Organizando a las comunidades para ayudar a los refugiados en Grecia

Mihaela Condac es la coordinadora de emergencias para la Caritas diocesana Iasi en Rumanía. Ella está trabajando con Caritas Grecia para ayudarlos a coordinar a los voluntarios en la respuesta a la crisis de refugiados.

“Mamá, ¿cuántos países tenemos que atravesar para llegar a casa?” dijo un niño que acababa de llegar, uno de los 2000 refugiados y migrantes que llegan a diario a la isla griega de Lesbos. Casi 400.000 personas han pasado por Grecia este año, poniendo una enorme presión sobre el gobierno y los organismos de socorro para que respondan.

La crisis es un gran desafío para todas las organizaciones Caritas en Europa y en todo el mundo. Estamos haciendo todo lo que podemos para ayudar a los refugiados con profesionalidad y compasión.

Caritas Hellas (Caritas Grecia) es una organización pequeña. Tiene apenas unos cuantos empleados que deben tratar con una enorme cantidad de refugiados todos los días. En las islas, Caritas Hellas trabaja con voluntarios. Tienen empleos regulares, pero sigue habiendo un gran deseo de ayudar a los necesitados.

Voluntaria de Caritas y una familia de refugiados sirios en Rodas.  Foto: Natalia Tsoukala/Caritas Internationalis

Voluntaria de Caritas y una familia de refugiados sirios en Rodas. Foto: Natalia Tsoukala/Caritas Internationalis

“Me parte el corazón ver a todos estos niños durmiendo en la calle cerca del puerto, esperando su turno para ir en el barco a Atenas”, dijo Magdalena, una voluntaria de Caritas de Lesbos.

“A veces pido un día libre en mi trabajo para poder ayudar a Caritas en Kara Tepe, un campamento transitorio, distribuyendo cosas a los más vulnerables. Pero no estamos preparados para esto”, dijo.

Por eso es tan importante para mí estar aquí. He trabajado en situaciones de emergencia durante diez años con Caritas Rumanía. Estoy en Grecia para capacitar a grupos de voluntarios locales para que puedan estar mejor preparados y organizados para ayudar. Le enseño a la gente cómo hacer una buena evaluación de las necesidades, cómo organizar una distribución, pero también a prestarle atención a la seguridad y a las exigencias mentales del equipo. Emocionalmente, no es fácil trabajar en un entorno como este.

Cuando la gente se baja de los botes está empapada. Los niños tiemblan y lloran. Necesitan ropa seca para cambiarse de inmediato.

En Lesbos, los trasladan en autobús a dos campamentos. Ahí, Caritas está distribuyendo sacos de dormir y colchonetas para mujeres y niños, para que puedan estar arropados durante la noche. Ahora las temperaturas están bajando. Hace 15 grados por la noche. La alta humedad hace que se sienta más frío.

En Quíos la situación es la misma. El 6 de octubre llegaron 1500 personas. Sólo hay un campamento, que no es lo suficientemente grande para todas las personas que están llegando. Caritas estuvo ahí distribuyendo sacos de dormir y colchonetas. Los voluntarios recibieron capacitación por la mañana y después de eso organizamos la distribución.

Ponemos en práctica lo que hemos aprendido. Siempre que es posible, involucramos a los refugiados en las distribuciones. Ese día, Asad, un niño afgano que hablaba inglés nos ayudó con la traducción. Le explicó a la gente que le estábamos dando cosas a los más vulnerables – mujeres y niños.

Caritas ayuda a mujeres y niños en Cos. Foto: Natalia Tsoukala/Caritas Internationalis

Caritas ayuda a mujeres y niños en Cos. Foto: Natalia Tsoukala/Caritas Internationalis

En Rodas, los voluntarios estaban muy contentos por haber recibido la capacitación. “No sólo nos ayuda con los refugiados, sino también en nuestro trabajo diario con los pobres de la isla que llaman todos los días a nuestra puerta pidiendo ayuda”, dijo el P. Luke, el párroco.

Un pescador me dijo que vio a una madre con 4 hijos que iban andando hacia el campamento. Iban descalzos. Así que se los llevó en coche al hotel, su esposa encontró zapatos y les preparó una comida, se hicieron cargo de ellos.

Los griegos ya han atravesado tiempos difíciles debido a la crisis económica, pero siguen trayéndoles comida a los refugiados o les dan ropa y calzado. La solidaridad es mucha, pero no tienen recursos. Caritas está tratando de ayudar a los pobres en Grecia, pero sus medios también son limitados.

Aquí se necesita ayuda internacional. Es por eso que la red mundial Caritas se movilizó para ayudar a Grecia. Estamos aquí con colegas de muchas organizaciones Caritas. Aquí, la idea de la familia Caritas cobra significado, no es sólo una palabra escrita en un papel.