Salvemos Alepo

La batalla por la ciudad siria de Alepo ha dejado cientos de muertos y heridos. Ha habido más de 2300 morteros entre el 23 de abril y el 3 de mayo. La lucha está poniendo en riesgo un frágil alto al fuego en un país que sufre de 5 años de guerra. Joseph, un empleado de Caritas Siria en Alepo, envió este informe.

El apartamento del personal de Caritas en Alepo.

El apartamento del personal de Caritas en Alepo. Fotografía: Caritas Siria.

“¿Qué está pasando? ¿Dónde está mi padre? ¿Dónde están mis hijos?” Desde hace más de 10 días, la gente de Alepo se ha estado haciendo estas preguntas.

Los morteros caen en todos los barrios. Las áreas con escuelas y universidades no se han salvado. Incluso las partes de la ciudad con hospitales, como el Hospital Al-Dabit, uno de los mejores en el país, y el hospital público de Al-Razi, que brinda todos los servicios médicos de forma gratuita, están bajo amenaza.

Las personas tienen miedo. Simplemente están esperando su turno para ver quién será el próximo herido. Simplemente están preguntando a Dios cuántas horas les queda por vivir.

El personal de Caritas en Alepo realiza lo posible para socorrer a una ciudad bajo asedio.

El personal de Caritas en Alepo realiza lo posible para socorrer a una ciudad bajo asedio. Fotografía: Caritas Siria.

Las personas van a trabajar como de costumbre, pero no saben si alguna vez volverán a ver a sus familias. Los estudiantes continúan yendo a la escuela a pesar de la metralla, porque la vida debe continuar. Más personas están dejando atrás sus casas destruidas para encontrar seguridad en otras ciudades.

Algunos miembros del personal de Caritas en Alepo han visto sus casas dañadas. Una recepcionista en nuestra oficina de Alepo y un abogado en nuestro proyecto de alquiler han visto sus casas completamente destruidas.

Hay medicinas aún disponibles en todos los hospitales y farmacias. Hay electricidad por cerca de 2 horas al día. El agua potable depende de las máquinas de bombeo en la estación de Alhalabi Suleiman. Estas dependen de la electricidad, por lo que el gobierno ha estado enviando combustible a través del frente a la estación para mantener estas máquinas bombeando agua a la ciudad.

Hospital de maternidad en el barrio Al-Mohafaza, Alepo.

Hospital de maternidad en el barrio Al-Mohafaza, Alepo. Crédito: Cáritas Siria

Nuestro trabajo continúa. Nuestro personal ya no puede visitar fácilmente a las víctimas en sus hogares y en hospitales a causa de los bombardeos, pero todavía está recogiendo información acerca de las necesidades y esperan ayudarles en los próximos días.

[Tweet «Detener esta guerra. Paz en Alepo.»]

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Pray

Caritas brought together a collection of prayers and reflections for you to use.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.