Alarma en Etiopía según empeora la situación de la sequía

A medida que va empeorando la situación de la sequía de larga duración, en Etiopía, más de 10,2 millones de personas necesitan asistencia alimentaria para su supervivencia y 48.000 menores de cinco años sufren desnutrición severa.

La Iglesia católica local y Caritas están lanzando una llamada de emergencia, para pedir una respuesta humanitaria urgente por parte del gobierno y de las organizaciones internacionales, con el fin de ayudar a salvar vidas.

Muniva Haji Ahamed temía que su niño, Adilibara, se muriera de hambre antes de poder llegar a un dispensario católico que está en el sur de Etiopía: «Era como abrazar a cuerpo muerto, estaba tan débil que temía que fuera a morirse», recuerda Muniva.

Sister Ceiline, from the Maids of the Poor Sisters, manages the Taza clinic which treats between 150 and 200 patients a day, including 50 children. Photo by Val Morgan/SCIAF

Sister Ceiline, from the Maids of the Poor Sisters, manages the Taza clinic which treats between 150 and 200 patients a day, including 50 children. Photo by Val Morgan/SCIAF

Esta madre, de 32 años de edad, dejó a un bebé de un año en su casa y viajó 35 kilómetros desde su pueblo a la Iglesia católica de Taza Clinc, en Hosana, zona de Hadiya, para buscar ayuda médica que salvara la vida de su hijo: «Cuando llegué por primera vez aquí, él no abría los ojos, ni la boca y no tenía apetito», dice Muniva. «Luego, lentamente, fue mejorando y yo me siento mejor».

El personal consagrado de la clínica de Taza le dio a Adildbari un suplemento de cacahuete, cada cuatro horas y luego leche. También trataron las piernas y los testículos del bebé, que estaban hinchados por la desnutrición.

Adilibara puede haberse recuperado, pero el panorama es sombrío para Muniva y su familia. La grave sequía que azota al país les ha dejado luchando por encontrar suficiente comida y agua: «El año pasado coseché 100 kg. de maíz» dice Muniva. «Pero este año no hay lluvia. ¿Qué voy a hacer? Tengo miedo».

Sor Ceiline, religiosa de las Siervas de los Pobres, administra la clínica de Taza, que cuenta con un dispensario de estabilización para niños desnutridos. La clínica trata entre 150 y 200 pacientes al día, entre ellos a 50 niños.

«En febrero y marzo, el número de niños aumentará», dice Sor Ceiline. «Vienen de muy lejos. Tenemos que darles asistencia».

Woltelserhun es una de esas afortunadas. Dos de sus hijos sufrían de malnutrición desde hace tres años y ella también pensaba que su hijo de tres años se moría. «Por el camino, hasta la clínica, el niño estaba tan débil que no podía caminar más».

Los hijos de Woltelserhun fueron atendidos en la clínica de Taza por dos meses y, con la ayuda del Programa Mundial de Alimentos, ella y su marido han podido cultivar maíz y usar la leche de sus cabras para alimentar a los niños.

Woltelserhun Aoane’s children were treated at the Taza Catholic Church Clinic for two months. With WFP aid, she and her husband have been able to grow maize and to feed the children. Photo by Val Morgan/SCIAF

Woltelserhun Aoane’s children were treated at the Taza Catholic Church Clinic for two months. With WFP aid, she and her husband have been able to grow maize and to feed the children. Photo by Val Morgan/SCIAF

Sor Ceiline dice que la financiación del gobierno y de los donantes ha permitido a la clínica ayudar a más niños, pero se necesita mucho más para seguir haciendo frente a la demanda.

«La situación aquí es muy triste», indica la Hna. Ceiline. «Muchas personas no tienen comida y tampoco medicamentos. Cuando salen de aquí, para volver a casa, allí no tienen nada. Se enfrentan a problemas impensables».

Un número cada vez mayor de etíopes se están viendo afectados por la prolongada sequía que sufre el país, y se teme que la situación empeore en el norte y el oeste del país, debido a los efectos de El Niño, mientras que el sur es vulnerable a graves inundaciones, también debido al cambio climático.

La Iglesia católica de Etiopía ha hecho un llamamiento a la acción coordinada y urgente, para responder a la crisis y tiene como objetivo apoyar la distribución de ayuda alimentaria y garantizar que los agricultores tengan semillas de buena calidad y un suministro higiénico de agua, en las regiones más afectadas.

Fuentes de la Conferencia Episcopal de Etiopía afirman que el cambio climático y la degradación del medio ambiente está teniendo un efecto devastador en la población de nueve diócesis de la iglesia y es lo peor que se haya visto nunca en el país: «La gravedad de la situación es cada vez peor, como lo es el número de personas afectadas», observa S. Em.ª Berhaneyesus Demenev Cardenal Souraphiel, arzobispo de Addis Abeba y Presidente de la Conferencia Episcopal de Etiopía.

Caritas Internationalis ha lanzado una llamada de emergencia pidiendo ayuda para los más vulnerables, en nombre de Caritas Etiopía: «La Conferencia Episcopal de Etiopía aprecia todos los esfuerzos del gobierno y de los organizaciones no gubernamentales que se dedican a salvar vidas en estas zonas afectadas por la sequía».

El Cardenal Souraphiel señala que la respuesta de emergencia no es sólo proporcionar ayuda alimentaria de emergencia, sino que hay que proteger los medios de vida y mantener a las familias juntas: «Como afirma el Papa Francisco en ‘Laudato Si’, ‘los cambios en el clima, a los que los animales y las plantas se adaptan, afectan los medios de sustento de los pobres, que se ven obligados a abandonar sus hogares, con gran incertidumbre por su futuro y el de sus hijos», dijo el alto prelado.

Caritas Etiopía está trabajando con las oficinas diocesanas para evaluar la seguridad alimentaria en diferentes partes del país, desde mayo de 2015. También está trabajando con otras estructuras de la Iglesia católica y otras organizaciones para ayudar a identificar a las personas más vulnerables ante la desnutrición, los niños, y en particular los más pequeños, y para extender la prestación de asistencia de emergencia a los necesitados.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.