Estas mujeres son valientes«, concluyó Reem.

Los días previos a la ceremonia de premiación, Juana Bertha Duarte Somoza – miembro del personal local de Cáritas Nicaragua, que acompañó a Alba Marina – habló de la fuerza de las campesinas a las que sirve: “Frente a la pobreza y el machismo, estas mujeres han logrado mucho éxito cultivando sus campos. Las mujeres tienen un montón de problemas, pero nunca se quejan, ni dicen ¿por qué a mí? Nosotros tenemos mucho que aprender de ellas», dijo Juana Bertha.

«Caritas le ofreció material de construcción para mejorar el riego en su campo a una campesina que trabaja la tierra sola y tiene tres hijos. Ella tuvo que caminar tres horas para ir a recogerlo, luego ella se lo cargó y  volvió a casa. Sin embargo, he podido comprobar que ella vive mucho mejor ahora» siguió contando Juana Bertha.

Las ganadoras hablaron durante un acto de «Voces de fe», de varias horas de duración, que fue emitido en directo desde el Vaticano por Skype, patrocinado por la Fundación Fidel Goetz.

El programa, que fue transmitido por la tarde, contó con la participación de mujeres de varios continentes, que trabajan con empeño en la promoción de la mujer. El público escuchó la historia de Suad Mohamed, una refugiada somalí que pensó que un hombre generoso estaba pagando por sus estudios, hasta que él llegó reclamándola, como reembolso por su «préstamo». Sin embargo, gracias a la ayuda del Servicio Jesuita para los Refugiados y otras organizaciones, Suad pudo evitar esa relación forzada y conseguir una educación.

“La historia de Suad tuvo un final feliz, sin embargo, muchas otras chicas no tienen tanta suerte«, dijo la  Dra. Maria McFarland, Directora del Servicio Internacional de ‘Jesuit Commons: Educación Superior en los Márgenes’. Su grupo ofrece a Suad y otras muchas personas desfavorecidas oportunidades de educación a distancia, en los campamentos de refugiados, luchando contra creencias arraigadas sobre quién debe recibir una educación. «Suad y su familia fueron condenados al ostracismo en su comunidad, porque su padre insistió en que sus dos hijos y sus hijas fueran educados», dijo María. En un campamento, un grupo de los de María creó un aula para la escolarización de los jóvenes, pero sólo llegaron muchachos. «Les dijimos: ‘Pero, chicos, ¿dónde están sus hermanas? Ellas deben venir también».

McFarland habló sobre otro grave problema que deben afrontan las mujeres atrapadas en la guerra: «La violación es ahora un arma estratégica de guerra. Las iglesias de todo el mundo deben empezar a denunciar este tema. Necesitamos desesperadamente su ayuda sobre este asunto». 

El Padre Agbonkhianmeghe Orobator, un sacerdote jesuita de Nigeria, hizo una conmovedora exhortación pidiendo ayuda no sólo para las niñas secuestradas por Boko Haram, en su país, sino para todas las niñas que sufren violencia y discriminación. Dijo que las niñas son tratadas como «monedas de cambio por utilidades», y cuyo «valor del mercado se calcula sobre la base de su aspecto”. Secuestros, violaciones, palizas, explotación y falta de acceso a los recursos, como dinero, comida o escolarización – se le roba al mundo la mitad de su potencial. Pero la «despreocupación e indiferencia» de la gente en el poder significa que las niñas, a menudo, tienen pocas posibilidades de escapar del ciclo de la miseria. El Padre Orobator lloró por esos «millones de niñas cuyos talentos toda la humanidad se perderá para siempre».

«No debemos resignarnos. No hay que perder la esperanza», dijo la hermana Marta Pelloni, una monja argentina que combate el tráfico de seres humanos y ayuda a las víctimas de violencia sexual. Ella contó la historia de una niña de 17 años, violada y luego asesinada por los hijos de un hombre poderoso. Años más tarde, bajo la presión de ella y otros grupos, “conseguimos justicia«, dijo.

Martina Liebsch, Responsable de Incidencia de Caritas Internationalis, se refirió a cómo la escasez de alimentos afecta a las mujeres y las niñas: «Si nuestra relación con la alimentación fuera correcta, no permitiríamos que las mujeres pasaran más hambre que los hombres».

Las ‘Voces de fe’ de los oradores compartieron con el mundo experiencias eficaces, ayudando a las mujeres a alcanzar su potencial: ofreciendo formación a las refugiadas, impidiendo la venta de  niñas como esclavas sexuales e incluso facilitando asistencia médica a los más pobres. Hay muchas mujeres en el mundo que trabajan por sacar a sus comunidades de la pobreza y rara vez reciben premios o reconocimientos. El premio «Mujeres, cultivadoras del desarrollo» busca cambiar todo eso. Como dice Juana Bertha: «Son las mujeres quienes hacen el trabajo».

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.