La ONU puede hacer historia para los refugiados y los migrantes

«Nuestra casa fue destruida en un ataque aéreo. Tuvimos que caminar 3 horas en la nieve para llegar a Turquía desde Siria, mi esposo y yo cargábamos a los niños. Yo estaba embarazada, pero perdí al bebé».

Yusra tiene cuatro hijos, dos de los cuales sufren discapacidades físicas severas y no pueden caminar. En un momento determinado, como refugiada, ella y su familia terminaron viviendo en un establo.

La próxima semana, las Naciones Unidas discutirán un plan para ayudar a la familia de Yusra. No se trata únicamente de la familia de Yusra, sino de los 65 millones de personas que han sido desarraigadas por la guerra, la desigualdad, la pobreza y el cambio climático en todo el mundo.

Yusra le habló a Caritas acerca de criar a niños que necesitan cuidados especializados en condiciones horribles y gélidas. Nos habló de tener que dejarlos para trabajar 12 horas al día recogiendo verduras con otros refugiados.

Yusra and her boys. They recieve winterisation and food aid from caritas in Hatay. Credit: Patrick Nicholson/Caritas

Yusra y tres de sus hijos. Ellos reciben ayuda para el acondicionamiento para el invierno y ayuda alimentaria de Caritas en Hatay. Foto: Patrick Nicholson/Caritas

La cumbre de la ONU se considera «una oportunidad histórica para elaborar un plan para una mejor respuesta internacional». Caritas espera que esto significa que personas como Yusra estarán protegidas de los efectos de la guerra, que podrán tener seguridad y una vida digna, en donde vivan en buenas condiciones, tener empleo y el apoyo de la sociedad.

[Tweet «Debe haber un verdadero cambio en las prácticas para el beneficio de #refugiados #migrantes #UN4RefugeesMigrants»]

Estamos esperanzados y rezamos para que cuando los Jefes de Estado se reúnan en la ONU la próxima semana no vean simplemente 65 millones de personas y un problema sin solución. Que vean nombres y rostros y personas con anhelos y sueños. Esperamos que tomen en serio su capacidad para cambiar el sistema para que los migrantes y refugiados sean acogidos por las sociedades y no apartados de ellas.

«Hemos de parecer un grupo de desesperados. Sin país, sin salud, sin dinero. Yo me voy a dormir y sueño que cuando me despierte podré caminar. Que podré ayudar a mi madre». Feraz, el hijo de 19 años de Yusra.

Declaración conjunta de la red Caritas y el Servicio Jesuita a Refugiados con motivo de la cumbre en inglés, francés, español e italiano.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Pray

Caritas brought together a collection of prayers and reflections for you to use.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.