Líderes de Caritas Burundi en visita solidaria a refugiados víctimas de la violencia

El Presidente y el Secretario General de Caritas Burundi ha viajado a Tanzania, para mostrar su solidaridad con los refugiados de Burundi que han huido al país vecino. La preocupación crece a medida que los refugiados siguen llegando a Tanzania, Ruanda y la República Democrática del Congo. Mientras, la violencia en Burundi, provocada por una crisis política, no da señales de disminuir.

El P. Jean Bosco Nintunze, Secretario General de Caritas Burundi, dice que una delegación visitará los campos de refugiados de Nyarugusu y Nduta, como invitados de Caritas Kigoma: «Vamos a distribuir dinero para la asistencia médica y comida, así como los mejores deseos de la Iglesia y de Caritas Burundi». En la delegación también habrá cuatro obispos y cuatro directores de Caritas diocesanas fronterizas, de Burundi, así como el Secretario General de Justicia y Paz. Tanzania acoge actualmente a unos 135 000 refugiados de Burundi.

An abandoned map of Burundi. Credit: Patrick Nicholson/Caritas

Credit: Patrick Nicholson/Caritas

Caritas Burundi está trabajando para distribuir ayuda humanitaria a las personas más vulnerables afectadas por la crisis política, con el apoyo de CRS (una de las organización Caritas de EE.UU.), Caritas Bélgica y Cordaid – Caritas Países Bajos. La crisis comenzó en abril de 2015, cuando el presidente Pierre Nkurunziza anunció una decisión controvertida: que se presentaría por un tercer mandato. Entonces empezaron las protestas callejeras sangrientas, un intento de golpe, continuos asesinatos selectivos y Burundi ahora se encuentra en su peor crisis, desde el final de la guerra civil, en 2003. Casi 500 personas murieron y unas 800 ha resultaron heridas en un año, de abril de 2015 a abril de 2016, según fuentes de la policía de Burundi. Grupos defensores de los derechos humanos afirman tener pruebas de fosas comunes y la ONU está estudiando imágenes de satélite.

Las Caritas de Tanzania y República Democrática del Congo están ayudando a algunos de los más de 300 000 burundeses que han huido del país. Otras decenas de miles se han desplazado dentro de Burundi y se han producido ataques fatales en algunos de sus asentamientos temporales.

En Ruanda, hay unos 80 000 refugiados, con casi el 50 % de ellos en el campo de refugiados de Mahama, en continua expansión, donde Caritas Ruanda distribuye ayuda humanitaria. Sin embargo, el Gobierno de Ruanda ha asegurado la reubicación de esos refugiados a otros países, debido a las tensión entre ambos países. La semana pasada, 1 300 refugiados fueron expulsados porque se negaron a entrar en los campos de refugiados registrados. Burundi ha acusado a Ruanda de armar y adiestrar a la resistencia contra el presidente Nkurunziza. Ruanda niega estas afirmaciones.

2016 RWANDA MAR REFUGEES CAMP 4

En Ruanda, hay unos 80 000 refugiados, con casi el 50 % de ellos en el campo de refugiados de Mahama, en continua expansión, donde Caritas Ruanda distribuye ayuda humanitaria. Credit: Rachel Felignes/Caritas

Caritas Ruanda ha lanzado una llamada de emergencia, pidiendo ayuda por valor de 750 000 euros para poder ofrecer más asistencia a los refugiados de Burundi, con apoyo a la nutrición, económico y psicológico. Caritas Ruanda está trabajando en áreas donde no hay otras ONG presentes y se centra en la atención a las madres en periodo de lactancia, ancianos, discapacitados y enfermos. Caritas Ruanda también está respondiendo con proyectos de generación de ingresos y protección a mujeres y jovencitas de las amenazas de género. También está previsto un programas para consolidar la paz y promover la coexistencia pacífica.

Caritas Ruanda espera que la situación mejore en Burundi, para que los refugiados puedan regresar a sus hogares. Pero por el momento, hay pocos indicios de mejora, además, las negociaciones de paz – que tendrían que haber comenzado en mayo de 2016 – fueron retrasadas. Burundi es el segundo país más pobre del mundo y una quinta parte de sus ingresos nacionales depende de la ayuda internacional. Los donantes han suspendido la ayuda al desarrollo, debido a la crisis política.

En enero, las organizaciones internacionales de Caritas se reunieron en Bujumbura, con el fin de planificar la ampliación de la respuesta de emergencia, incluyendo el apoyo a la juventud, a través de la agricultura y ayudando a la red de centros médicos de la Iglesia., que han tratado a víctimas de la violencia de forma gratuita. El Presidente de Caritas Burundi, el Obispo Buenaventura Nahimana, pidió una mayor vigilancia dada la historia de un país que ha sufrido dos genocidios y una guerra civil, durada 13 años, en la segunda mitad del siglo pasado. «La crisis de Burundi es una de las más graves del mundo. A menos que actuemos, hay un gran riesgo de genocidio, además la violencia podría extenderse a otros países, provocando un desplazamiento apocalíptico de población», dijo.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.