En aumento la necesidad de alojamiento para los refugiados sirios en el Líbano

Jamila huyó de Siria con sus dos hijos, tras saber que el cuerpo de su marido había sido abandonado en un campo. Cuando llegó al Líbano, con 36 años y siendo una madre sola, se retrasó en pagar su alquiler. También recibió amenazas con llamadas telefónicas anónimas.

«¿Qué puedo hacer yo? ¿Dónde puedo ir a buscar ayuda y protección? «, dice Jamila.

Con treinta y cuatro años de edad, Yasmina vive en un antiguo almacén, con su marido y sus dos hijas pequeñas, una de las cuales tiene un problema cardíaco. Su casa no tiene ventanas, ni tuberías y la familia tiene problemas para sobrevivir: «No podemos permitirnos el lujo de dejar este lugar, incluso si hubiera algo un poco mejor, ya que necesitamos todo el dinero disponible para la salud de nuestra hija”, comenta Yasmina.

Crisis de alojamiento para los sirios refugiados en el Líbano. Foto de CMCL

Crisis de alojamiento para los sirios refugiados en el Líbano. Foto de CMCL

El marido de Razan regresó a Siria para recibir tratamiento médico, hace dos años, y luego desapareció. Ella es una madre sola, con cuatro niños pequeños. Razan fue desalojada de un apartamento y maltratada por otro casero, hasta que los cooperantes de Caritas Líbano intervinieron y le encontraron una casa.

Estas son algunas de las historias desgarradoras derivadas de un estudio reciente, realizado por Caritas Líbano.

El estudio indica que hay miles de refugiados en el Líbano que se enfrentan a una crisis de vivienda impulsada por la pobreza extrema, el aumento de los costes del alquiler y la escasa protección legal que tienen estas personas. Realizado por el Centro de Migrantes de Caritas Líbano (CMCL), los resultados mostraron que la mayoría de los hogares de refugiados sirios viven por debajo del umbral de la pobreza y muchos refugiados eran altamente vulnerables a la explotación y el desalojo en todo el país.

«Mientras que el Líbano se esfuerza por alojar a más de un millón de refugiados sirios registrados, tenemos que recordarnos siempre de que cada persona merece un hogar para proteger la dignidad y la seguridad de su familia. Nosotros, al igual que todas las demás instituciones libanesas, estamos luchando por servir tanto a los sirios, como a los libaneses desatendidos, con nuestros limitados recursos», dice el P. Paul Karam, presidente de Caritas Líbano.

El CMCL entrevistó a 288 familias de refugiados sirios, en Beirut, Trípoli, y Saida, para realizar el estudio. Se encontraron a familias de refugiados que pagan una media de 291 USD de alquiler y se ven obligados a gastar unas tres cuartas partes (76%) de sus ingresos totales en el mismo.

«La preocupación principal para los refugiados sirios, en todas partes, es la vivienda, pero este reto se ha agravado en el Líbano, por la falta de campamentos de refugiados oficiales y los famosos alquileres caros de este país», concluyó el estudio.

«Lograr una vida digna en el Líbano es un objetivo descabellado».

El estudio del CMCL indica que dos tercios de las familias sirias (el 66%) llevan más de dos meses de atraso en el pago del alquiler, en el Líbano, y más de un tercio (el 37%) están sin permiso legal de residencia.

Mientras que un 67% afirmó que las relaciones con sus caseros eran justas y amables, muchos son vulnerables a la explotación y están obligados a vivir en condiciones de hacinamiento.

Una de cada cinco familias sirias ha sido amenazada con el deshaucio.

Housing

«No es suficiente facilitar ayuda solo para el alquiler», dice Bruno Atieh, director del CMCL. «Este servicio siempre debe ir acompañado de protección legal, sensibilización sobre los propios derechos, acceso a la justicia y equidad ante la ley».

La crisis de refugiados de Siria ha superado las peores expectativas de la comunidad internacional. De los cuatro millones de refugiados sirios que ahora viven en todo Oriente Medio, Líbano acoge a más de una cuarta parte del número total de sirios que huyeron de su país.

La afluencia ha provocado tensión social en el Líbano y esto ejerce presión en el abastecimiento del agua, electricidad y otros servicios.

El ACNUR estima que 1,5 millones de libaneses viven por debajo del umbral de la pobreza y 336.000 están en necesidad de asistencia humanitaria, mientras las familias de refugiados sirios esperan soluciones eficaces y políticas públicas adecuadas.

Caritas Líbano ha exhortado al gobierno para que ofrezca a los refugiados una protección jurídica adecuada, frente a caseros sin escrúpulos, y mayor apoyo para ayudar a aliviar el sufrimiento de miles de familias. Aunque también está buscando, en el extranjero, obtener más ayuda para los necesitados:»Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional, para que apoye al Líbano con el fin de que pueda hacer frente a la enorme carga de acoger a tantos refugiados, en nombre del resto del mundo,» señala el Padre Karam.

Caritas Líbano ha estado ayudando a los refugiados desde los primeros días del conflicto sirio. El CMCL es el principal proveedor de servicios para refugiados y migrantes en el Líbano, con un equipo de 300 profesionales.

A cinco años del inicio de la crisis en Siria, el CMCL ha ayudado a más de 330.000 refugiados, con alimentos, vivienda, educación, asistencia jurídica y apoyo médico y psicológico.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.