Ayuda a los damnificados de las inundaciones en el sur de Asia

Ranju tiene lágrimas en los ojos, mientras reflexiona sobre la devastación que ha visto a su alrededor.

Es una viuda de 26 años, que acaba de perder a su marido por enfermedad, dos días antes de las inundaciones. Entonces vio su casa arrasada, en el distrito indio del noreste de Assam, que se ha visto particularmente afectado por las peores inundaciones registradas en el sur de Asia, en la última década.

Hay más de 40 millones de personas damnificadas por las inundaciones monzónicas, que han arrasado la India, Nepal, Bangladesh y Pakistán.

Ranju nunca imaginó que pudiera perder a su marido o su hogar: «Queríamos criar a nuestra hija, dándole una educación de calidad, pero nuestros sueños seguirán siendo solo sueños», dijo.

Janardhan y su familia subieron al techo de su casa para escapar de las inundaciones.

Ahora la joven viuda y su hija, de 18 meses, viven con parientes de su difunto marido, en la aldea de Dezoo Chapori, en Lakhimpur del Norte. Ella pidió ayuda a Caritas India, que le está proporcionando asistencia de emergencia para recomenzar: «Usaré este dinero para llevar a mi hija a la escuela y reconstruir mi casa», dice.

Millones de personas en toda la región se han visto afectadas por la tragedia y diferentes pérdidas.

Janardhan Sharma, de 40 años, de Sunsari, en el sur de Nepal, perdió a su niña de ocho meses, en agosto, cuando él y su familia subieron al techo de su casa, escapando de las inundaciones, después de la crecida del cercano río Tenga: «La inundación se llevó todo mi mundo, porque mi bebé todavía está desaparecido», dice. «Han pasado 22 días y todavía no hay señales de que pueda regresar. Si Dios existiera, me devolvería mi vida como era antes».

Abaidul Haque, de 54 años, es un pobre campesino de la aldea de Harindhora, en Jamalpur, Bangladesh. Su casa fue arrasada por la crecida y él, sus hijos y sus ancianos padres se vieron obligados a refugiarse en un barco minúsculo, durante 10 días, mientras se vieron continuamente azotados por las lluvias torrenciales. Él es el único que mantiene a la familia y el futuro parece sombrío.

Millones de personas se han quedado sin hogar, a causa de las inundaciones provocadas por los monzones y que han afectado a India, Bangladesh y Nepal. El número de muertos sigue aumentando, llegando a superar ya las 1 200 personas. Los tres países han registrado inundaciones, durante los monzones de junio a septiembre.

Caritas India está llegando con su ayuda a algunas de las áreas más afectadas, de los estados de Bihar y Assam. Caritas también está trabajando en Nepal, Bangladesh y Pakistán para evacuar a las víctimas y proporcionar urgentemente agua, comida y refugio.

Los medios de sustento han quedado destruidos, los hogares arrasados ​​y se estima que hasta 18 000 escuelas han registrado daños o han sido cerradas. También hay preocupaciones por la salud y falta de saneamiento de los damnificados, particularmente vulnerables en estos momentos, ante el temor de la propagación de enfermedades, como el cólera y la fiebre del dengue.

Sólo en el estado indio de Assam, 1,1 millones de personas de 24 distritos se han visto afectadas. Miles de personas están refugiadas en unos 350 campamentos de asistencia.

Bihar y Uttar Pradesh también fueron afectados seriamente por las persistentes precipitaciones, que siguen causando estragos en granjas, negocios, escuelas y hogares.

Caritas India ha enviado a su personal a las zonas afectadas por las inundaciones. Tiene previsto ayudar a más de 40 000 personas en Assam, solo proporcionando agua limpia y kits de higiene a 5 000 hogares, transferencias de efectivo para 1 600 familias y alojamiento para 4 000 hogares, así como apoyo psicológico a 3 000 personas.

El personal de Caritas India también está proporcionando asesoramiento sobre prácticas seguras de higiene, durante la distribución de la ayuda, con el fin de conseguir que la población se proteja  de enfermedades que amenazan sus vidas, como el cólera.

En Bangladesh, millones de personas se han visto damnificadas por las inundaciones. Aunque el gobierno ha distribuido arroz, alimentos secos y dinero en efectivo a algunos de los desplazados, todavía hay muchas personas necesitadas.

Budhan Linda, de setenta y cinco años, también perdió la casa de barro que compartía con su hija en Saldana, una aldea remota del distrito de Naogaon, en el norte de Bangladesh. Ella es campesina, pero ahora no tiene trabajo, porque los cultivos han quedado destruidos por las inundaciones. Viuda desde hace 15 años, Budhan Linda ahora vive en un refugio temporal y necesita 30 000 Tk (375 USD) para reconstruir su hogar.

Caritas está buscando brindar apoyo financiero incondicional, refugio, ayuda a la agricultura para los campesinos marginados y oportunidades de empleo, con programas de dinero-por-trabajo. Su objetivo es ayudar a 7 000 hogares, de 6 distritos afectados por las inundaciones, entre agosto de 2017 y abril de 2018.

Caritas India, con el apoyo financiero de la Fundación HCL, también está proporcionando espacios para la escolarización infantil, después de las inundaciones.

En el distrito de Lakhimpur, se han identificado 12 aldeas afectadas, con 1 000 niños que necesitan ayuda para su escolarización, así como sensibilización ante los desastres.

«Caritas India facilitó cursos de orientación a maestros seleccionados, respecto a sus roles, responsabilidades y la enseñanza infantil, con el fin de que abarquen sus programas escolares. Así como sobre aspectos relacionados con la Reducción del Riesgo de Desastres», señala Jonas Lakra, Director Zonal de Caritas India.

Veintiséis distritos del sur de Nepal han quedado bajo las aguas y Caritas está movilizando ayuda de emergencia para miles de personas desarraigadas por las inundaciones. Caritas ha ayudado hasta ahora a

7 250 familias de 11 distritos: «Lo hemos perdido todo, la casa y nuestras pertenencias», dice Suresh Kumar Gupta, de 50 años, originario de Sunasari, en el este de Nepal. «Actualmente estamos pasando nuestros días gracias a la ayuda humanitaria, pero ¿por cuánto tiempo tendremos que depender de ella?»

En Pakistán, amplias zonas de Karachi están bajo las agua, debido a las fuertes y prolongadas precipitaciones. Se registraron escenas terribles en toda ciudad, con coches y motos desapareciendo bajo las aguas, mientras se veían animales muertos flotando por las calles.

Caritas Pakistán ha movilizado fondos para proporcionar ayuda a las familias de los barrios pobres, afectadas por las inundaciones, en Islamabad y Rawalpindi. Trócaire ha ofrecido una generoso ayuda a unas 300 familias y la distribución debería tener lugar la primera semana de septiembre, justo después de la Fiesta del Cordero.

Los responsables de Caritas señalan que las prioridades son: alimentación, ropa de cama, utensilios  de cocina, higiene, mosquiteros y repelentes, para quienes luchan por su supervivencia.

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Pray

Caritas brought together a collection of prayers and reflections for you to use.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.