La Iglesia responde al terremoto en Ecuador

Inmediatamente después de que un terremoto de 7,8 grados de magnitud sacudiera la provincia costera de Esmeraldas, Ecuador, más de 500 personas llegaron a la catedral católica Cristo Rey.

El miedo a un tsunami tenía a la gente aterrada. El atrio estaba repleto de familias, ancianos y niños pequeños, algunos medio desnudos ya que cuando ocurrió el terremoto se estaban bañando o preparándose para ir a la cama, eran las 6:58 de la tarde del sábado.

The express request of the two Bishops most affected jurisdictions has been that the work of the Church is strengthened when other contributions begin to decline, and that quota is what is also preparing. This morning in communication with the parish priests in the territory, we have said that the Church hostel enabled about 600 people attending in Portoviejo, where infrastructure still allows. Many of the buildings of the Church have been lost so that aid is being done on the streets. Requested tents and mattresses resistant to rain, covered in plastic, to be useful indeed.

Muchos edificios de la Iglesia se derrumbaron, por lo que la ayuda se está distribuyendo en las calles. Foto: Caritas Ecuador

El Obispo Eugenio Arellano llegó poco después. «Él iba en su coche cuando ocurrió el terremoto y pensó que había pinchado llanta», dijo Segundo Zambrano, un periodista de la Estación de Radio católica Antena Libre.

El terremoto cortó todas las telecomunicaciones, no entraban ni salían llamadas telefónicas. No había luz y los niños, en especial, tenían mucha sed y necesitaban agua.

«El Obispo estaba muy preocupado porque no había señales de ayuda», dijo Zambrano. «Él fue a mitad de la calle y con una linterna en mano le hizo señas a un patrullero para que viniera a ayudar a la gente en Cristo Rey».

El destrozo generalizado dejó a la gente asustada. Al día de hoy el saldo de muertos es de poco más de 400 y se espera que siga aumentando. Hay más de 2.000 heridos y un sinnúmero de personas ha perdido sus casas o tiene miedo de dormir dentro. El Obispo siguió trabajando junto con sus parroquianos repartiendo agua hasta que se retiró la alerta de tsunami y la gente empezó a volver a sus hogares.

Caritas Ecuador y la Iglesia vieron un aumento inmediato de donaciones y actuaron como punto de recogida para donativos en especie. Los artículos especiales como medicinas están siendo canalizados a través del gobierno, en tanto que la Iglesia en Esmeraldas ha enviado quince camiones para proporcionar artículos de socorro inmediato para las familias.

Dichas donaciones han sido una cuerda de salvamento. Inicialmente era difícil llegar a Esmeralda porque las carreteras estaban bloqueadas por daños y escombros. Se han establecido rutas alternativas, lo que ha ayudado a traer la tan necesitada ayuda, informa Zambrano.

Quake damage

Los artículos en más demanda son artículos de cocina reutilizables para que la gente pueda preparar comidas. Las madres con niños pequeños también están pidiendo pañales. Foto: Caritas Ecuador

Los artículos en más demanda son artículos de cocina reutilizables para que la gente pueda preparar comidas. Las madres con niños pequeños también están pidiendo pañales.  Foto: Caritas Ecuador

De acuerdo con el Vicario General, P. Silvino Mina, los artículos en más demanda son artículos de cocina reutilizables para que la gente pueda preparar comidas. Las madres con niños pequeños también están pidiendo pañales.

El día después del terremoto el Obispo visito las áreas afectadas. Él vio más de 330 casas destruidas y muchas más que estaban agrietadas o sin techo. Reconstruir y rehabilitar viviendas será una de las principales prioridades.

«Pedimos la solidaridad de nuestros hermanos», dijo el P. Silvino. «El Obispo ha estado tratando de obtener apoyo económico para comprar materiales de construcción. Muchas casas necesitan tejados».

«La Iglesia estuvo de inmediato con nuestra gente», dice el P. Silvino. Debemos llevar un mensaje de esperanza. No podemos perder esperanza y debemos seguir trabajando por la gente de Esmeraldas. Debemos tener fe en que Dios proveerá mediante las manos generosas de personas alrededor del mundo. Que Dios los bendiga a todos».

La capital provincial de Manabí, Portoviejo, ha sido especialmente afectada. La Iglesia ha dado albergue a 600 personas, pero muchos edificios de la Iglesia han sido destruidos.

El P. Richard García, de la parroquia de San Juan, en Portoviejo, dijo: «Lo que más necesitamos es agua, tiendas de campaña impermeables, colchones con cubiertas, equipo de cocina y bombonas de gas para cocinar para la comunidad, y víveres.

«En mi parroquia estamos distribuyendo comida a más de cien personas, pero en Benno, una parroquia vecina, 400 personas han recibido comida. Es por eso que necesitamos estufas industriales y bombonas de gas».

«Ayer, yo presidí una misa para el entierro de una pareja que falleció, hoy celebraré otra para una mujer que murió en el terremoto. Es muy triste, pero al menos sus familias tienen sus cuerpos. Hay personas que siguen buscando a sus seres queridos entre los escombros».

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Pray

Caritas brought together a collection of prayers and reflections for you to use.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.