Partiendo el pan: Forjando una nueva ruta intercredos hacia el hambre cero

WFP/Catianne Tijerina

El evento de Partir el Pan estuvo marcado por pintorescos momentos de música y actuaciones. WFP/Catianne Tijerina

El simple principio de compartir alimentos con otros que no los tienen es algo que está presente en todas las religiones. El acto de “partir el pan” fue la inspiración del epónimo evento realizado el 21 de septiembre durante la Semana de Alto Nivel de la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

El evento congregó a representantes de diversas organizaciones de inspiración religiosa para celebrar el papel inspirador de las comunidades de creyentes y afirmar la unión de fuerzas para acelerar el proceso para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de Hambre Cero.

“Estamos reunidos esta noche como comunidades de creyentes”, dijo el Maestro de Ceremonias, Joshua DuBois, quien trabajó en cooperaciones de inspiración religiosa para el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. “Con el poder de la fe y la diligencia de nuestro trabajo conjunto, creemos que es posible acabar con el hambre en el curso de nuestra vida”, añadió.

“El hambre no tiene religión, el hambre no tiene cultura, el hambre no tiene nacionalidad. Sin embargo, toda religión, todo credo requiere que le demos de comer al hambriento”, dijo el Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, Ertharin Cousin.

“Esta noche, al partir el pan, manifestamos nuestro apoyo y honramos nuestra fe, simbolizamos nuestra amistad, nuestro compromiso y solidaridad para con los 795 millones de personas que esta noche ser irán a la cama con hambre”, continuó. “Ellos dependen de nuestro compromiso de compartir alimentos con los necesitados”.

El evento estuvo marcado por pintorescos momentos de música y actuaciones. El New York Andalus Ensemble cantó una combinación de árabe y hebreo. Una lectura interpretativa de Trace DePass y Talia Wray le dio vida a historias de personas alrededor del mundo.

Una de ellas fue la de Juan de Ecuador. “Compartir alimentos es una bendición: tener una familia, una esposa y alimentos”, sus palabras expresadas a través de los actores. “La comida sabe mejor cuando estamos juntos. Tanto para mi esposa como para mí, es una alegría ver a nuestros hijos satisfechos después de comer”.

Otra historia fue la de Zakariya, que trabajó llevando alimentos y medicinas a sus compatriotas en Siria. “La primera vez que fui a llevar alimentos estaba muy nerviosa. ¿Qué les iba a decir? Quería mostrarles que yo era exactamente como ellos. No sabía cómo llamar a la puerta o decirles que aceptaran los alimentos. Es difícil decir cómo se sintieron al recibirlos – estaban contentos y avergonzados al mismo tiempo, al igual que yo”. La actuación finalizó con estas conmovedoras palabras: “Los alimentos son el don más importante de la vida porque son vida”.

El evento fue transmitido en vivo por Facebook y fue visto por miles de personas alrededor del mundo, muchas compartieron mensajes de lo que significa para ellas partir el pan: “Partir juntos el pan es lo que nos une a todos y nos permite conectar”, dijo un seguidor en Facebook. Otro comentó, “poder comer lo que uno quiere no es un lujo. Es un derecho humano básico”.