Caritas a la espera de la encíclica sobre ecología del Papa Francisco

A mediados de la década de los 80, no sabíamos si íbamos a ser eliminados de la Tierra de un momento a otro. Recuerdo haber visto, por aquel entonces, una película sobre la guerra nuclear. Una bomba lanzada y edificios que se derrumbaban como fichas del dominó y las personas que sobrevivieron al impacto inicial, al final murieron de enfermedades derivadas de la radiación. Yo estaba aterrorizada.

Han pasado 30 años y la bomba que ha caído no es nuclear, sino climática: eventos meteorológicos extremos, aumento del nivel del mar, el deshielo de los casquetes polares y las personas que, cada vez con más frecuencia, se quedan sin hogar y pasan hambre.

Photo by Worms/Caritas

Foto por Worms/Caritas

El próximo 18 de junio, el Papa Francisco va a publicar una carta encíclica, muy esperada, sobre ecología. Muy pocas personas, además del Papa, conocen su contenido, pero los informes dicen que nos animará a mirar a nuestra relación con el medio ambiente y nos exhortará a vivir con sencillez, poniendo mayor atención al impacto que causan nuestras decisiones en los demás.

Caritas está entusiasmada ante la publicación de la encíclica. El tema elegido por nuestra Confederación para guiar nuestro trabajo, en los próximos cuatro años, es “Una sola familia humana, cuidando de la creación”, que prefija la ruta en defensa de la dignidad humana, la construcción de una convivencia pacífica entre los pueblos y la defensa y cuidado de la creación.

Numerosas organizaciones Caritas de todo el mundo trabajan sobre el clima y el medio ambiente. Con comunidades a las que distribuyen ayuda durante las sequías y después de los tifones, ayudando a la gente a reconstruir sus hogares y tener medios de sustento, reduciendo el impacto de las catástrofes. También trabajan con comunidades devastadas por las industrias extractivas y promueven un cambio sobre cuestiones medioambientales fundamentales, personales y políticas.

Mientras tanto, en América Latina, nueve organizaciones Caritas formar parte del REPAM, la recién lanzada Red Eclesial Panamazónica que ayudará a proteger dicha área de los daños del hombre y el clima.

Photo by Caritas Peru

Foto por Caritas Peru

La encíclica del Papa Francisco llega en un momento clave para el desarrollo. En septiembre, la ONU pondrá en marcha los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En diciembre, tendrá lugar la reunión climática de la ONU en París, en la que, con suerte, se llegará a un acuerdo climático global vinculante.

La encíclica sigue a una exhortación urgente de los obispos católicos, reunidos en Perú el año pasado, en ocasión de la reunión sobre el clima de la ONU, para que se tomaran medidas sobre el cambio climático, teniendo en cuenta las dimensiones éticas y morales.

El Papa Francisco es el primer Pontífice que tomar el nombre de Francisco. Para muchos de nosotros, San Francisco se asocia al amor por la naturaleza y los animales.

En su viaje a la ciudad natal del Santo, en 2013, el Papa Francisco dijo: “El Santo de Asís da testimonio del respeto hacia todo lo que Dios ha creado y como Él lo ha creado, sin experimentar con la creación para destruirla; ayudarla a crecer, a ser más hermosa y más parecida a lo que Dios ha creado”.

Para no dejarnos alguna duda de la inspiración que el Santo Padre toma de San Francisco, la encíclica del Santo Padre se titula ‘Alabado seas’ (Laudato Sii), que nos recuerda el Cántico de las criaturas.

Mientras la encíclica del Papa está creando mucha expectación, en Roma y entre las organizaciones confesionales y ambientalistas, otros, como algunos políticos y quienes niegan el cambio climático, dicen que el Santo Padre no debería entrometerse en la ciencia y tendría que olvidarse cosas que no entiende.

Sin embargo, el Santo Padre es un experto químico. El Papa, sin duda, sabe muy bien lo que significa CO2 y quien es C-3P0. Pero sobre todo, el Papa tiene una brújula ética y moral que guía a mil millones de católicos y numerosos interesados ​​en seguirla.

En su encíclica Caritas in veritate, de 2009, el Papa Benedicto XVI decía que la Iglesia tiene una responsabilidad con la creación y debe hacerla valer en la esfera pública. “Ella, sobre todo, debe proteger a la humanidad de la autodestrucción”, dijo el Papa Emérito.

La enorme injusticia derivada del cambio climático es que perjudica sobre todo a los más pobres, destruyendo sus vidas y todo lo que han construido. Caritas espera que la encíclica del Papa nos dé todo el impulso y la inspiración necesarios a conseguir la transformación desde el cambio climático al cambio personal y político.

Mucha gente dice que el Papa San Juan Pablo II dio una mano para poner fin a la Guerra Fría. En sólo dos años, el Papa Francisco ha conquistado los corazones y las mentes de muchos a escala mundial y ha conseguido unir más que nunca a la familia humana.

En 1984, cuando yo me preocupaba porque el mundo se iba a terminar, sólo dos hombres, el presidente de EE.UU., Ronald Reagan, y el presidente ruso, Yuri Andropov, parecían sostener el futuro de la humanidad en sus manos. Ahora el futuro está en manos de miles de millones de personas.