Llegar hasta aldeas remotas de Nepal con asistencia médica

Madhu es miembro de la ‘Task Force Camillian’, un organismo asociado a Caritas Nepal para facilitar asistencia médica a comunidades devastadas por el terremoto. Desde hace unas semanas, Madhu y 14 compañeros de su equipo han estado subiendo por terrenos montañoso, fueron testigos de un deslizamiento de tierra y han estado viviendo en tiendas de campaña, con el fin de ayudar a las comunidades más remotas de Gorkha, el epicentro del terremoto registrado el pasado 25 de abril en Nepal.

Madhu explica algunos de los problemas para llegar a comunidades remotas y aisladas de Gorkha: «En el camino a Kashigauw, partimos como dos grupos. Fuimos la mitad del camino en vehículos, pero a partir de allí, no había otra manera de seguir que caminando. Así que agarramos todos los medicamentos y estuvimos caminando todo el día. Desde la mañana, hasta por la tarde, pero fue sólo la mitad del camino».

El equipo médico caminando en la montaña para llegar a comunidades remotas de Gorkha y también llevan con ellos suministros sanitarios.

El equipo médico caminando en la montaña para llegar a comunidades remotas de Gorkha y también llevan con ellos suministros sanitarios. Foto de la task force Cammillian

Dos semanas después del primer terremoto, Madhu y su equipo llegaron a la aldea de Manbu. Encontraron que Manbu tampoco había recibido ninguna asistencia médica hasta entonces, por lo que la mitad del equipo se quedó allí y montaron un campamento médico. Al día siguiente, Madhu y la otra mitad del equipo procedieron hasta Kashigauw, caminando otro día.

«En el camino, cuando estábamos subiendo la montaña, hubo otro terremoto, era el 12 de mayo. Por un lado de la colina pudimos ver un deslizamiento de tierra, mientras estábamos subiendo por el otro lado».

Montar un campamento médico en Kashigauw

«Cuando finalmente llegamos a Kashigauw, vimos una situación muy precaria y gente muy pobre. No había carreteras hasta allí, la única manera de llegar a la aldea es pie. Más del 90% de las casas quedaron completamente destruidas «, dijo Madhu.

«Vimos a 250 pacientes en tres días. Había unos 25 casos de diarrea. Indirectamente, yo diría que la diarrea está relacionada con el terremoto. Debido al vivir a la intemperie y porque el sistema hídrico ha quedado interrumpido. Escasea la higiene allí, así que ofrecimos unas sesiones de formación higiénica. También les dimos pastillas depuradoras del agua y les enseñamos a usarlas».

Después de tres días de dispensario médico en Kashigauw, el equipo luego bajo de la montaña, caminando de nuevo dos días, para regresar y reunirse con el resto de su grupo. Luego descansaron y se recuperaron durante dos días.

Lesiones relacionadas con el terremoto

Con nuevas energías, el equipo viajó a Simjung. Una vez más, el vehículo tuvo que detenerse en el camino, y el equipo tuvo que caminar tres horas para llegar al pueblo.

Montando campamentos médicos en la aldea.

Montando campamentos médicos en la aldea. Foto de la task force Cammillian

En Simjung, el equipo vio a unos 500 pacientes. Algunas personas se presentaron con lesiones relacionadas con el terremoto, como esguinces, fracturas y heridas. «Tal vez por el medio ambiente, había un montón de fracturas y cortes. Hicimos una media de 50 vendajes cada día», dice Madhu.

«Hay una paciente, ¿puedes ir a verla?»

Madhu particularmente recuerda el caso de una mujer cuya vida corría peligro de muerte, cuando fue a verla. «Ella había dado a luz en el hospital con cesárea y había vuelto a casa. Cuando llegamos al pueblo, nos dijeron, ‘hay una paciente, ¿puedes ir a verla?’Cuando llegamos allí, la situación era terrible. La herida estaba infectada y totalmente abierta. Estábamos seguros de que si seguía así, moriría. «Después de vendarle la herida, Madhu y su equipo hablaron con el Responsable del Comité del Distrito y le organizamos su traslado a un hospital.

La vida después del terremoto

El terremoto y las continuas réplicas han tenido un impacto significativo en las mujeres, los hombres y los niños, en cuanto a sus niveles de estrés y ansiedad: «Hay mucha ansiedad entre la gente, porque se registran nuevos temblores cada día», dijo Madhu.

Durante el trabajo en los campamentos médicos, Madhu y el equipo estuvieron alojados en tiendas de campaña durante la noche, al igual que gran parte de la población local. «Por la noche, cuando hay temblores, escuchamos a todos gritando. Las madres gritan llamando a sus hijos, para comprobar si están allí y asegurarse de su seguridad. Es una especie de mundo diferente. Ellos no saben lo que sucederá un momento después. Eso era algo que realmente experimentamos estando allí y viviendo en tiendas.

«Y luego está la lluvia. Además de la ansiedad de las réplicas continuas, la gente también tiene que hacer frente al clima. Nuestras tiendas eran un poco mejores y estuvimos luchando para que no salieran volando, durante las fuertes lluvias. Me puedo imaginar que la situación era mucho peor, para la gente que dormía bajo lonas», sigue contando Madhu. «Por eso, creo que no es sólo lo que hemos hecho, sino también lo que hemos experimentado, que es un poco de lo que la gente está pasando», concluyó Madhu.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Pray

Caritas brought together a collection of prayers and reflections for you to use.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.