Diez preguntas clave sobre la migración

Sesenta millones de personas estuvieron en condición de refugiados o de desplazados forzosos en 2015. Martina Liebsch, directora de Incidencia Política de CI, analiza los motivos por los que esta densidad de tránsito tan alta se presenta como un desafío tanto para las naciones como para las personas.

¿Por qué sentimos la llegada de migrantes a nuestro país como un desafío?

Puede que sea porque los migrantes nos parecen diferentes y porque pueden traer con ellos otra forma de ver el mundo. Quizás los veamos únicamente como personas que sufren y que necesitan ayuda, y esto puede hacer que nos sintamos incapaces de prestar esa ayuda o que simplemente no queramos hacerlo. Los migrantes apelan a nuestra compasión y suponen la oportunidad de ser generosos con ellos.

Caritas Ventimiglia-San Remo les dio a los migrantes un lugar para quedarse temporalmente en la iglesia de San Antonio y se cercioró de que tuvieran comida, ropa y asistencia médica.

Caritas Ventimiglia-San Remo les dio a los migrantes un lugar para quedarse temporalmente en la iglesia de San Antonio y se cercioró de que tuvieran comida, ropa y asistencia médica. Foto por Stefano Schirato / Caritas Ambrosiana

¿Hay terroristas entre los migrantes que llegan?

No podemos condenar a millones de personas solo porque un muy pequeño número de terroristas haya migrado utilizando los mismos canales. En varios casos de ataques terroristas los atacantes residían ya en el país en el que actuaban. El acceso a internet implica que el terrorismo sea un fenómeno transfronterizo que permite a los grupos terroristas ponerse en contacto con personas marginadas, reclutarlas y entrenarlas en sus propios hogares. La lucha contra la exclusión social y la pobreza debería ser el fundamento de las estrategias antiterroristas de los estados.

¿Cómo podemos luchar contra el tráfico y la trata de seres humanos?

Un elemento clave de la incidencia política de Caritas en apoyo a la migración es la creación de medios seguros para migrar, pues la ausencia de los mismos es lo que da pie a que se produzcan el tráfico y la trata de personas. Muchos de los migrantes que buscan seguridad o un empleo, a menudo para poder ayudar a la familia que han dejado en el país de origen , descubren que no tienen una forma legal de migrar. Pueden acabar pagando una gran suma de dinero a los traficantes, dinero obtenido tras vender todas las pertenencias que a duras penas han podido permitirse. La apertura de corredores humanitarios o la reubicación de personas en otro país son dos cauces seguros para los desplazados forzosos. Las vías legales para la migración laboral basada en las necesidades son un camino posible para los migrantes por trabajo.

¿Deberían los migrantes quedarse en sus países?

Mucha gente optaría por quedarse en su país, pero la violencia, la opresión y la pobreza a menudo hacen que esto sea imposible. Siempre que la vida, la salud y la estabilidad de las personas se encuentren en situación de riesgo, estas tienen derecho a migrar. La migración es una estrategia de supervivencia, sin embargo casi todos los migrantes pagan un precio emocional, económico y físico muy alto por elegir esta estrategia.

Es nuestro compromiso y deber como cristianos el acoger a los extranjeros. El Papa Francisco reiteró este deber cuando exhortó a todas las parroquias de Europa a hospedar a una familia de refugiados, algo que él ya había hecho en el Vaticano.

¿Qué podemos hacer para integrar a los migrantes?

Muchos migrantes buscarán el apoyo de alguna comunidad de su propia nacionalidad cuando lleguen a un país, pero es importante fomentar el encuentro entre los migrantes y las comunidades de acogida. Las organizaciones de Caritas promueven esto facilitando a los migrantes clases de lengua y cultura, ofreciéndoles formación profesional relacionada con trabajos que son nuevos para ellos y que les permitirán entrar en el mercado laboral local, y también creando proyectos de colaboración y organizando eventos interculturales.

Caritas Ventimiglia-San Remo les dio a los migrantes un lugar para quedarse temporalmente en la iglesia de San Antonio y se cercioró de que tuvieran comida, ropa y asistencia médica.

Caritas Ventimiglia-San Remo les dio a los migrantes un lugar para quedarse temporalmente en la iglesia de San Antonio y se cercioró de que tuvieran comida, ropa y asistencia médica. Foto por Stefano Schirato / Caritas Ambrosiana

Los migrantes nos robarán nuestros puestos de trabajo?

A aquellos que buscan asilo a menudo no les está permitido trabajar mientras su solicitud de asilo se encuentre en proceso, o solo les está permitido hacerlo después de que haya transcurrido un cierto tiempo.

Los migrantes por trabajo generalmente encuentran empleo en los llamados sectores “peligrosos, sucios y complicados”. Normalmente, estos son empleos que los propios residentes no quieren, como la recogida de fruta, mal remunerada, o las labores de limpieza.

Algunos estudiosos del tema sostienen que los trabajadores migrantes, más que competir, complementan la existente mano de obra y que la economía logra beneficios allí donde la inmigración es más alta.

Los migrantes y los refugiados nos quitarán nuestras pensiones?

Debido al descenso demográfico que se está produciendo en muchos países, habrá menos gente que cotice a los sistemas de pensiones. Los migrantes y los refugiados, si es que se les permite trabajar, contribuyen a estos sistemas de pensiones, pues a menudo son gente joven. Hay estudios que afirman que los migrantes, con sus contribuciones, compensan ampliamente el coste que puedan generar.

¿Se hace necesario el diálogo interreligioso cuando los migrantes tienen una religión distinta a aquella del país de acogida?

Caritas es una organización católica, pero prestamos servicio a personas de todas las creencias. Creemos que el diálogo interreligioso es esencial para que haya sociedades pacíficas. Este funciona cuando hay una clara voluntad entre los miembros de las comunidades religiosas por buscar valores comunes, y cuando los líderes religiosos unen sus manos para ser así un modelo para los demás.

¿Cómo podemos evitar que la ayuda al desarrollo sea utilizada de forma inadecuada por gobiernos corruptos?

Caritas denuncia la corrupción y está trabajando en una forma de gobierno que apoye a las personas. Caritas aboga por un entorno favorable para las Organizaciones de la Sociedad Civil, de modo que éstas puedan exigir responsabilidades a los gobiernos. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que poseen carácter universal por su propia naturaleza, suponen una oportunidad de trabajar para “no dejar a nadie atrás”, y Caritas está trabajando para asegurar que esto se cumpla.

¿Cómo ayuda Caritas a los migrantes y a los refugiados?

Muchos de los 165 miembros repartidos por todo el mundo están poniendo a disposición de los refugiados y los migrantes varios servicios, como centros de recepción, asesoramiento psicológico y legal, servicios sociales, cursos de idiomas y recomendaciones antes de la salida del país. Caritas también trabaja en asuntos como el tráfico de personas y los derechos de los trabajadores migrantes a nivel nacional e internacional.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.