Queremos salir adelante con lo que nosotros plantamos y cosechamos’

Alba Marina Rosales Ruiz es una mujer de 33 años que vive en una pequeña comunidad rural de Nicaragua, y que trabaja duro para mejorar la calidad de vida de su familia. Alba Marina participa en el Programa de Derecho a la Alimentación de Cáritas Nicaragua que ha recibido el Premio “Mujeres Cultivadoras de Desarrollo” concedido por Caritas Internationalis. Ahora viaja a Roma para recoger ese premio en representación de las comunidades involucradas en el proyecto. En esta entrevista nos cuenta cómo es su día a día Quebrantadero y cómo se siente ante este reconocimiento.

Alba Marina participa en el Programa de Derecho a la Alimentación de Cáritas Nicaragua que ha recibido el Premio “Mujeres Cultivadoras de Desarrollo” concedido por Caritas Internationalis.'

Alba Marina participa en el Programa de Derecho a la Alimentación de Cáritas Nicaragua que ha recibido el Premio “Mujeres Cultivadoras de Desarrollo” concedido por Caritas Internationalis.

¿Podría contarnos cómo es su situación familiar y dentro de la comunidad?
Mi familia está formada por seis personas. Tengo cuatro hijos. La mayoría de mis vecinos también tiene familias bastantes numerosas.

¿Qué le llevó a participar en el proyecto de agricultura familiar y Derecho a la Alimentación de Cáritas?
Lo hicimos porque creemos en el proyecto; nos gusta mucho. Y pienso que no se deben desaprovechar las ayudas que nos están ofreciendo. Además, queremos salir adelante con lo que nosotros mismos plantamos y cosechamos, hortalizas y frutas que ayudan a traer recursos a casa y a que nuestros hijos crezcan con salud.

¿Qué cultiva en su huerto?
Chiltoma, tomate, pepino, rábano, remolacha, pipián, zanahoria, frijoles, sorgo, yuca, plátano, guineo cuadrado, melón, cebolla y sandía.

¿Puede explicarnos las dificultades y problemas que tuvo en el pasado?
En esos momentos, nadie me apoyaba y carecía de equipo de riego y semillas, mientras que ahora, con el programa de Cáritas Diocesana de Juigalpa y Cáritas española, son menos las dificultades que se me presentan en mi familia.

Antes del programa de Cáritas ¿cuál era su situación familiar?
Uno de mis mayores problemas era que si mi familia quería comerse un tomate, tenía que comprarlo. Ahora que lo produzco, mi familia ha mejorado su dieta alimenticia sin necesidad de comprar las verduras. Con lo que nos queda, lo vendemos al mercado.

In villages near Juigalpa in Nicaragua, Caritas helps farmers grow more food.  Photo by Laura Sheahen/Caritas

In villages near Juigalpa in Nicaragua, Caritas helps farmers grow more food. Photo by Laura Sheahen/Caritas

¿Cuál era su situación financiera?
Era demasiado poco el dinero que conseguíamos, porque no tenía nada que vender, solo me dedicaba a los oficios de la casa y a cuidar de mis hijos.

Antes del programa no tenía ingresos en mi familia, sólo gastos, y no producía nada para mejorar mi situación económica. Ahora, con el proyecto de Derecho a la Alimentación, sí tengo ingresos. Aunque el programa todavía no ha terminado, tengo presente que la situación de mi familia ya ha mejorado bastante, porque estamos cultivando productos agrícolas y obteniendo un poco más de dinero.

¿Cuál ha sido es el papel de las mujeres en el proyecto?
Muy importante, porque nosotras nos hemos encargado de involucrar a toda la familia, tanto a los esposos como a los hijos. Hemos apoyado a nuestros maridos y hemos trabajado unidos en familia.

¿Qué supone para las mujeres de su comunidad el premio que Caritas Internationalis les ha dado por su implicación en este proyecto de alimentación?
Para nosotras es un gran regalo de Dios. Nunca esperamos que nos fueran a dar un premio por lo que estamos haciendo aquí. Y yo le doy gracias a Dios por la oportunidad de ir a Roma a recogerlo.

¿Cuándo y cómo supo del programa Cáritas?
Yo conocí el programa cuando pasaron los promotores voluntarios de Cáritas Diocesana de Juigalpa y me motivaron contándome los beneficios que mi familia tendría. Decidí aprovechar la oportunidad.

Un miembro de la familia de un agricultor en un pueblo cerca de Juigalpa en Nicaragua.

Un miembro de la familia de un agricultor en un pueblo cerca de Juigalpa en Nicaragua. Foto por Laura Sheahen / Caritas.

¿Qué piensa del programa?
Pienso que el programa ha sido de mucha importancia para ir mejorando mi calidad de vida y la de mi familia porque hemos obtenido beneficios en muchas cosas, sobre todo en los talleres que nos han impartido. Ahora alimentamos de un modo más sano a nuestros hijos, siempre poniendo en práctica lo aprendido.

Todo ha sido bueno, desde las ayudas y la formación que hemos tenido, hasta el acompañamiento de las personas de Cáritas.

¿Qué es lo más difícil de la gestión de su huerto?
Lo más difícil ha sido, al principio, la actividad del riego, porque teníamos que guardar el agua en baldes para regar; después Cáritas nos apoyó con equipos de riego. Ahora vamos a cultivar un terreno más grande y necesitamos un motor para impulsar más agua.

Usted ha hecho un buen trabajo ¿Qué es lo que la hace sentir más orgullosa?
Yo pienso que he hecho un buen trabajo. Cuando nos visitan los hermanos de Cáritas Española se van muy contentos con nuestros logros. Reconocen el buen trabajo que hacemos, y eso me hace sentir orgullosa. Siempre estoy trabajando en el huerto con mi mi esposo y mis hijos.

¿Qué consejo les daría a otras mujeres para animarlas a participar en iniciativas de desarrollo de su comunidad?
Yo les diría que se animen a participar en estas iniciativa; que le pidan a Dios que les de fuerza para sacar adelante a sus familias; que trabajen junto con sus maridos y sus hijos, y que se apoyen los unos a los otros y no se desanimen. Con esfuerzo, sí se puede salir adelante para mejorar la calidad de vida.

Reportaje realizado por Mario Fanjul, Gema Martin Borrego y Laura Sheahen. El proyecto de Caritas Nicaragua fue financiado por Cáritas Española.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.