Elevar la voz de #YoungCaritas contra de la injusticia

Por Daniel Hale, director de campañas de CAFOD

Daniel Hale rom CAFOD speaking at #YoungCaritas' World Youth Day event

Daniel Hale rom CAFOD speaking at #YoungCaritas’ World Youth Day event

El poder de #YoungCaritas está en su capacidad para pronunciarse en contra de la injusticia. Esto fue lo que Daniel le dijo a un grupo de jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud 2016 en Cracovia, Polonia.

Muchas de las decisiones del mundo se toman en lugares como Londres, Bruselas, Nueva York y Washington, lejos de las comunidades a las que afectan.

En 2009, viajé a Honduras, en donde visité a una comunidad en el Valle de Siria. El agua de esta comunidad estaba siendo envenenada por la minería de oro a cielo abierto. Fue a través de ellos que descubrí lo poderoso que cada uno de nosotros puede ser.

La minería de oro a cielo abierto, por si no lo saben, es un asunto bastante serio y desagradable. Para extraer el oro de la roca utilizan arsénico, el cual se desecha en grandes lagos de agua tóxica. La comunidad estaba muy perjudicada: su agua estaba envenenada, sus animales murieron y la gente fue desplazada de la tierra que conocía.

La comunidad estaba protestando en contra del cierre mal planificado de la mina de oro San Martín, propiedad de una empresa británica cotizada en bolsa.

Estaban organizados y activos. Estaban trabajando arduamente para utilizar la ley, la política y la protesta para hacer que la empresa hiciera lo correcto y cerrara la mina adecuadamente.

Sin embargo, las palancas que la comunidad necesitaba simplemente no estaban disponibles en el Valle de Siria. El verdadero poder para hacer que la empresa se comportara bien estaba en el Reino Unido, mediante nuestra legislación y la presión de los consumidores.

El hecho de que vivo en el Reino Unido significaba que yo tenía una voz que se le negaba a la gente en Honduras. Darme cuenta de esto me motivó a dedicar mi vida a las luchas de otros.

El Papa Francisco ha dicho que quiere una Iglesia pobre para los pobres. Dijo que ellos nos pueden enseñar y que «estamos llamados a descubrir a Cristo en ellos, a prestarles nuestra voz en sus causas, pero también a ser sus amigos, a escucharlos, a interpretarlos».

Estas son palabras que me dan aliento para seguir adelante. Estas son palabras que me inspiran, me emocionan y me asombran.

Pero debemos escuchar y debemos actuar. Nuestros hermanos y hermanas que viven en la pobreza no tienen el poder para hacerlo solos – y no tendrían por qué hacerlo solos.

Ese es un mensaje que no se les escapó a los jóvenes en Inglaterra y Gales. Nuestro compromiso para con un mundo justo, libre de pobreza, en donde todos puedan vivir una vida de dignidad, es asombroso.

Tengo el enorme privilegio de ser Director de Campañas en CAFOD, y todos los días recibo correos electrónicos contándome lo que jóvenes como nosotros han estado haciendo para instaurar el Reino de Dios.

En el colegio y en la universidad yo fui voluntario de CAFOD, trabajando junto con otros jóvenes mientras les prestaban sus voces a aquellos que buscan justicia, paz y el cuidado de la creación alrededor del mundo.

Estamos compartiendo lo que aprendemos con nuestros colegas en nuestras escuelas, iglesias y universidades.

Estamos usando el poder de las redes sociales. Estamos utilizando los medios de comunicación para mostrarles a otros lo que estamos haciendo. Nos estamos reuniendo con nuestros diputados y les estamos escribiendo a ministros para exigir que se actúe.

Todo esto ayuda. Todo esto supera la «globalización de la indiferencia» contra la que nos advirtió el Papa Francisco.

Sin embargo, la acción de los jóvenes hace más que eso, le muestra a nuestro mundo, dirigido por adultos, que no nos vamos a quedar de brazos cruzados mientras:

Se abusan los derechos de nuestro prójimo
Se compra y se vende nuestra política
Se destruye nuestra casa común
Se ríen de nuestra fe por ser irrelevante

Nuestro momento es ahora. Nuestro planeta y sus habitantes se enfrentan a desafíos monumentales.

La migración destroza familias y atrae a la muerte en las olas del Mediterráneo y las carreteras de Centroamérica.

Las guerras sin fin devastan a países enteros, robándoles a los jóvenes sus futuros y dejando a la gente sin nada más que su esperanza y aferrándose a la dignidad.

El cambio climático que, en tan sólo unas cuantas estaciones, hace retroceder el desarrollo que ha tomado medio siglo lograr.

Piénsenlo por un segundo: somos la primera generación de la historia que verdaderamente entiende el cambio climático y la última que tiene la posibilidad de hacer algo al respecto.

Sin embargo, la otra noche, durante la Misa Inaugural de la Jornada Mundial de la Juventud se me recordó de nuestro extraordinario poder, nuestra gran cantidad y nuestra fe inquebrantable – para nosotros todo es posible.

Así que esta es nuestra tarea y es una tarea apremiante: abrir nuestros ojos y leer los «signos de los tiempos», ver nuestro mundo a través de los ojos de la fe, los valores de nuestro Evangelio y la vida de Cristo; y estar unidos más allá de fronteras y culturas para actuar por el reino aquí en la Tierra.

Amigos, trabajemos juntos – nuestro momento es ahora. Usemos nuestro poder para el planeta de Dios y su pueblo.

*Caritas Inglaterra y Gales

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.