Una zona de matorrales en Uganda se convierte en el segundo campo de refugiados más grande del mundo

Bidi Bidi, en el norte de Uganda, era el pasado julio básicamente un pastizal apenas poblado. Había solo algunos grupos de casas familiares esparcidas en algunos puntos, pero ahora es el segundo campo de refugiados más grande del mundo, con 220 000 personas allí establecidas.

Bidi Bidi acoge a personas que huyen de la última oleada de violencia en Sudán del Sur. Los enfrentamientos que se produjeron en Juba el 8 de julio provocaron un colapso en la frágil paz de los estados víctimas de conflictos. Las fuerzas del gobierno han perseguido a los combatientes de la oposición por todo el país, propagando la guerra a su paso. La gente huyó al desatarse el caos.

Bidi Bidi se ha convertido en el refugio de 220 000 personas que huyen del último brote de violencia en Sudán del Sur.

Bidi Bidi se ha convertido en el refugio de 220 000 personas que huyen del último brote de violencia en Sudán del Sur.

“Sudán del Sur es una confusión política”, afirma Mons. Francis Ndamira, director nacional de Caritas Uganda. “Hay muchas milicias. La gente se siente en peligro. El sistema alimentario se ha colapsado en algunos lugares”.

Más de 44 000 refugiados sursudaneses llegaron a Uganda durante la primera mitad de noviembre. Con estos se llega a un total de 340 000 personas desde de julio. Bidi Bidi ha recibido en tres meses más refugiados de lo que recibiera Grecia en los diez primeros meses de 2016.

“La malnutrición entre los refugiados sigue siendo alta, en particular la grave y aguda malnutrición visible principalmente en los niños menores de cinco años”, explica Godfrey Onentho, coordinador del proyecto para los refugiados que Caritas Uganda lleva a cabo en Bidi Bidi.

Visión panorámica del campo de refugiados Mugunga 3, en Goma, Kivu del Norte, Congo.

Visión panorámica del campo de refugiados Mugunga 3, en Goma, Kivu del Norte, Congo.

Llamamiento de Caritas

Caritas Uganda lanzó un llamamiento de asistencia. Junto con el gobierno suizo, consiguieron movilizar suficientes fondos para ofrecer ayuda a 20 000 refugiados en cuestión de semanas. Al mismo tiempo, el gobierno de Uganda pidió a Caritas que atendiera a 42 000 refugiados en la “Zona 2” de Bidi Bidi.

“Ha sido la respuesta más eficaz en mis 22 años en Caritas”, afirma Mons. Francis Ndamira. “Las cosas nunca se han movido tan rápido. Esta vez ha sido verdaderamente efectivo”. Ndamira explica que la agilización de los procedimientos para la respuesta rápida por parte de Caritas Internationalis ha sido lo que ha marcado la diferencia.

“Las plantillas que nuestro personal debía usar eran sencillas y obtuvimos una respuesta inmediata de los otros compañeros”, afirma.

Dignidad y solidaridad

La respuesta de Caritas a los refugiados inició en octubre, con una gran distribución de semillas y utensilios. En cuestión de días, los voluntarios ayudaron a distribuir 10 000 herramientas y 10 toneladas de semillas de hortalizas. Esto les permite a los refugiados cultivar legumbres y verduras para que puedan mejorar su dieta.

“La zona es fértil, pero los refugiados no tienen los implementos agrícolas ni los insumos para poder sembrar. Caritas está planeando una respuesta intermediaria para ofrecer a determinados hogares los conocimientos, las habilidades y los implementos agrícolas necesarios para que puedan producir alimentos para el consumo propio”; explica Godfrey Onentho.

La tierra que el gobierno ugandés había reservado para acoger a los nuevos refugiados se ha ocupado rápidamente por lo que se están poniendo a disposición otras zonas. Aun así, los servicios para los refugiados están saturados. Algunos refugiados no tienen un techo bajo el que cobijarse, o viven apiñados con otras familias en pequeños refugios. El acceso a los alimentos y al agua es una batalla diaria.

La respuesta de Caritas a los refugiados inició en octubre, con una gran distribución de semillas y utensilios. En cuestión de días, los voluntarios ayudaron a distribuir 10 000 herramientas y 10 toneladas de semillas de hortalizas para que los refugiados puedan cultivar legumbres y verduras y mejorar así su dieta.

La respuesta de Caritas a los refugiados inició en octubre, con una gran distribución de semillas y utensilios. En cuestión de días, los voluntarios ayudaron a distribuir 10 000 herramientas y 10 toneladas de semillas de hortalizas para que los refugiados puedan cultivar legumbres y verduras y mejorar así su dieta.

“Los resultados de lo que ofreció Caritas en la época de cultivo los veremos en los alimentos que crezcan en los huertos que los refugiados están cuidando”, dice Mons. Ndamira. “Esta distribución es la primera de las actividades de un programa de 12 meses que devolverá la dignidad y la autosuficiencia a los refugiados”.

Caritas también les proporcionará compresas y mosquiteras. Con el propósito de ayudar a los refugiados a aprovechar su tiempo al máximo, el programa también ofrecerá a 420 jóvenes refugiados una formación profesional y agraria gratuita en institutos técnicos regionales.

Futuras necesidades

Desde Caritas no solo prestamos atención a la actual situación de Uganda, sino que también pretendemos asegurarnos de que las personas estén completamente preparadas para volver a establecerse en sus hogares una vez que la situación en sus países de origen se haya estabilizado.

Las tierras en las que se han establecido los refugiados pertenecen a las comunidades de Uganda. Caritas Uganda también ayudará a 4000 ugandeses en condición de vulnerabilidad que viven en los alrededores de los campos. Estas personas recibirán una asistencia similar a la de los refugiados. Caritas también se embarcará en una gran campaña de plantación de árboles para compensar la deforestación que el campamento ha causado.

Hay que hacer aún más. Nada parece indicar que el flujo de refugiados hacia Uganda vaya a disminuir pronto.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.