La tragedia de Siria en blanco y negro

Al menos 1.200.000 viviendas en Siria han sido destruidas en media década de guerra civil y más de 10 millones de personas han sido forzadas a abandonar sus casas; la mitad de las ciudades del país han sido destruidas.

En ningún otro lugar la destrucción es más evidente que en la ciudad de Homs. Uno de los primeros escenarios de la guerra entre el gobierno y fuerzas rebeldes, la destrozada, antigua metrópolis ha quedado convertida en un paisaje post-apocalíptico.

centrum_homs09

«Filas interminables de edificios de apartamentos inhabitables y ni un alma en las calles – así es como están vecindarios enteros en Homs», dijo un miembro del personal del miembro holandés de Caritas, Cordaid.

Aunque en partes de la ciudad sigue habiendo combates y bombardeos limitados, el principal conflicto tuvo lugar de 2011 a 2014. Para cuando las fuerzas de oposición se retiraron, dos tercios de las áreas de la ciudad bajo el control de los rebeldes habían sido destruidas. De los 1,4 millones de habitantes en Homs – más de la mitad han sido asesinados o han desaparecido.

«Es absolutamente increíble. Edificios enteros de apartamentos han sido derribados por las bombas. Ni siquiera se ven perros o gatos por las calles. Realmente es un desierto de destrucción», dijo el equipo de Cordaid, tras un viaje a lugar en agosto.

kinderen07

Lo que queda de Homs es miseria. La vida diaria continúa en medio de los escombros. Hay pequeñas tiendas y puestos que venden cosas. Tres restaurantes han abierto en el casco antiguo. Sin embargo, la crisis económica está estrangulando cualquier posibilidad de volver a la normalidad.

Mientras que los sirios previamente ganaban unos 600 euros al mes, este salario ahora apenas equivale a unos 50 euros debido a la inflación. Los gastos de alquiler, comida y combustible han aumentado muchísimo. Muchas personas también han perdido su empleo o sus ingresos a consecuencia de la guerra.

school04-copy

Hacerles frente a las consecuencias humanitarias de la guerra en Siria es la operación de socorro de mayor envergadura de Caritas en el mundo. Caritas facilita alimentos, atención médica, necesidades básicas, educación, albergue, orientación psicológica, protección y medios de sustento en Siria y para los refugiados en países receptores.

Caritas trabaja en Homs ayudando a la gente con asistencia para el alquiler, cupones para alimentos, paquetes de higiene y ayuda para obtener medicinas. El próximo invierno, Caritas planifica darles a los niños ropa abrigada en Homs y otras ciudades. Caritas espera llegar a más de 2.000 niños, pero todavía necesita recaudar 50.000 euros más.

kinderen01

Fátima, 38, huyó con su esposo y sus siete hijos de Alepo a Homs.

«En Alepo no había agua ni electricidad», dijo. «Estábamos atrapados en los enfrentamientos, a veces sin comida, encerrados en nuestra casa. Uno de mis hijos, Omar, fue herido por una bomba. En cuanto salió del hospital, nos fuimos a Homs».

En Homs, la familia sobrevive de la ayuda. Hace seis meses, el esposo de Fátima volvió a Alepo para ganar algo de dinero.

«Mi esposo era el encargado de una tienda de electrónica, pero fue destruida. Ahora, hace sándwiches en restaurantes. Éramos autosuficientes y teníamos una buena vida. Es tan difícil aceptar que ahora dependemos completamente de otras personas», dijo.

stadsbeeld_homs18

En toda Siria, 4.000 escuelas han sido destruidas o dañadas.  Eso es una de cada cuatro. Más de 2 millones de niños están sin asistir a la escuela. Un tercio de los hospitales han sido destruidos y la mitad de los médicos del país ha huido.

Suhil (en la foto de abajo) tiene que viajar de Homs a Damasco una semana cada vez para recibir su tratamiento de quimioterapia. Tiene leucemia.

Su padre trabaja para la empresa municipal de agua. No gana suficiente para poder hacerse cargo de Suhil y sus dos hermanos. Ahora Suhil tiene que llevar una mascarilla porque sus padres no quieren que inhale ninguna bacteria.

kinderen06

La devastación de Homs se refleja en toda Siria. En la segunda ciudad del país, Alepo, los habitantes y los rescatistas describen el bombardeo en septiembre como uno de los peores en los cinco años de guerra.

Caritas Internationalis renueva su llamado a una paz negociada para ponerle fin al sufrimiento de los sirios mediante su campaña La Paz es Posible. Caritas exhorta a sus seguidores en todo el mundo a que ejerzan presión sobre sus gobiernos para que:

  • Aseguren que todas las partes del conflicto se reúnan para encontrar una solución pacífica,
  • Apoyen a los millones de personas afectadas por la guerra,
  • Les den dignidad y esperanza a los sirios dentro y fuera del país.

Joseph Stalin dijo: «Una sola muerte es una tragedia, un millón de muertes es una estadística». Mientras la comunidad internacional no pueda encontrar una solución para acabar con la guerra, Siria está viviendo está haciendo realidad esta máxima.

Todas las fotos son copyright de:  Eddy van Wessel/Cordaid

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.