Cardinal Tagle: el Pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular

Los estados miembros de Naciones Unidas adoptaron el Pacto Mundial para la Migración el 10 de diciembre en una cumbre en Marrakech. Más de 160 naciones firmaron el primer pacto internacional de la historia para promover la migración “segura, ordenada y regular”.

Caritas Internationalis elogia a todos aquellos gobiernos que han firmado el pacto. En este se enfatiza que todos los migrantes necesitan acceso a los servicios sociales para poder vivir dignamente, independientemente de su estatus legal.

En un artículo publicado por primera vez en America Magazine, el presidente de Caritas, el Cardenal Luis Tagle, califica el Pacto Mundial para la Migración como “un signo de cooperación y unidad que ofrecerá una profunda esperanza para nuestro futuro común”. Abajo pueden leer todo el artículo y conocer mejor nuestra campaña con refugiados y migrantes, Compartir el Viaje.

 

El Cardenal Tagle caminando junto a un grupo de migrantes en Roma

El Cardenal Tagle caminando junto a un grupo de migrantes en Roma (Foto: Caritas/Patrick Nicholson)

Tenemos que crear una visión global de la migración

Las noticias indican que vivimos en un mundo que se está fracturando debido al miedo, los prejuicios y el odio. Parece que hemos olvidado la Regla de Oro que está en las bases de muchas de nuestras religiones y culturas: “Compórtate con los demás cómo quisieras que se comportaran contigo”.

Cuando vemos a refugiados que huyen de guerras o a migrantes que llegan a nuestros países en busca de una vida mejor, un crudo instinto humano nos empuja a cerrarles las puertas en la cara, a cerrar nuestros ojos y a cerrar nuestros corazones. Sin embargo, si apartamos la mirada o sucumbimos al miedo y al odio, perdemos nuestra perspectiva y la esencia de qué significa ser humano. En este momento de nuestra historia necesitamos más que nada una perspectiva que nos ofrezca una visión global y una respuesta unida y misericordiosa a los desafíos de nuestro tiempo”.

El Pacto Mundial para la Migración aborda un asunto urgente

El 10 y el 11 de diciembre, se esperaba que muchos gobiernos de todo el mundo discutieran y adoptaran el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular bajo los auspicios de Naciones Unidas. El pacto es importante porque se trata del primer marco global que ofrece una orientación a los estados sobre cómo gestionar la migración y cómo responder a la situación de los migrantes.

El Pacto Mundial para la Migración muestra el deseo de los gobiernos de trabajar juntos sobre uno de los asuntos más urgentes de nuestro tiempo. El pacto ayudará a los gobiernos a ajustar la política de migración junto con otras partes interesadas, como las organizaciones de la sociedad civil y el sector privado, para beneficiar tanto a los países de los que salen los migrantes como a aquellos que los reciben.

Aunque no es legalmente vinculante, este ofrece una orientación de 360 grados a los gobiernos, abordando cuestiones tales como los desencadenantes de la migración, el cambio climático y la integración de los migrantes. El respeto del pacto es beneficioso para los migrantes, puesto que da visibilidad a un fenómeno que a menudo es solamente tratado como una emergencia. También es beneficioso para los países, pues les ayuda a desarrollar una visión a largo plazo y una respuesta unida a un desafío que necesita una respuesta global.

Un llamamiento a los gobiernos que no respaldan el Pacto Mundial para la Migración

Llamo a los gobiernos que han retirado su apoyo al pacto para la migración a que reconsideren su decisión. En un mundo interconectado, los problemas globales como el cambio climático, la pobreza y la persecución de las minorías étnicas y religiosas exigen que trabajemos juntos. Estos problemas no desaparecerán si los ignoramos o levantamos muros. Cuando los gobiernos miran más allá de sus necesidades inmediatas y de las exigencias electorales, empiezan a proteger y a promover el bien común, el cual es el centro de toda sociedad próspera.

Nuestro mundo ha estado marcado y conformado por la migración desde los inicios de la historia, y esto no va a parar ni a desaparecer de pronto ahora. Para que se manifiesten los beneficios a largo plazo de la migración se necesita un pensamiento profundo, planificación y cooperación. Sin embargo, si se establecen las políticas adecuadas, muchos migrantes constituyen una ayuda muy necesaria para la mano de obra, o aportan competencias fundamentales tanto a los países de origen (por ejemplo, a través de las remesas y de los grupos de la diáspora que apuestan por ellos) como a los países de destino.

Los migrantes de ahora a menudo hacen los mismos viajes de incertidumbre y de esperanza que nuestros abuelos hicieron para que nuestros padres y nuestra generación pudieran tener una vida mejor. Una amnesia colectiva hace que olvidemos de dónde provienen nuestras familias originalmente y de cómo hemos terminado viviendo donde estamos ahora. ¿Puede alguno de nosotros realmente decir que es nativo del país en el que vive? Mi abuelo materno fue un niño migrante de China al que su madre, pobre, envió a Filipinas.

Tenemos la responsabilidad colectiva de cuidar de nuestro mundo común

La Regla de Oro es un poderoso recordatorio para que miremos más allá de nosotros mismos y veamos que nuestras vidas, nuestros países y nuestras historias están profundamente entrelazadas. Organizar algo a nivel mundial es difícil y requiere valor. Ahora es un buen momento para que actuemos juntos. Nuestra fe nos enseña que ninguna persona ni ningún país está exento de la responsabilidad colectiva de cuidar de nuestro mundo común y de su gente. Si no actuamos ahora, ¿cuándo lo haremos entonces?

Espero que las palabras del Papa Francisco resuenen por los pasillos de los gobiernos cuando estos decidan sobre este vital Pacto Mundial: “Busquemos para los demás las mismas posibilidades que deseamos para nosotros. Acompañemos el crecimiento de los otros como queremos ser acompañados. En definitiva: queremos seguridad, demos seguridad; queremos vida, demos vida; queremos oportunidades, brindemos oportunidades. El parámetro que usemos para los demás será el parámetro que el tiempo usará con nosotros”.

La adopción e implementación del Pacto Mundial para una migración Segura, Ordenada y Regular será un importante paso para que los gobiernos combatan la creciente tendencia al estigma de la migración, y para que aseguren que la dignidad y los derechos humanos son respaldados. En un mundo que lucha por abrazar su identidad globalizada, el pacto mundial será un signo de cooperación y unidad que ofrecerá una profunda esperanza para nuestro futuro común.

Implíquese con la campaña de Caritas, Compartir el Viaje

 

 

Donar


Por favor, haga una generosa donación a Caritas. Su ayuda hace posible nuestro

Oración


Caritas ha recopilado un conjunto de oraciones para su uso.

Ser Voluntario

La contribución de los voluntarios es fundamental. Descubra cómo puede ser uno de ellos.