Equipos médicos ayudan a los refugiados en Eslovenia

Médicos de Caritas Hungría llegan a brindar asistencia médica a refugiados y migrantes en Eslovenia. Foto: Jana Lampe/Caritas

Médicos de Caritas Hungría llegan a brindar asistencia médica a refugiados y migrantes en Eslovenia. Foto: Jana Lampe/Caritas

Eslovenia es el más reciente de los países que se ha visto abrumado por el éxodo de decenas de miles de refugiados y migrantes que atraviesan el sureste de Europa. En los últimos diez días, 90,000 refugiados y migrantes han entrado en Eslovaquia.

Caritas ha estado trabajando en Eslovenia con la Cruz Roja, grupos de protección civil y el gobierno para suministrar alimentos y atención médica a familias de sirios, afganos y otros, en cada uno de los campamentos transitorios.

Desde que Hungría cerró sus fronteras, los refugiados están viajando por Eslovenia con rumbo a Austria. Han emprendido viajes arduos y peligrosos por Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia y Croacia.

«No puedo imaginar las penurias que han atravesado – huir de la guerra y ahora esto. Fue desgarrador ver a gente que ha viajado tan lejos para hacer cola en el lodo para recibir algo de comer».

Jana Lampe de Caritas Eslovenia estuvo entregando víveres ayer en el recién abierto centro de registro en Dobova, en la frontera con Croacia.

«El campamento tiene capacidad para 2100 personas. Ayer había 4198 refugiados y migrantes, es verdaderamente una locura. El fin de semana llegaron 20.000 personas. Ahora las cosas están mejor organizadas, pero todavía hay gente que duerme fuera.

Hay muchas familias, muchas mujeres embarazadas, muchos niños. Los refugiados que han llegado en esta última oleada son muchos más pobres. Vi a muchas personas cansadas y hambrientas. Muchos están enfermos. Vi muchos ataques de pánico.

Afortunadamente, ha llegado un equipo de médicos de Caritas Hungría a brindar atención médica. Eslovenia realmente estaría en aprietos si no fuera por ellos. Están trabajando en tres tiendas de campaña, ofreciendo atención básica. Se quedarán al menos un par de semanas más.

Ayer había muchedumbres en el campamento. Muchas personas simplemente querían comida y agua. Simplemente decían ‘ayúdenme’. Les dimos lo que necesitaban. También recibieron ropa. Procuramos ayudar a todos. Sin embargo, hace falta calzado. Las familias sirias, en especial, son muy agradecidas.

Vi a dos mujeres haciendo cola para recibir comida. Tenían los ojos llenos de lágrimas. No puedo imaginar las penurias que han atravesado – huir de la guerra y ahora esto. Fue desgarrador ver a gente que ha viajado tan lejos para hacer cola en el lodo para recibir algo de comer.

No puedo creer que esto esté pasando en mí país. Me ha conmovido mucho ver la difícil situación de estos refugiados y migrantes. Son seres humanos que necesitan nuestra ayuda. Uno puede ver su dolor, sabe que simplemente necesitan nuestra ayuda.

No sé cuánto tiempo vamos a poder resistir. Somos un país pequeño de dos millones de habitantes. Tenemos nuestra propia crisis económica. Depende de lo que ocurra en otros países y de si las cifras siguen aumentando».

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Pray

Caritas brought together a collection of prayers and reflections for you to use.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.