Caritas en la conferencia sobre el clima en Bonn

Mientras la comunidad internacional se reúne en Bonn para discutir el cambio climático en la COP23, Caritas habla en nombre de los más afectados por el calentamiento del planeta.

Por Harriet Paterson

Las Islas Carteret son un anillo de atolones a 80 Km de la costa de Papúa Nueva Guinea. En poco tiempo, las islas estarán bajo el agua debido a que el aumento en el nivel del mar las dejará sumergidas. Foto por Patrick Nicholson/Caritas

Desde la perspectiva estratégica del apoyo a las personas en la línea de frente del cambio climático, Caritas llevará un firme mensaje a la Conferencia de la ONU sobre el cambio climático que se llevará a cabo del 6 al 17 de noviembre.

«¿En dónde sembraremos nuestros huertos en el futuro?» es la inquietante pregunta que se hacen los habitantes de Papúa Nueva Guinea, en donde Caritas ha visto a al menos 35 comunidades costeras forzadas a reubicarse debido al aumento en los niveles del mar.

«El mundo está cambiando, todo está cambiando», dice George Alabeni, contraparte de Caritas en las Islas Salomón, en donde el aumento en la temperatura del mar y la contaminación marina han provocado que aparezcan peces envenenados en las una vez hermosas playas.

«Ya estamos viendo un gran impacto del cambio climático», dijo la delegada de Caritas Sally Tyldesley de la organización británica CAFOD. «Las personas con quienes trabajamos son algunas de las más vulnerables al cambio climático».

La reunión de Bonn pretende elaborar un «libro de normas» detallado mientras los países trabajan para implementar el Acuerdo de París 2015 sobre el Cambio Climático, que establece objetivos para tratar de mantener el aumento en las temperaturas por debajo de los 2ºC. Está siendo auspiciada por Fiji, una nación isleña muy afectada por el aumento en el nivel del mar y los ciclones.

La tarea de la conferencia es clara, dice Caritas. La comunidad internacional debe ser más ambiciosa en la reducción de los gases de efecto invernadero. Las naciones industrializadas se están quedando muy rezagadas con respecto a los objetivos que se fijaron hace dos años y Caritas Alemania señala que incluso su país alcanzó en abril la cuota de emisiones de carbono correspondiente a todo el año 2017.

Turkana, al norte de Kenia, está padeciendo una grave sequía desde hace más de un año, provocada y empeorada por los efectos de El Niño. Caritas ayuda a desarrollar las capacidades locales para encontrar y explotar de forma sostenible preciadas reservas de agua. Foto por Nancy McNally/Catholic Relief Services

El terreno difícil en Bonn será la cuestión de la financiación para la lucha contra el cambio climático – el importe que las naciones desarrolladas les deberían pagar a los países menos desarrollados que están sufriendo el peor impacto del cambio climático, aunque, por lo general, son quienes menos han hecho para provocarlo.

Caritas defiende la causa de promesas justas de financiación para la lucha contra el cambio climático y exhorta a los países a ver más allá de estrechos intereses nacionales para tomar decisiones para el bien común.

En un evento paralelo con el título «Clima, tierra y alimentos: sinergias virtuosas para nuestra casa común», conferencistas de Caritas de Kenia y Oceanía presentaron testimonios del impacto de la grave degradación de la tierra y los océanos en sus comunidades.

Actualmente, Kenia está padeciendo una sequía con cosechas fallidas generalizadas y millones de personas afectadas por el hambre. Las comunidades costeras en toda Oceanía están siendo desplazadas por la erosión costera y las inundaciones.

Esta construcción fue una de las muchas destruidas por las inundaciones extremas en Bangladesh, en agosto. Foto por Tommy Trenchard/Caritas

Un número cada vez mayor de fenómenos meteorológicos severos está provocando un sufrimiento indescriptible en las comunidades en donde Caritas trabaja. Tan solo este año, Caritas ha llevado ayuda de emergencia y planificación para la preparación contra desastres a aquellos afectados por los huracanes Irma y María en el Caribe, a comunidades afectadas por los desprendimientos de tierras en Perú, Colombia, Guatemala y Sierra Leona, a personas en África del Este que están padeciendo una grave sequía y al Sur de Asia, en donde inundaciones causadas por el monzón han afectado a 45 millones de personas.

Delegados de Caritas compartirán las lecciones aprendidas de estos desastres y presentarán ideas para la adaptación al cambio climático y para encontrar estrategias de supervivencia para asegurar que la gente esté mejor preparada.

El mensaje de la Encíclica del Papa Francisco, Laudato Si’, habla a gritos: debemos cuidar de nuestra casa común, la Tierra, y encontrar una nueva relación entre la humanidad y el medioambiente.

Descargue la declaración de postura de Caritas para la COP23